Verano inolvidable I

Llego al auto, que de paso lo había dejado al último, se veía la casa y los cuerpos bailando, como a media cuadra, me senté en el asiento delantero de mi coche, dejando la puerta abierta, prendo un cigarrillo y veo el cielo estrellado, y comienzo a pensar en lo hermoso que sería poder en estos momentos estar cogiendo con Andrea o Fabiana, o sea antes que calmarme, cada segundo me calentaba más.

Calenturas con mi suegra I

Era la primera vez que me culeaba a mi suegra y por el culo, no me lo podía creer. Nos miramos y le pregunto qué siente, me dice que le duele mucho su hoyito, la acerco al lavaplatos y con agua fría la lavo bien su agujero y la concha, le pido que se agache le acerco la lengua a su culito para lamerlo durante un buen rato, hasta que se relaja por completo.

Doble pasión I

Bajó su cara lengüeteando por mi vientre, rodeando mi ombligo, ensalivando mis pelitos de color castaño, hasta llegar a mi vulva, a mis labios rezumantes de viscoso líquido dulce. Los mojó aún más, separó mis piernas y al mismo tiempo con sus dedos abrió mi sexo para lamer mi interior, luego mi clítoris enrojecido y macizo mientras yo gemía y apenas me aguantaba los gritos de placer que se me escapaban desde el interior de mi alma.

La futura esposa de mi mejor amigo II

Ellas me contaron que el chico se había ido pero que estaba cerca de allí y había quedado esperando la llamada de ellas, la cual por supuesto ya habían realizado, por tanto en menos de 20 minutos el estaría en la portería del apartamento esperándonos, yo no sabía qué hacer, me parece que si yo tenía algún tipo de relación con este sujeto que me podría pasar, una enfermedad venérea, de pronto mi novio se enteraría y me abandonaría, un embarazo no deseado

Dieta de semen

Yo estaba un poco flipado por todo el tema pero el caso es que Bárbara me lo conto con absoluta naturalidad y buen rollo, también me dijo que pasaría conmigo (si yo lo creía conveniente) todo mi tiempo libre mientras que estuviera en Málaga, que no me tenía que preocupar de nada y que sería mi puta y que podría hacer con ella lo que quisiera, a pesar de su edad Bárbara era (es) una hembra apetecible y muy lasciva así que la oferta me pareció interesante.

Un verano inolvidable en la isla del tesoro y en compañía de sus amigos

Lo que sucedió luego me explico completamente la actitud de mi amigo Jorge, se paró y a veloz paso se situó a un lado de donde Paula cabalgaba a Adrián con frenesí ,esta con los ojos cerrados no lo vio venir pero reacciono al sentir como Jorge le situaba la pija entre sus labios, primero cuando lo miro a los ojos, lucio asustada, luego volteo, y con una inequívoca mueca de sorpresa vio cómo su amiga deglutía la humanidad del casero, por lo que en un segundo volvió hacia el aparato de Jorge y lo trago golosamente, evidentemente ahí había cuentas pendientes.

La amiga lesbiana de mi madre me inició

Mi novio me dijo que lo gozaría la segunda vez pero yo no acepte y terminamos estaba destrozada emocionalmente, en esos días llego una amiga de mama que está muy guapa y aunque mayor que yo es muy alegre cuando me vio tan triste me invito a ir de viaje con ella, Paula es su nombre una mujer muy hermosa, ella tiene todo en su lugar y de la medida exacta.

La idea de sus amigos era bastante excitante para ella, aunque él no parecía muy convencido: Y me case con ella

Luego Diana, empezó a moverse también y sus sonidos de dormida se transformaron poco a poco en gemidos silenciosos, pero rápidos. No tardaron más de dos minutos en detenerse. Daniel se giró para el otro lado y después Diana se movía lentamente debajo de la cobija, supongo que buscando sus calzones. Después que se los puso, hizo un estiramiento de brazos y un bostezo fingido. Yo hice como que me desperté y Me dijo que, qué pena, que se había quedado dormida. Me dio un beso y se fue a su casa.

En el colegio con el secretario

Este es mi caso; deslizo mi lengua hasta la cabeza de su pene y lo humedezco perlando un sendero de baba mientras avanzo. Mojado por mi saliva se ve aún más apetitoso. Hago una última excursión con mi lengua hasta sus testículos antes de metérmelo todo en mi boca.

