Madre puta III

Yo no podía creer lo que estaba ocurriendo, que todo eso estuviese pasando ante mis ojos, en un boliche con gente que los conocía y que si los descubrían se armaba un quilombo de la gran puta, y sobre todo no podía creer que esa guarra fuera mi madre.

Madre puta II

Encontré impresionante lo insaciable que resultaba ser mi madre. Por ser un lugar no muy recatado decidí guardar silencio y trate de bajarme del lado de la ventana, pero algo me obligo a volver a mirar y a deleitarme con la escena. Verla poseída por un viejo caduco y verde como el tío era simplemente morboso e inquietante. Pese a querer ver mas no pude ya que el lugar no era ideal para espiar, así

Madre puta I

Esa noche antes de salir vi que mi madre estaba vestida para el infarto; vestía un vestido largo, con una abertura en la pierna, el vestido era tan ajustado que se le marcaban las tetas y se podían apreciar los pezones bien duros y parados, junto a la tanguita bien cavada que llevaba, tenía tacos altos, el pelo humedecido con gel, su boca y uñas pintadas de rojo y la cara maquillada como una gata.

Sexo con mama

Esa noche Aurora entró a su recámara a dormir, se cambió de ropa y se acostó; de rato llegó su mamá y le pidió que durmiera con ella, contestando Aurora, que mañana porque estaba cómoda en su cama; la mamá se retiró cerrando la puerta.

Madre, mujer y hembra

Yo me quede super caliente, empecé a escuchar fuertes gritos en la recamara de mis padres no tomando en cuenta que se decían entre sí, como a los 15 minutos se escuchó un fuerte golpe en la puerta de su recamara, de inmediato se abrió la de mi cuarto entrando mi madre llorando y con sangre en la nariz se echó a mis brazos de inmediato yo quería ir a reclamar a mi padre su proceder no permitiéndose mi mama.

El orgasmo más importante de mi vida

Estaba anocheciendo cuando llegó mamá de su consultorio -es médica clínica- apurada porque tenía que ducharse y cambiarse para ir a una recepción a la que estábamos invitados. Peleamos un rato porque yo no quería ir, pero la decisión estaba tomada de acuerdo con papá, y eso en mi casa… es palabra de Ley.

El probador II

Todo transcurría con normalidad. Llegamos, nos instalamos en la casa en la playa, cada uno tenía una habitación ya que la casa era inmensa. Como era el mediodía almorzamos algo y nos dispusimos a bajar a la playa.

Mamá y yo violadas

Después de los besos y lamidas uno de ellos me tumbo al suelo, sabia lo que mi iba a pasar, pero de momento los dos que faltaban la dijeron que era su turno de ellos, y cuando me di cuenta, se encontraban alrededor mio ya desnudos y con la tranca bien parada y dura, entonces los otros se sentaron en el sofá poniendo a mi mama enmedio de ellos y sujetándola, y le dijeron ahora vas a ver como disfruta tu niñita

Un verano sin igual III

Quede arriba de ella, entonces uno de ellos, desde atrás me penetro, mientras ella me chupaba el clítoris y de momento se acerco el otro y la penetro a ella, y yo le chupaba su clítoris, era una sensación nunca imaginable para mi, pero fue súper placentera, de vez en cuando, nos sacaban los penes y nos lo metían a la boca y así probarnos mutuamente el los líquidos de cada una de nosotras.

Crucero por el Adriático con mi mamá y mi tía

Mis amigos me decían que a las mujeres les gusta mucho que las coman el coño y yo estaba dispuesto a pasar por todas las experiencias así que con un poco de reparo en principio acerque mi boca a su rajita, el olor que desprendía era afrodisíaco, sin pensarlo empecé a recorrer con mi lengua toda la rajita, por todos lados al encontrar el clítoris totalmente duro, lo cogí con mis labios y empecé a chuparlo, ella entonces empezó a temblar y a gemir muy fuerte y de su coño brotó un torrente de líquidos.

Una cama para dos

Y en ese mismo momento le toqué los pechos a mi madre. Fue la primera vez. Y a los dos segundos no me lo podía creer. No me lavaría jamás esas manos. Se los levanté un poco y pude comprobar lo riquísimos que los tenía, carnosos, duros, y preciosos.

Mi historia III

Desde ese día la relación con Juan era cada vez mas esporádica una o dos veces por semana, papá me quería para el solo y a mi me daba cosa, al final de cuentas era mi padre, yo estoy enamorada de Juan y el lo sabe por eso me siento mal con el, así que decidimos cumplirle alguna fantasía, nos juntamos un día a hablar de eso

Es mi hijo III

Salimos hacia la casa del abuelo, era ya de noche porque es una cena la que ellos organizan, llegamos a la casa de los abuelos, ahí estaba toda la familia; paso un buen rato y yo estaba platicando con una prima muy guapa, mi mama me veía con cara de celos, y yo platicaba mas a propósito, además no había podio estar mucho con mi mama, porque Juan no se le separaba, cenamos temprano, mi madre parecía molesta conmigo

Masajes maternos I

Como todas las noches en que nos reuníamos yo dejaba que mi madre me masajeara como es costumbre, el típico masaje de madre y que en este caso era como una recompensa por ver el noticiero que mi mama sabe que me desagrada al máximo.

Navidades con mamá

Mi madre se llama Vanessa, tiene 31 años, ya que cuando tenía 15 quedó embarazada de mi padre y fue obligada a casarse, lo que ocasionó que ese matrimonio no durara para siempre ya que nunca hubo verdadero amor.

Tres generaciones II: Mi mama

Después se recostó ella, el se puso a lamerle su vagina, entonces el otro negro se acercó y se quitó la bata, tenía un pene grandísimo igual que el otro y mi mamá sin decir nada se lo metió a la boca, hasta el fondo de su garganta, parecía un acto de circo de aquel que como espadas.

Mi amigo

No me aguanté y comencé a chupárselo cual niño a un helado en verano… traté de metérmela toda a la boca, cosa que al principio no pude, pero con un poco de comodidad, finalmente logré… él se echó en la cama y comencé a besarle los huevos…