En una noche

Cuando intentaba sacarle el calzoncillos el me lo impidió yo volví a intentarlo pero me dijo – Vení…Yo estaba entre sus piernas con su pija a centímetros y apenas cubierta por una tela fina. Sin embargo me incorporé y me acosté a su lado. Me besó y sacó con una mano, mi pija entre los pliegues de mi bombacha…

La chica de 32 años

Ella volteó y me dio la pauta para que siga acariciándola por detrás y no faltó más, la acariciaba por las tetas, le agarraba el culo, y le empecé a meter la mano por la chucha, y solo sentía que ella estaba poniéndose a mil y jadeaba y suspiraba.

La posesión

Era como si el chico dormido hubiera desconectado la maquina, y yo me pusiera a los mandos. Me costo muchos esfuerzos, pero pronto aprendí como podia mover sus manos, brazos y piernas como si fueran los míos propios mientras el crio dormia.

De lo virtual a lo real

Sus piernas se habían abierto sin remedio y yo seguía besándole el cuello y mi otra mano estaba debajo de su camiseta, amasando su sostén con fuerza. Ni si quiera se daba cuenta de que la estaba arrastrando a una zona más oscura donde había un par de parejas medio desnudos en los sofás.

Un mundo en especial

Me gustaría ir a tu casa y cumplir alguna fantasía: ropa especial, aceite en todo el cuerpo, juguetes, crema dulce sobre nuestros mas íntimos rincones, y mientras disfrutamos juntas creyendo estar solas, que tu esposo se haya escondido a mirarnos a espiarnos, sentir como se masturba

El fantasma I

Tenía las piernas bastante separadas para no molestarle cada vez que tenía que coger una herramienta de la caja, por lo que me extraño muchísimo notar el intenso roce de su ruda mano en mis sensibles labios menores, mientras sacaba una gran llave inglesa; cuyo áspero mango, al salir, aun rozo más a fondo mi intimidad, deslizándose insidiosamente por la rosada abertura.

Los tunos

Primero entraron mi hermano pequeño y dos de los novatos, después me toco el turno a mi, y después los tres novatos que faltaban, junto con algunos veteranos voluntarios, a los que no llegue a ver bien en ningún momento porque procuraban estar detrás mío todo el tiempo.

Un triángulo amoroso

Como en un sueño estaba en los brazos de mi papá que me tomaba no como a su hijita , sino como a su mujer, yo que había aprendido mucho con mi hermano, tome su polla y se lo mame haciéndolo gemir también, y él me decía que siguiera y yo seguía, cuando sentí su polla penetrarme fue un desvarío era la segunda polla que tenía dentro de mí haciéndome vivir de placer.

Nueva lesbiana I

Yo me marché al cuarto de baño y algo confundida por lo que le había hecho, me di la ducha y pensé bien, Cris era mi amiga, a mí ni siquiera me gustaba de verdad y encima ella era hetero, ¿a que había venido hacer eso? ¡Dios, vaya par de borrachas!.

Estreno de la recamara de invitados

Me penetro, mientras con la mano derecha yo jugueteaba con mi clítoris, hasta venirme una vez más, en eso siento en mi ano las típicas palpitaciones de un pene de un hombre que está a punto de venirse, se retira de mí que estaba acostada boca arriba con todos los cojines debajo de mis nalgas, y se viene litros de semen, por afuera de mi enrojecida vagina, y el recién abierto culo.

Mi primera vez

Me viro boca abajo y comenzó a acariciar la espalda, me daba mordiscos y me pasaba la lengua a la vez que me acariciaba la pinga. Iba bajando la espalda y me llego al culo, le comenzó a pasar la lengua.

Feliz año nuevo II

Mi marido estaba chispeante y ya antes de sentarnos a la mesa me había acariciado la nalgas diciéndome un par de palabras soeces, que a el lo excitaban mucho, y haciéndome inequívocas alusiones a las penetraciones que esperaba practicarme esa noche.

Sexualidad personal

Ahora sabía yo también lo que era sentirse rodar libremente por la hierba, dejar que las hojas tapizaran mi cuerpo desnudo, extenderme de las formas más grotescas para facilitar que el rocío empapara mi pelo, mojara mis pechos duros fríos por fuera y ardientes por dentro como ardía todo mi cuerpo conteniendo el fuego que se estaba generando en su caldera.

Feliz año nuevo I

En ese momento note que Eva movía las piernas como balanceándose y eso era seguramente porque de alguna manera su cuerpo respondía a la evocación que su mente estaba haciendo de la figura de su hijo descrita por la mujer que ella esa noche había mandado a poseerlo yo trate de calmarla poniendo una de mis manos sobre sus muslos.

Una semana santa, no tan santa II

Él lo notó y me regaló una sonrisa que me hizo sonrojar, sin embargo esa pequeña vergüenza se me fue inmediatamente, cuando de un solo movimiento separó mis piernas, subió mis caderas y puso una almohada bajo mío… finalmente… en una sola embestida me penetró, de una forma muy fuerte.

La fiesta a la que fui sin marido

Tenía alrededor mío como 6 hombres, y vi a mi amiga chupando las vergas de los que tenía cerca, así que yo también me arrodillé y empecé a mamar una por una, deteniéndome un poco mas en las vergas de los negros, las cuales me llamaban mas la atención por su color y tamaño.

Sobornado por mis tías

Asunción es un poco más normal, ellas al no tener pareja ninguna para satisfacerse todas tenían un consolador o un vibrador o algo de eso y lo se porque las muy zorras ni los guardaban los dejaban encima de su mesa de noche y encima estaban llenos de pelos suyos e impregnado de flujos y así se quedaban pegados los pelos y se podía ver nada mas pasar a la habitación.