Un lío gordo II: Andanzas

Estaba profundamente dormida ya que – aunque en ese momento no lo sabía – había estado varias horas teniendo sexo. A la distancia no lo veía pero conforme me acerqué a ella le vi la cara bañada en semen el cual ya había escurrido hasta la almohada en la cual reposaba su cabeza y en su pelo endurecido se formaba una costra blanca – para la mayoría de los hombres esa costra blanca nos es muy familiar.

Orgía en la playa IV

Me acerqué a donde estaban Lety y Abril quienes estaban masturbándose una a la otra, de inmediato Abril me pidió que se la metiera por la vagina y separó sus piernas, comencé a introducirla lentamente en su sexo hasta que entró toda ella gozaba como nunca y esperaba que siguiera cogiéndola con la verga que tenía puesta; de repente, sentí otro pene de látex en mis nalgas y era Zulema quien me dijo que me iba a coger por detrás mientras penetraba a Abril, acepté y esperé a que ella me metiera el pene en mi ano

Una extraña I

Mi lengua jugueteaba sobre todo el hermoso aparatito de mi extraña compañera. Acabó de una forma feroz, casi animal. Sus jadeos y suspiros eran como de otro mundo, su voz se había puesto ronca, me decía que no parase, que siguiera chupándole el pitilín, (Así ella lo denominaba) Sus manos se enredaban en mis cabellos haciendo mis movimientos sobre su concha aún más frenéticos.

Naturalmente II: Luis y Ana

Abrí, sin tener conciencia de que yo estaba desnudo. Pero la tuve cuando vi a Ana y Luis, completamente vestidos. Ana llevaba puesto el sujetador de un bikini, y una minifalda estampada, con vuelo, que resaltaba el moreno de sus muslos. En la mano, una camisa, que supuse pensaría ponerse más tarde.

Carlos es Clara: una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre

Las leyes argentinas, no permiten el cambio de sexo, es por eso que compre un pequeño departamento en Santiago en Chile hablé con mi madre, en su cara vi la tranquilidad de estar haciendo lo correcto, era una suerte que el dinero no iba a ser problema alguno. Esos días hablamos muchos, le quite el peso de mi violación de chico, lo cual me agradeció, no le conté, lo de mi primo y amigo de la primaria, estábamos en paz, por lo menos nos sinceramos.

Le insinuó añadir un elemento más de disfrute y morbo a sus relaciones sexuales, quería hacer un trío, sería una forma más de disfrutar del sexo juntos, pero añadiendo un nuevo elemento en el juego

Yo en esos momentos era una hembra en celo, que sólo deseaba ser follada hasta no poder más, hasta que se calmara mi enorme excitación, que cada vez era mayor. La situación, el estar siendo follada por otro hombre delante de mi marido me daba un morbo increíble, y el recibir placer por todas las partes de mi cuerpo hacía que me sintiera en la gloria… Cuando Sergio por fin empezó a follarme y sentí su polla dentro de mí sentí una explosión de placer enorme.

Natalya I

Mis manos se hicieron hacia atrás para llegar hasta sus redondas nalgas, si quizás le faltara busto, había sido congraciada con mayor trasero, era muy rico estar pasando mis dedos sobre esa superficie redonda y suave. Mis dedos levantaron su minifalda para alcanzar cada uno de sus redondos cachetes posteriores, tomaba cada uno con mis manos y los separaba.

Nunca había pensado como ahora en su abuela como mujer, ella le hacía sentir algo desconocido, un deseo desconocido, fuerte y sensual

Como mis padres trabajaban, al salir de clase continué yendo a casa de mi abuela, donde merendaba y hacia los deberes hasta que mis padres venían por la noche a recogerme, muchas noches incluso me quedaba a dormir con ella. Pasaba más tiempo con ella que con mis padres, yo la quería a ella más que a los dos juntos, la verdad es que mis padres nunca fueron muy cariñosos.

Masaje relajante

Todo comenzó cuando yo acababa de tomar un nuevo puesto en la empresa y las cosas no estaban saliendo tan bien como yo quería y traía una tensión acumulada que me estaba generando un fuerte dolor muscular a la altura de los hombros. Ese día después del turno de trabajo llego a mi oficina decidida a quitarme esa molestia en los músculos, me dijo que me sentara de espaldas a ella y comenzó la sublime labor.

La masajista

En cierta oportunidad en la que estábamos tirados en la cama jugando al juego que más nos gusta me dice que debía irme ya que estaba esperando a su masajista, mientras me vestía llegó la masajista… una mujer de unos 54 años, un tanto rellenita, pechos muy voluminosos y caderas bamboleantes; instantáneamente sentí deseos de tener sexo con semejante hembra.