Mi hermana me fascina

Desde hace tiempo mi hermana menor me fascina, pero nunca pensé en ella como en una mujer hasta que empecé a leer estos relatos, y me di cuenta de que yo no era el único que sentía lo mismo por una de sus hermanas.

Ella es morena clara, mide 1.60 m, tiene un culito delicioso y unas tetas ricas y paraditas, su cuerpo si bien no es el mejor, si està formadito, y un poco durito, ya que ella hace ejercicio (aeróbicos).

Yo soy moreno , hay quienes me dicen el negro, mido 1.70 m, soy delgado, estudio ingeniería electrónica.

Todo empezó hace unos meses, ella y yo siempre nos tratábamos como hermanos, con insultos y todo eso, el caso es que un día ella entro a mi cuarto y me arrebato el control de mi televisor, a mi me molesto mucho, y me avente sobre ella furioso, pero al recordar los relatos leídos, mi sentimiento cambio al de excitación, y me puse encima de ella y tratando de quitarle el control, me coloque entre sus piernas, para eso mi pene ya estaba erecto y se lo coloque en medio de sus piernas y empecé a ejercer una presión suficiente para que notara mi pene.

Ella no se quejaba ni nada pero estoy seguro que sintió mi pene, después de unos minutos me dio el control y se fue.

Desde ese día mis juegos(así le llamo yo) con ella fueron mas continuos, y casi ya no nos peleábamos y si nos peleábamos terminábamos en una cama, sillón o en el suelo, pero yo terminaba entre sus piernas.

Cierto día mis padres salieron a visitar a unos familiares y nos quedamos Juanita (mi hermana) y yo en la casa, ella empezó a decirme insultos con el fin de la que persiguiera hasta su recamara, y así lo hice una vez ahí, ella se puso boca abajo y yo me monte sobre ella y empecé a poner mi pene entre sus nalgas (ella llevaba un short ajustado y una blusa de botones), para mi eso era la gloria mi pene estaba super hinchado, entre juegos le desabroche su blusa y pude ver sus senos cubiertos por un sostén blanco, intente besarlos, pero ella no quiso y se abrocho de nuevo la blusa, pero no paramos y seguimos jugando hasta que mis padres tocaron la puerta.

La experiencia mas excitante sucedió hace un mes, yo estaba buscando unas prendas, por que me iba a dar una ducha, me metí a la recamara de mi hermana y la encontré tendiendo su cama, y eso me excito y comencé a recargarle mi pene en sus nalguitas, ella me dijo: “al rato vienes para que te pegue”, y yo me fui como de rayo a bañarme y saliendo del baño me di cuenta de que mis padres estaban viendo la televisión en la sala y entonces me metí a mi recamara, y me vestí, me puse un bóxer y una playera. espere un poco a que mis padres se fueran a dormir y cuando ya no oí ruidos, prendí mi televisor, apague las luces de mi recamara, y me fui a la recamara de mi hermanita, la cual estaba parada al lado de la cama, yo la tome de la cintura y la guie a su cama, y la puse boca abajo y me puse encima de ella, para esto ella traía un short flojo, y una blusa, y yo sólo mi bóxer y playera, al estar encima de ella toque sus nalguitas, las tenia redonditas y un poco duritas, coloque mi pene sobre su culito, yo me movía como si me la estuviera cogiendo.

Mi excitación fue tal que le quite el short, dejándola en braguitas y su blusa, la voltee boca arriba y me coloque entre sus piernas, mi pene tocaba tu panochita, y nuevamente hice movimientos como si me la estuviera cogiendo, entre la oscuridad busque su boca, y al encontrarla, le di un beso, un beso ardiente, y eso me excito aun mas, estuve besándola y acercándole y alejándole mi pene de su puchita, cerca de unos 5 minutos, pero como mis padres estaban en la casa decidí ya no hacer nada e irme a dormir, pero no pude, toda la noche pensé en ella y en lo buena que se veía en puros calzoncitos y con lo único que pude descansar fue con una chaqueta que me hice, el semen que arroje mancho las cobijas.

A la mañaba siguiente todo fue normal.

Desde ese día sólo he tenido unos pocos acercamientos con mi hermana, e incluso pienso que ella ya no quiere nada conmigo.