La sorpresa de mamá III

Yo estaba sobre aquellas dos hermosas mujeres que me habían dado una experiencia que no esperaba, lentamente saqué mi pene del ano de mi tía y ella se quitó de encima de mi mamá, Marina se quitó el arnés con un dejo de agotamiento, no era para menos, los tres estábamos agotados por lo que nos recostamos un momento, yo a un lado de mi mamá que me abrazo tiernamente.

La sorpresa de mamá II

Karina, mi tía, seguía mamándome deseosa de que yo finalmente terminara en su boca, mientras Marina (mi mamá) se cogía con un consolador frente a nosotros, esto me tenia a mil y yo ya no era capaz de soportar mas, así que con un gran espasmo me vacié en la boca de mi tía al tiempo que Marina se convulsionaba frenética ante los embates de aquel consolador que ella misma manejaba, mi tía deglutía mi semen gustosa…

Entregada a mi madre

Todo empezó un día que hacia calor, mi madre estaba solo con una playera, que le quedaba muy pegada, y resaltaba su 95 de senos, y un calzoncito blanco liso muy lindo, yo estaba en un pequeño short y un top, desde unos días antes estaba algo inquieta porque me sorprendí a mi misa viendo a mi madre, apreciando su trasero, sus cintura y todo, yo no lo podía creer, en la noche no podía dormir pensando en su cuerpo, y me ponía peor lo cariñosa que es con migo, pero me lo negaba a mi mismo, no podía tener fantasías con mi madre!!!

Historias sexuales de Silvia

Cuando cumplí los 18 años mi tío el papá de Ramón y Saúl que ya para entonces contaba con unos 28 años era fuerte y apuesto, me llevo mi regalo y dijo que no había llevado a sus hijos por que se habían ido a una excursión pero que no me preocupara ya que el estaría para jugar conmigo a lo que quisiera, como mis padres habían salido a inscribir a mis hermanos a la primaria, le dije que si quería jugar con él.

Iniciación filial

Llegue a espiarla cuando se duchaba, verla toda desnuda recorriendo su cuerpo con el jabón, fregándose las tetas, ver sus pezones de color marrón claro, su concha con poco pelo que casi se podía ver su raya, y su culo redondo hacia que me pajeara hasta quedar seco.

Silvia, de como llegó a actriz porno

Planteado el problema a Harry, aceptó las condiciones y así yo me convertí en su amante equiparada en derechos a él, Luz sería nuestra puta financiadora ejerciente en un burdel de sanidad garantizada y mamá sería nuestra esclava con empleo a capricho o necesidad. Los cuatro elaboramos y firmamos un contrato para sellar el acuerdo.

Marina y Catherine

Así que me afané en chuparle la cuquita como todo un experto, le pasaba la lengua a lo largo de la rajita y al llegar al clítoris lo presionaba entre mis labios haciendo con esto que ella se retorciera mas y mas, cuando tenia como ½ hora en eso cuando ella grita convulsionando y llorando… había tenido su primer orgasmo…

Madre de adolescentes II

Mamá se contorsiono por varios minutos, gritó y chilló, gimió y se quejó, su almejita quedo temblando con vida propia, yo observé todas sus reacciones y mi pene se endureció ante tan erótico espectáculo, pero la deje tranquila y que gozara su orgasmo a full

Madre de adolescentes I

El solo ver el sujetador de mamá hizo que mi verga se endureciera aún más y estuve a punto de vaciar mis pelotas − Oh, Dios mío … te puedo hacer eso – dijo mamá acercándose a la cama, tire la sabana para el lado y ella aferró mi pene − ¿está bien así? – pregunto ella moviendo su mano arriba y abajo suavemente – sí, mamá … está bien – le dije poniendo mi mano sobre la suya y animándola a seguir, pero ella repentinamente me soltó la verga, su cara reflejaba confusión y de seguro la situación la conflictuaba con si misma − ¡no! … no es justo … no puedo hacerlo … eres mi hijo – dijo ella tratando de alejar su mano de mi pene, yo se la aferré con fuerza y me corrí salpicando de semen mi mano y la suya, cuando mamá vio mi lechita saliendo a borbotones de la punta de mi polla, mantuvo su mano que se cubría con el líquido seminal y me acompañó los últimos movimientos

La sorpresa de mamá I

Fuimos al velorio, después al sepelio, fue ahí donde después de un año volví a ver a mi tía, una mujer de 34 años un poco mas baja que mamá, pero tan deseable como ella, en fin, la depresión de Marina duro casi un mes después del sepelio de doña Mary.

Las uñas de mi madre II

Mi tía le dijo que si ya tenia novia, y mama le dijo que aun no. Mi tía se rio y le dijo que seguro yo ya me hacia pajas, mama le dijo que si y que ella ya me había gozado en la cama, que yo tenia una pija grande y gruesa, que cualquier mujer quisiera sentir.

El día que follé con mamá

Mientras mamá bajaba a la cocina a preparar una estimulante bebida para apaciguar mi dolor yo me hacia a la idea de que tenia que contarle todo, era la única manera que yo tenía para sentirme aliviado, no pasaron muchos mitos hasta que mamá llego con las copas.

Gozando de mi madre

Un día mi padre me dijo que ella estaba muy triste y arrepentida y que deberíamos solucionar las cosas entre nosotros, que no era normal que una madre y su hijo ni se hablaran y que ella a pesar de su forma de ser me quería mucho.

Me puse tan cachonda que tuve que follarme a mi hijo

Me depilo el conejito cada semana para que esté totalmente rasurado y es como una almohadilla de grandes y tiernos labios. Por último mis pechos, estoy muy orgullosa de ellos pues a pesar de que no son muy grandes son preciosos. Mis pezones son grandes y oscuros y no están apenas caídos a pesar de mi edad y mi peso. Forman un canalillo muy sensual y a mi hijo le vuelven loco.

En el verano

Me retire un poco hacia atrás con lo cual algunos centímetros salieron, para luego empujar nuevamente y esta ves sentí sus nalgas en mi abdomen, ella tomo mis testículos con la mano que tenia entre sus piernas y los acariciaba mientras la otra mano la paso por un costado y me tomo por una nalga jalándome hacia ella, de esta forma el acoplamiento fue completo.

Victoria II

Mi madre se puso una falda de esas típicas de verano, ancha y muy finita, no se molestó en ponerse bragas, y una camiseta blanca con tirantes, tampoco se puso sujetador, yo tampoco me puse calzoncillos, me coloqué unos pantalones cortos de deporte que me llegaban a la altura de las rodillas.

Una familia muy normal V

Mi tía Carla estaba entusiasmada con la polla de Paco pero mama le cambió el puesto para probar la de Paco y Carla a su vez se lo cambió a Elisa que paso a chupármela a mi, después volvimos a cambiar las parejas hasta que Paco se corrió en la boca de mi hermana Elisa, Curro en la de mi madre y yo en la de tía Carla.

Una familia muy normal IV

Elisa se levantó y se puso encima mio introduciéndose mi polla en su coño, mamá se separó y busco en un cajón del guardarropa un consolador,luego le lamió el ojete a Elisa y empezó a meterla el consolador por el culo, Elisa gozaba como perra y pedía más entre jadeos. Mama nos animaba diciendo: