relatos eróticos ella

62 relatos

La mirada de sus ojos

0,00 (0 votos)
Es curioso como puedes pasar conviviendo con compañeros de trabajo durante años y de pronto descubrir un buen día que te sientes atraída por ellos, o que te han sabido seducir.

Mi adorada cuñada II

0,00 (0 votos)
Aquí sigue la historia con mi adorada cuñada; de más, esta decir, que esta historia es cien por ciento verídica, y que no daré datos, ni descripciones personales por razones sociales obvias, para mantener en secreto esta relación que ahora se hace imprescindible .

Familia compenetrada

0,00 (0 votos)
Yo le aseguré a mi madre que no creía poder cumplir con mi hermana, pero ella lo dio por bueno asegurándome que así aguantaría mas; que no tenía importancia, pues estaba en plena forma y mi edad lo aguanta todo.

Chabela III

0,00 (0 votos)
Cuando mi amigo esta detrás de ella, la detengo para que deje de moverse; mi amigo acerca su palo al ano de Chabela, ella intenta levantarse, pero la sujeto de sus caderas impidiéndoselo.

La arpía

0,00 (0 votos)
Al principio fue en su forma humana, después pasó a ser de nuevo aquella lengua de reptil, bipartita, larga, cada vez más larga, con sus dos puntas que profundizaban, caracoleaban, punteaban dentro de ella.

Al día siguiente

0,00 (0 votos)
Al día siguiente de tener sexo con mi madre, la sensación de vació en el estomago era de lo mas extraña, no quería bajar a tomar el desayuno.

Ampliando la familia: Una historia con mi madre

5,00 (1 votos)
Mi madre era maestra en un cuarto grado de una escuela, y muy querida. Volviendo una tarde de la universidad donde yo estudiaba, la encontré llorando, pese a que trató de disimularlo. Acortando, me dijo que un profesor, al cual yo no conocía, trataba infructuosamente de seducirla, alentado por algunas concesiones de ella, pero que no había querido proseguir por no amarlo.

Noche inesperada y maravillosa

0,00 (0 votos)
Camila no se podría ir a su casa, que es la casa de mi tía, por que no andaba con llaves y no quería despertar a mi tía o a mi prima para que le abrieran a esa hora, así es que le ofrecieron quedarse en mi casa, al escuchar esto, nos pusimos a bromear con ella de que dormiría en mi pieza, conmigo en mi cama, que dormiríamos abrazados, etc. Todo esto lo escuchaban todos los que quedaban ahí, en fin.

Mi amiga Moni

0,00 (0 votos)
Comenzó a lamerla y a humedecerla con su saliva. Con mucha suavidad la recorría de abajo hacia arriba, deteniéndose placenteramente para mí en el surco que separa el tronco del pene con su cabeza.

Iniciación al trio

0,00 (0 votos)
Ya nunca un hombre es el mismo cuando ve como su propia mujer está acariciando a otro hombre, cuando ve que la concha de su hembra se abre, húmeda y predispuesta, para acoger en su interior la pija de otro hombre. Cuando ve a su mujer entregada, subiendo y bajando con frenesí sobre la pija de otro hombre.

Pilar

0,00 (0 votos)
Pocos segundos después, ante los admirados ojos de Jaime, el pezón de un pecho se exhibía fuera del escote. Esto no fue todo. Al seguir frotando, cada vez con más fuerza, también empezaba a salirle el otro. Jaime dejó de mirar con el rabillo para girar el cuello y observar con descaro. Pilar parecía estar ensimismada con su espalda.

Hombría III

0,00 (0 votos)
Levantándose se dirigió a la salita, y justamente cuando trataba de alcanzar el fono en la pared, una súbita sensación extraña entre sus piernas la inquietó y de pronto sintió humedad caliente que descendía entre sus muslos, para finalmente ser seguida de un abundante flujo de liquido que bañó el piso de madera sobre el que estaba parada.

Deseaba a mi prima y pasó algo inesperado

1,00 (1 votos)
Durante los juegos en la piscina aprovechaba para acariciar la suave piel de Susana así como para que se diera algún roce casual tocando discretamente sus bien formados pechos o su perfecto culo, de tal manera que siempre, al terminar los juegos, me iba a mi habitación a hacerme unas cuantas pajas para aliviar la situación.

Una pasión

0,00 (0 votos)
Cuando llego hasta la plaza a la que suelo ir a correr, alcanzo a divisar a la primer y única persona que parece habitar el mundo a parte de mi; casi no la veo, pues esta sentada en uno de los bancos del centro de la plaza, casi oculto por las plantas. Me acerco para ver bien quien es y que hace, sigilosamente, sin hacer ruido llego hasta las plantas.

La novia de mi amigo

0,00 (0 votos)
De camino a su casa mi mano no se separó de su culo, y yo disfrutaba como un niño, ella me dejaba, me lo consentía, y aunque por una parte su novio también era amigo mío y tenía remordimientos, mi pene estaba tan duro como no lo había estado nunca, siempre había deseado hacerle de todo pero nunca me había atrevido a proponérselo.

Mi fantasía hecha realidad

0,00 (0 votos)
Esta tarde era un fin de semana y por lo regular descanso de las tensiones de la semana y como estaba sin pareja por el momento tenia unas ganas enormes de poderme desahogar con alguien, me imaginaba una mujer con quien estar esa tarde y buscaba en mi memoria alguien con quien poder coger de forma deliciosa y sin descanso.