Su suegra había tomado esa noche alguna copa de más y al llegar a casa él se ofreció a masajearle la espalda porque estaba muy cansada

Primero comencé en sus hombros por encima de su blusa, pero luego al ver que mis manos no resbalaban bien le pregunte si podía correrle la blusa, no me contesto así que inocentemente la di vuelta para desabrocharle la blusa, y al hacerlo pude ver sus hermosos pechos apretados en su corpiño, eso me causo de pronto una excitación terrible, nunca me había imaginado estar en esa situación.

La enfermera le ordenó que tenía que llenar el frasco con su semen por segunda vez, esta vez necesitaría ayuda de Magy

Al terminar, tomo papel y se limpió la boca, el condón había retenido tomo mi semen, ella me lo saco cuidadosamente y vacío el contenido en el frasquito sin derramar una sola gota. Ok, dijo, listo….mientras yo estaba exhausto en la camilla. Enviare por alguien para que lo limpien…..llevare esto al laboratorio……no te preocupes,

Vecina Yola III

La llegada del travesti cambia el ritmo de la situación. Los tres se lanzan a gozar, quedando la vecina empalada por ambos extremos y siendo visitado su culo por segunda vez en el mismo día.