Inocente joven, poseída por chico fuerte, viril y salvaje

Comprendí sin entender su idioma lo que me pedía y comencé a desabrochar su pantalón vaquero que estaba a punto de reventar. Nunca había estado en una situación así y no sabía qué hacer. Mi vida sexual había sido bastante inocente. Sólo me había acostado con un chico, mi novio, con el que estuve saliendo cuatro años.

Juan

Una joven hace una visita a un hombre al que conoce a través de un chat. Va a buscarlo a su oficina, la intención es clara, ambos desean gozar, hacer reales su fantasías.

La Abuela II

Después de lo acontecido con la abuela, todo se serena. Ya una vez todos acostados el joven y la escultural hija del matrimonio se encuentran por accidente en el cuarto de baño…