Últimos relatos eróticos:

Historia de mi relación con la madre de un amigo

0,00 (0 votos)
Ella, al darse vuelta noto que mi pija estaba al palo, ni yo, ni ella, lo podíamos creer, creí que me iba a desmayar de la vergüenza, pero de repente, note que en su cara se dibujaba una sonrisa de picara, de calentona, que hasta ese momento no conocía.

Mi prima hermana

0,00 (0 votos)
Como todos los días saliendo del trabajo me iba a la casa de tía para poder platicar con mi primita, siempre estaba haciendo tarea, y mis tíos trabajando, solo se quedaban sus hermanitos.

Mi primera esclava II

0,00 (0 votos)
Entre al cuarto de baño donde llene un cubo con agua caliente, cogí dos toallas y de mi bolsa saque una navaja de afeitar y espuma, el primer paso para un buen afeitado es preparar el lugar.

La mujer mas feliz de la tierra

0,00 (0 votos)
Nuestros cuerpos desnudos pegados en el abrazo y soldados por dos bocas que se devoran entre sí, parecen incendiarse por la temperatura a flor de piel. Bajo mi mano y tomando el sexo de papa lo pongo entre mis piernas, por debajo de mi sexo.

Imágenes de placer

0,00 (0 votos)
Tenía que fotografiar a un matrimonio que habitualmente se sacaban fotos mientras cogían, pero como entendían poco de técnica fotográfica, el resultado no era muy bueno, la mayor parte de las fotos que me mostraron estaban fuera de foco o movidas, y querían tener material de nivel más profesional.

Mi vecina de 40

0,00 (0 votos)
Siempre comentábamos como le iba en la facultad, si estaba contenta, lo mucho que la echaban de menos... y de vez en cuando subía a su casa si es que se habían citado en Internet para charlar.

La mirada de sus ojos

0,00 (0 votos)
Es curioso como puedes pasar conviviendo con compañeros de trabajo durante años y de pronto descubrir un buen día que te sientes atraída por ellos, o que te han sabido seducir.

El director

0,00 (0 votos)
Esta historia comienza unos meses después de que me trasladara por motivos de trabajo a una nueva ciudad, mi empresa alquiló un piso en el centro.

Mi primera esclava I

0,00 (0 votos)
En nuestro primer contacto (que fue por teléfono) María me expresaba sus miedos y temores, que a su vez eran lógicos y normales, María no quería recibir palizas y ni ser obligada a nada que ella no quisiera hacer

Sin querer

0,00 (0 votos)
Yo solo tome mi camisa que ahora olía a mi amiga y mientras con una mano acercaba la camisa a mi nariz con la otra me masturbé de una manera desenfrenada acabe muy rápido divido ala excitación que me había provocado mi camarada

Esta es mi historia IV

0,00 (0 votos)
No se si lo que estoy relatando sea una cosa fuera de lo común o este mal, pero lo tenia que decir para liberar mi sentimiento de pecado, lo que si se es que la he gozado con mis hermanitas y no saben cuanto.

Mi querido tío y yo

0,00 (0 votos)
Me besó en los labios y poco a poco quito la mini bata que traía puesta yo, quitó el sujetador y empezó a lamerme los pezones una y otra vez diciéndome entre palabras lo mucho que yo significaba para él.

En una playa de Brasil

0,00 (0 votos)
Llevaba un tanga. En su piel estaba todo el mestizaje de aquella tierra. Vi que el pene de mi marido estaba en erección y el de ella también. Tenían el mismo tamaño aproximadamente.