Síguenos ahora en Telegram!

El perro violador

El perro violador

Primero quiero decir que esto ocurrió en un pueblo del norte de España.

Yo tenia unos 18 años y me encanta el sexo, aunque esto ahora no tiene mucho que ver.

Era una tarde de verano y mis amigos y yo nos dispusimos a ir a la laguna a bañarnos que se encuentra a unos dos km del pueblo, las cosas transcurrían normales, como siempre nos bañábamos desnudos, porque todos éramos tíos, pero sobre las 6 de la tarde llamaron al móvil de juan un amigo mío, y se tenia que marchar, Antonio y Jose no sabían si marchar o quedarse.

Yo les dije que me quedaría un rato mas, que después bajaría, ellos accedieron y se marcharon quedándome yo solo.

Entonces yo me dispuse a bañarme y note que el agua estaba bastante buena y al meterme hasta la cintura note como un calentón y me empecé a empalmar y excitar sin otra razón que la soledad y el agua.

Pero cuando yo me iba a poner manos a la obra me entro un apretón y fui a buscar los clínex y un buen lugar donde descargar.

Después de subir un poco hacia el cerro encontré un buen lugar donde defecar, entre unos arboles y matorrales.

Cuando yo ya estaba en la cuestión oigo a una mujer hablar cerca de los arbustos, me doy prisa me limpio y me asomo con cuidado.

Veo a una joven de unos 20 años con un cuerpo escultural en bikini, jugando con un perro enorme.

Yo me tumbo al lado de la alambrada que había instalada y me pongo a mirar esas tetas y ese culo tan bonito.

Detrás de ella había una casita y un establo.

Yo me empiezo a poner a tono, cuando veo que la joven se quita la parte de arriba y deja ver unos hermosos pechos morenos con unos pezones perfectos.

Yo con la picha en la mano era el hombre mas afortunado pero no acabo ahí si no que ante mi asombro se quita la parte de abajo y deja ver un culo redondito y pequeñito.

Ella se tumba como a tomar el sol, pero cual es mi sorpresa cuando la veo abierta de piernas y con el perro lamiéndole el sexo que lo tenia bien rasurado.

La joven gemía y yo estaba para reventar, el perro solo chupaba y chupaba.

Ella se levanto y se llevo al perro al establo, yo no dude en saltar la valla y meterme en el establo consiguiendo un lugar privilegiado entre unos fardos.

La joven cogió al animal y le empezó a acariciar la bolsa donde lleva el tanque y en los primeros roces el animal se vuelve como loco y empieza a salir un cilindro rojizo, cada vez un poco mas y ella todo contenta se lo empieza a introducir en la boca.

Llega un momento en el que ese cilindro de carne es mas grande que mi polla y yo me quedo atónito y después salió una bola inmensa.

Era muy grande ese miembro, unos 28 cm de largo y de ancho no se porque la chica tuvo que dejar de chupársele porque no le entraba en la boca.

Aquella cosa echaba líquidos por la punta que la joven se bebía, entonces la chica toda contenta cogió, y se puso a cuatro patas a la altura del animal, el perro sin dudarlo se subió de un salto y empezó a moverse frenéticamente sin encontrar lugar por el que entrar, la joven se enfado mucho con el perro porque debía estar haciéndole daño con esa brutal columna de carne.

Le engancho el miembro y apunto a la vagina, apoyando la punta en la entrada pero el perro como loco se soltó de la mano de su dueña y le embistió con una fuerza que la hizo poner las dos manos en el suelo y estar apunto de caer desfallecida ante aquel monstruo que entro sin avisar, ella grito ante esa entrada y se le callo unas lagrimas, la joven vio que no tenia controlado al perro y intento levantarse y quitársele de encima, pero el perro no estaba dispuesto a soltar su presa y la enseño los colmillos y empezó a gruñir.

Yo no sabia lo que hacer y decidí esperara haber que pasaba, entonces ella cogió fuerza y consiguió zafarse de el, pero con tal mala fortuna que al levantarse se golpeo con la esquina de la mesa y volvió a caer al suelo semi-inconsciente.

El perro salto donde ella y en un plis plas estaba intentando penetrar por algún sitio, ella se dio cuenta que su culo corría peligro, y grito no por el culo no cabrón, y en una de sus embestidas le dio en el orificio sagrado, pero ella tenia el culo apretado y también por culpa de la anchura del miembro, este le dejo un aviso en forma de muchísimo dolor para ella, que se puso a llorar.

La joven decidió darle su vagina y aguantar el dolor, y en cuanto ella se levanto un poco y dejo la vagina a la altura de el miembro, este entro en la cavidad hasta que la bola golpeo la vagina, en total unos 24 cm de carne a los cuales ella respondió con unos gritos y sollozos enormes.

Yo pensaba que todo había pasado pero el puto perro empezó hacer sus movimientos de embestida mas cortos y fuertes haciendo que la chica se cagara en el 1000 veces, después de unos 10 minutos de insufrible dolor para la joven, el perro la tenia un regalo aquel bulbo que era como una pelota de tenis que antes de correrse, se la empezó a meter dilatándole el chocho hasta que aquel armatroste entro hasta los huevos, entonces ella fue cuando debido al dolor se quedo grogui y solo podía llorar.

El perro se corrió en abundancia y se quedo parado, cruzo las piernas dejando a la joven culo con culo.

Al ver que no se soltaban aproveche para marchar, pero el perro me olio y empezó a arrastrar a la joven la cual ya no podía ni gritar, pero por la dilatación de la vagina sonó un chofffff, y el perro se soltó dejando ver aquel desastre en el que se veía fluir líquidos del perro y bastante sangre de la joven la cual ni se movía.

Yo corrí y no he vuelto a saber nada de ella ni del perro.

¿Qué te ha parecido el relato?