Síguenos ahora en Telegram! y también en Twitter! - escribir relatos eroticos

La vecina mulata

En verano me bastaba con bajar a la playa, tontear con alguna guiri e invitarla a tomar un cerveza y a fumar unos porros en el apartamento para acabar follando como un descosido, además variando que eso de cambiar de mujer a menudo, digan lo que digan, es lo mas estimulante.

Juegos

Ayer por la tarde mi mujer y yo estábamos en el estudio de nuestra casa, ambos frente al ordenador, ella buscando artículos en Internet sobre un proyecto que preparaba para la empresa en la que trabaja, y yo en mi ordenador trabajando en un programa que estaba desarrollando.

La señora

La verdad es que al principio la idea no me agrado, la posibilidad de vivir con alguien pendiente de mis movimientos no me hacia ninguna gracia, pero cuando la señora me enseño una casita coqueta en la segunda planta, con entrada independiente y ante su cara de angustia y necesidad, acepte.

Mi fantasía de una orgía

Tengo una que me encanta y me masturbo mucho con ella, y es que voy con mi marido de noche dando un paseo nocturno, nos asalta un negro fornido, y nos pide la cartera y el bolso, mi marido se resiste ya que esta bastante fuerte, y golpea al negro, entonces salen 4 negros mas, que reducen a mi marido.

Una temporada fina

Me lanzaron sobre el suelo y comenzaron a acariciar mi cuerpo con sus manos, sus bocas recorrían mi piel, besando y acariciando mi cuello, mis pezones, mis caderas, besándome cerca del pene, los muslos. Rápidamente mi sexo comenzó a endurecerse, sabían perfectamente como acariciar a un hombre, que hacer para recuperarlo después de una buena corrida.

La dependienta

¿Cómo le quedan? En ese momento abrí la cortina. Póngase aquí que hay mas luz. “De cintura le quedan bien pero tal vez una talla mas”, y llevando su mano al lado de mi paquete me dijo: “fíjese por aquí le tiran un poco” y cogiendo un poco de tela con dos dedos pero apoyando su mano en mi bulto dijo: “la pinza le queda un poco abierta”, “póngase la talla 46”, y volvió a correr la cortina, dejándola otra vez entreabierta.