El carnicero homofóbico

Yo desde niño descubrí que mi preferencia sexual apuntaba hacia las personas de mi mismo sexo, sin acusar ninguna característica exterior que pudiera clasificarme dentro del grupo de odiados homosexuales.

Mi encuentro asiático II

Yo seguía haciendo mi trabajo y Yasuhiro me suplicaba que lo penetrara así que le di el gusto le tome sus piernas y las coloque en mis hombros para ver su cara, al penetrarlo era maravilloso ver su cara de gozo por mis embestidas así que mientras más lo veía más me calentaba yo y comenzaba a penetrarlo más fuerte

Sandrita dulce inválida

Nuevamente la acomodé de costado, pues era la única posición ya que sus piernas no tenían ningún movimiento, y mientras le besaba su espalda y la nuca enredándome entre sus cabellos, mi verga empezó a entrar en su ano, lentamente la sacaba un poquito y empujaba un poco más

El oftalmólogo caliente

Acepté y entonces me dijo que me esperaba en el lobby, que cuando me viera se iba a salir y que lo siguiera se hizo todo tal cual y entonces llegamos a un estacionamiento, abrió un coche VW blanco y me invitó a subir.

Mi vecino del noveno II

Llenos de sudor nos metimos los tres en la ducha, allí comenzó otra vez todo nuestro juego de a tres, al chico le vinieron ganas de orinar, le tomé la pija con mis manos y dirigí su lluvia dorada sobre mi cuerpo, quedó enloquecido y ya sintiéndose en maestro me metió la verga en la boca y me hizo tragarle el último chorro de su acre y caliente líquido.

Orgía canina II

Estuvimos varios minutos abotonados, no se cuantos, cuando de pronto, sin aviso, un chorro de agua fría congeló mi cuerpo y el de Marte: era Carlos echándonos baldes de agua. ¡Despéguense perros! – gritó entre risas Carlos.

Luisin III: Mi desvirgación

Cuando me la sacó sentí un vacío y cuando miré mi ano estaba dilatado formando una impúdica o que fue llenado de inmediato por algo más grueso, Magda me metió el consolador atado a su cintura con las correas, la cámara estaba sobre el trípode y ella aferrada de mis caderas me bombeaba mientras Luis ponía su verga en mi boca que me aferré a ella con lujuria.

El mecánico de mi padre

Acto seguido se sentó en mi verga dándome la espalda y comenzó a cabalgar al principio lentamente hasta que lo hizo rápidamente mientras se masturbaba hasta que en cierto momento me dijo que iba a acabar y sentí que su esfínter apretaba mi verga y lanzo su leche al suelo mientras yo le inundaba su virgen culito, que ya no era tal.

Deseo anhelado

Se sentó en la cama para quitárselo, quedando justamente frente a mi verga y yo instintivamente la tome por la cabeza y vi como abría sus ojos y me miraba el bulto que tenia, repentinamente se paro y se quito el baby doll.

Mi boca fue un mar

Mamar una verga que recién hubiera estado en mi culo no era parte de mis fantasías, pero esos no eran momentos para ponerse melindroso, así que, una vez más, desenvolví el preciado regalo y lo mamé con singular fruición acariciando al tiempo sus gemelos y sus nalgas, y deslizando juguetonamente, aunque no sin temor, mis dedos hacia su lugar prohibido.

Luisin II

Yo tenía una cita con Marina, una culonita sabrosa que le gusta con sus enormes tetas satisfacer hasta la locura al igual que con su exquisita comida es Chef, de un restaurante muy lujoso y cocina y culea de maravilla, me vestí y después que besar a Luis y decirle que le llamaría, partí como un loco a ver a esa hembra.

Culeando con mi tía

Cuando termine de hacerme la paja, me lave y salí del baño, ella estaba de nuevo en su cuarto viendo la televisión, entonces yo la vi y seguí hacia la cocina, ella me llamo y me dijo que si no pensaba seguir viendo la televisión con ella, y yo le dije que si, pero que iba a buscar una cosa, pero en realidad lo que quería era irme para ocultar el bulto que se había formado en mi pantalón a raíz de esa visión que había tenido, es que era increíble la mujer que mas deseaba, en braguitas, acostada en la cama y conmigo, eso era demasiado.

Un plan perfecto I

Después haber llamado a mis padres para avisarles que ya había llegado, encargamos algo de cenar después de esto le dije vamos a descansar pero antes me voy a dar un baño mientras para que no te enfades puedes jugar un poco en la PC o conectarte a Internet.

Luisin I

Les contaré que siempre me he considerado heterosexual, mis encamadas con las chicas siempre han sido fabulosas, pero desde hace seis meses atrás soy bisexual, les contaré de la manera más detallada cómo sucedió.

Ocurrió en fin de año

En el baño quiso que la penetrara pero le dije que esperara total teníamos toda la noche, fuimos a mi dormitorio nos acostamos, al ratito agarró mi verga y lentamente se la puso en la boca, le enseñé como se debe hacer para no lastimarla y aprendió muy bien