Al salir del trabajo

Este otro también escogió mi culo para penetrarme. Sentí que se esculpió en el, para lubricarme. Y después lo tenia dentro de mi, entrando y saliendo, como poseso. El si me lastimo. Entraba y salía completamente, sentía sus huevos golpearme en cada ensartada. Me sentí morir, su vaivén me estaba matando. Al cabo de unos segundos, termino, llenándome de leche nuevamente mis entrañas.

Inocente a los 18 V

Pepe me abraza, recuerdo que estoy desnuda, creo que ya se dio cuenta porque siento ya su verga parada, ahora sabré quien entro a mi habitación aquella noche… me enlaza completamente con sus brazos, cruzamos las piernas, se recuesta en mis tetas, condenado como si no supiera a que viene, lo dejare hacer, creo que ya recupere la energía que había perdido, empiezo a sentir que sus manos acarician mi espalda y de repente bajan hacia mis nalgas

Mi tío Antonio

Me imagine porque se escapaba al agua. Que gran verga tendría, que deliciosa erección. Me gustaba jugar así con el. Ponerlo fuera de si. Excitarlo para ver su reacción. Así lo hacia con mis compañeritos de curso.

Desilusión

El solo veía mis senos porque el dejar que imaginara el resto por mis movimientos lo mantendría ahí, frente a la ventana, por más tiempo, deseando que un día le mostrara el resto. Lo más valioso de esa locura era nuestro silencio. Ni durante el acto ni cuando nos cruzábamos en el pasillo del edificio había una palabra entre nosotros.

Un taxista más en mi vida I

No di detalles ni mencioné mi preferencia. Tardes después me volvió a pedir el baño…. acepté y mientras él orinaba otra vez con potente chorro, yo me desnudé inmediatamente para colocarme un pantaloncillo corto, pero intencionalmente no lo subí hasta que él salió del baño, entonces claramente vio mi verga a media erección y parte de mis nalgas.

Inocente a los 18 IV

Ya llego, tendré que levantarme para ducharme y ayudarla… que rica agua, solo de recordar lo que hicieron ellos bajo el agua, me orinare nuevamente… que sensación tan rica, lastima que no me la metieron anoche…. me hubiera gustado tanto… ojala y ya pronto suceda, solo quedan dos semanas para entrar nuevamente al internado y no se si las próximas vacaciones venga nuevamente con mi tía o iré al Pueblo…

Puteando a mi esposa con su examante

Me excitaba tanto la idea de que el tipo se la cogiera que se lo dije abiertamente y la convencí de que lo llamara pero que el creyera que yo no sabía. Al fin lo logré y oí la conversación; él le recordó la primera vez y hablaron de cuando la desvirgó en un paseo en el baño de la finca de recreo en una madrugada.

El dentista II

Le pase mi lengua por su glande que ya tenia evidencia de su excitación. Lamí sus jugos con tal delicia haciendo que se retorciera de gusto hasta que me trague toda su verga haciendo que el gimiera y sin darme cuenta acabo lanzando su semen dentro de mi boca, los cuales trague con gusto.

El dentista I

El pantalón que llevaba me quedaba un poco ajustado, por lo que mi paquete resaltaba bastante y evidentemente que él doctorcito se percata, y por un instante me pareció que se quedo en el aire, porque su ayudante le despertó diciendo, doctor va a comenzar.

Super tabú IV

Ahí fue cuando descubrí porque tenía ese apodo de asesina, noté que ella comenzó a apretar mi verga muy duro con su vagina, la comenzó a apretar con ella, me dolía un poco, pero mi reacción fue acelerar el ritmo de penetración lo cual la calmó de hacer eso, seguimos follando duro hasta que nos vinimos, fue genial…

Romance inesperado

Se colocó en posición de perrito y pude disfrutar del espectáculo: un lindo culo limpiecito, hermoso, cerradito…. abrí con cuidado sus nalgas y apunté la cabezota de mi verga al objetivo…. batallé un poco para penetrarlo, él gritaba de dolor…. decía que no se había metido una verga tan cabezona, pero que le encantaba, que siguiera y poco a poco fui ocupando su reducto más íntimo hasta que finalmente estuve totalmente en su interior.

Viajando con el tío II

Era increíble la sensación, empezamos el ritmo, yo movía mis caderas, rotaba y me enroscaba, el seguía taladrándome la vagina, qué rico sentía, gemía, gritaba en silencio de placer y él también, lo estaba haciendo sentir como nunca me decía yo le decía: más, más, cógeme, no me la saques, métamela, me encanta, dame verga, dame verga por favor, más, métamela, me encanta tu vergota mi amor.

El maduro desconocido y yo

Tengo 21 años, y esto ocurrió hace tan solo un par de meses, me encontraba pasando unos días con mis padres y mi hermano en la costa, estábamos en un hotelito, nada del otro mundo, con la típica piscina y poco más… pues bien, no hace falta decir lo mucho que me aburría con mis padres, estaba cansada de ir con ellos a todos sitios, así que una mañana que ellos salían de excursión les dije que me quedaría en el hotel porque no me encontraba nada católica para ponerme a dar paseítos.

Fiesta

Me levante enfundado en mi bata y fui a buscar algo de tomar, pase por el living, y observe al resto, estaban sentado en ronda en los sillones, fumado y observando a una de minas cogiendo con dos de los flacos, note que mi amigo me miraba con cara de orto, no me importo.

En el verano

Me retire un poco hacia atrás con lo cual algunos centímetros salieron, para luego empujar nuevamente y esta ves sentí sus nalgas en mi abdomen, ella tomo mis testículos con la mano que tenia entre sus piernas y los acariciaba mientras la otra mano la paso por un costado y me tomo por una nalga jalándome hacia ella, de esta forma el acoplamiento fue completo.

Mi fantasía hecha realidad

Esta tarde era un fin de semana y por lo regular descanso de las tensiones de la semana y como estaba sin pareja por el momento tenia unas ganas enormes de poderme desahogar con alguien, me imaginaba una mujer con quien estar esa tarde y buscaba en mi memoria alguien con quien poder coger de forma deliciosa y sin descanso.

Viajando con el tío I

Después de lo paso con el tío y fue causa de recelos e indignación, y al mismo tiempo fue excitante, estuve pensando durante dos días, pero sin lograr el sueño, pensado como pudo mi mujer hacerlo con el y como pudo comer tal vergón, yo pensé que ella mentía, decidí ver esto a fondo

Mi primera verga

Yo estaba revolcándome en las sabanas, entonces él me dijo: » tienes que estar quietecita, amor» .Traté de tranquilizarme y dejar de gemir, mordiéndome los labios. «¿¿Te gusta??» Me preguntaba. Yo solo asentía moviendo la cabeza. » Sabía que eras una putita. Esto te va a gustar más…»