Fiesta entre primos I

Nicole y yo seguíamos muy sorprendidas entonces mi hermano Luis nos dijo que el si sabia que ellos tenían sexo y que el también tenia sexo con ellas, continuamos platicando y nos contaron como fue que desvirgaron a mis primas

Marcela III

Era una visión divina, delante de mí, sobre sus piernas musculadas, sus nalgas, dos órbitas perfectas de piel morena, entre ellas se podía ver su ano, abierto de par en par, y debajo, tras unos huevazos inmensos que formaban una esfera oscura, la mano de Marcela deslizándose a lo largo de su columna de brillante azabache.

Todo un fin de semana solo para los dos

Pero me fijo, que logra escapar una sonrisa delatadora, pero sabes muy bien, que si me lo tiras de un solo, allí mismo te como a besos, así que me dices que vayamos a ver una película que recién te habías puesto a ver «pollitos en fuga», que claro habías preparado para que medio me despejara la mente, me ofreces algo de beber, y luego subimos, has puesto cortinas en las ventanas de la sala y de las escaleras

Víctor mi amigo del alma

Víctor no hizo nada por separarse de mí; al contrario, se puso frente a mí y comenzó a pasear sus manos por mi pecho y a manosear mis tetillas, mientras se incorporaba lentamente. Me miró a los ojos y nos fundimos en un beso apasionado.

Erika

La polla había entrado hasta el fondo, y Erika se pasaba la lengua por los labios, subió su cuerpo hacia arriba, ahora mas rápidamente, y volvió a bajar, y a subir, y a bajar, cada vez con más velocidad.

Curiosidad y placer II

Ya en la calle, casi amaneciendo, caminé hacia la primera parada de taxi que encontré y en el trayecto fui repasando las vivencias de la noche a las que  cada vez con más frecuencia, se entremezclaban las experimentadas con el sastre.

Mi gimnasio

Noté como me la lavaba con suavidad, empezando por los hombros y bajando por la columna hasta llegar a la raja de mi culo, sin pensarlo me dí la vuelta y ella se quedó un poco sorprendida, allí estábamos las dos cara a cara, casi rozándonos los pezones.

Deseo anhelado

Se sentó en la cama para quitárselo, quedando justamente frente a mi verga y yo instintivamente la tome por la cabeza y vi como abría sus ojos y me miraba el bulto que tenia, repentinamente se paro y se quito el baby doll.

Una nochevieja movidita

Así que me obligaron a desnudarme, mejor dicho, me desnudaron ellos y me tumbe en la cama de los padres de Manu. Eric se acerco y se metió un poco la polla. Luego se la metió entera y empezó un frenético sube y baja con su boca. Yo estaba a 100. Esa excitación no la había tenido nunca. Se notaba que Eric disfrutaba. Al final, no pude mas y me corrí en su boca.

Un cuento erótico de Navidad

Para pasar el día de Navidad juntos habían planeado una cita muy especial en un hotel que sería su refugio por siete maravillosos días. Nos separamos luego y fuimos a ducharnos, nos refrescamos y vistiéndonos muy livianos, ordenamos nuestras ropas, nos servimos unas bebidas y fuimos a sentarnos en la terraza a contemplar el mar y planear algunas cosas por hacer.

Necesitaba urgentemente un trabajo, encontró uno que podía ser interesante, aunque había algunas cosas extra que no se esperaba

Por mi parte, yo se lo metía y lo sacaba casi todo para volvérselo a meter fuertemente, ya que era algo que a ella le gustaba mucho, solo hacia constantemente hasta que sentí que se tensaba en mis brazos y apretaba fuertemente sus piernas llegando a un nuevo orgasmo, que al igual que los anteriores, eran largos y deliciosamente fuerte.