Pasión en Nueva York

Pero ya no estaré sola, pensaba, estaré llena de Joaquín y de su amor, así puedo morir. Las alarmas de inminentes ataques habían calado tanto en la población que Joaquín y Silvia vivían encerrados dentro de su burbuja encantada sacándole provecho al tiempo a todas horas.

Feliz año nuevo I

En ese momento note que Eva movía las piernas como balanceándose y eso era seguramente porque de alguna manera su cuerpo respondía a la evocación que su mente estaba haciendo de la figura de su hijo descrita por la mujer que ella esa noche había mandado a poseerlo yo trate de calmarla poniendo una de mis manos sobre sus muslos.

La culpa fue del gato

Unos segundos después, se separaron un poco de mi, haciéndome levantar del sofá, se desvistieron las dos en un santiamén, dejándome tiempo a que yo me desnudara por completo, y se pusieron delante de mi de rodillas, una a cada lado de mi pene, acariciando mis piernas, mis testículos, y mi verga, que hacia ya rato que estaba mostrándose en su mayor esplendor.

Satisfaciendo mi cuerpo

Me levanto y voy directamente a la nevera, saco un pepino, es de buen tamaño, en su parte inicial es delgado, pero va aumentando su grosor. Vuelvo a mi cama, y en la tele el tipo la esta penetrando por el culo y por la choncha la mujer tiene un consolador que ella misma lo mueve a su gusto.

Todo cambia al volver I

Su bulto estaba allí a cincuenta centímetros de mis ojos. la tela del slip parecía estar tensada al máximo, entonces con movimientos casi automáticos de mis manos, deslice la prenda para liberar el tesoro que la noche anterior había tenido entre mis nalgas.

El enorme clítoris

Me reí y le dije que no había problema que me mostrara, se empezó a quitar el vestido quedando solo en un sostén blanco semi trasparente que dejaba ver dos pezones puntiagudos, se acompañaba de una pataleta blanca igual semitransparente que dejaba ver unos mechones de vello.

Toda una sorpresa

Bertha mientras me besaba los labios, los senos sobandome con frenesí las nalgas y me besaba y tomaba con sus manos mis pechos hasta que por sentí como explotábamos por dentro que hizo que cayera en la cama casi sin sentido Berta me desato las manos y me quede profundamente dormida .

Amo a mi hijo

Baje los brazos hasta el elástico de las bragas y lentamente me las fui bajando de espaldas él, tenía mi culo a pocos cms de su cara, casi me caigo de lo nerviosa que estaba, me di la vuelta levanté los brazos y Tachaaan allí está yo totalmente desnuda frente a mi hijo y este con su enorme pene en la mano mientras me miraba con ojos de volverse loco.