relatos eróticos sexo virtual

Sexo en internet, chats, webcams y cibersexo

32 relatos

Sexo por chat

0,00 (0 votos)
Hoy tratare de ser más retórico, que en ocasiones anteriores, primero voy a presentar a los protagonistas de este relato, ella es una mujer colombiana de 43 años, separada, y yo soy un hombre de 43 de España, casado.

¡Viva la tarifa plana!

0,00 (0 votos)
Cada tarde después de salir del trabajo, viajó en el tren pensando si estará ya conectado, ansiosa por llegar a casa y poder ver el muñequito que aparece en mi pantalla, informándome de que esta allí.

La voz que me estremece

0,00 (0 votos)
De pronto escuché una voz que me hizo dar un respingo en la silla: "Hola… las he visto mejores." Decía esa voz que se escuchaba por mis altavoces. Convencido de que cortaría de inmediato le respondí "¿Te gusta?", a lo que ella respondió afirmativamente.

Zanahoria

0,00 (0 votos)
No te escribí más y con la mano libre me agarre el clítoris y con dos dedos comencé a frotármelo duro y a pasarle la uña por dentro, donde es mas sensible.... quería que me doliera todo como me dolía el culo.

El anuncio

0,00 (0 votos)
No lo recordaba con exactitud, pero algo así como "Hombre joven, sano y guapo dispuesto a dar placer sexual a mujeres vía chat y dispuesto a cualquier cosa que surja más". Una chorrada así. Dejó su dirección de correo electrónica y esperó.

Internet historias reales II: Atracción…

0,00 (0 votos)
Todo venia confuso, inexplicable, placentero, incierto, decidí seguir adelante, me gustan esas situaciones extrañas, hasta el momento, mis mejores amantes eran las mujeres casadas, veremos que pasa con Sandra, aunque interiormente me sentía extraño, no era una conquista más, de hecho parecía haber sido conquistado por ella una mujer de solo, 18 años.

Internet historias reales I

0,00 (0 votos)
Se bajo, comenzó a chuparme el pene, no sabia hacerlo bien, me raspaba mucho con sus dientes, debido a mi ardor, me producía dolor mas que placer. Tuve que frenarla y muy didácticamente enseñarle a hacerlo. así estuvo por largo rato, yo ya no la estimulaba, solo prestaba mi pene erecto que aun no había descargado.

Una semana santa, no tan santa II

0,00 (0 votos)
Él lo notó y me regaló una sonrisa que me hizo sonrojar, sin embargo esa pequeña vergüenza se me fue inmediatamente, cuando de un solo movimiento separó mis piernas, subió mis caderas y puso una almohada bajo mío... finalmente... en una sola embestida me penetró, de una forma muy fuerte.

Una semana santa, no tan santa

0,00 (0 votos)
Se levantó bruscamente, me echó boca arriba y puso su pene cerca de mi boca... yo no sé cómo  entendí lo que quería... lamí su pene y lo mojé bien... él con la otra mano, sacaba más jugos de dentro mío y los untaba entre mis senos... puso su pene entre ellos y yo lo presioné cerrando mis tetas una contra otra... las cuales lo rodearon fácilmente y cubrieron una buena parte de él...

Amigo virtual II

0,00 (0 votos)
Aun así, estaba un poco desconcertada, abrió el cajón de la mesita de noche y sacó una pluma, me dio un medio ataque de risa cuando la vi, le pregunté que para que era y él me hizo un gesto de silencio.

Amigo virtual I

0,00 (0 votos)
Vivía en el casco antiguo de la ciudad, en un viejo piso reformado, de techos muy altos y exquisita decoración, todo muy ordenado y limpio, me invitó a entrar a su despacho, donde tenía ciento y un trastos, revistas de informática y su herramienta de trabajo, un Pc.

Cybernovios

0,00 (0 votos)
Nos acostamos en la cama y baje sus pantalones que traía la verdad es que tenia unas hermosas piernas, y no me espere mucho para bajar sus bragas dejándome ver a Ana en todo su esplendor estaba delicioso era bellísima ella también me quito la ropa rápidamente.

A través de la red

0,00 (0 votos)
Al poco, apareció Alberto con un albornoz y me dijo que le siguiera. Me condujo a su habitación. Estaba a oscuras y cuando acostumbré mi vista a la penumbra, pude ver la silueta de ella recortada sobre la cama. Llevaba un pequeño jersey de angora y unas braguitas blancas. Él se quitó el albornoz, se acercó a la cama, empezaron a besarse y me indico que me desvistiera.

La unión entre ellos había sido muy fuerte, necesitaba verla y estar con ella de nuevo, con lo que decidió buscarla a través de Internet

0,00 (0 votos)
Con el tiempo su recuerdo había crecido en mi memoria La extrañaba y sentía un inmenso deseo de verla, no sabía muy bien para qué ni por qué. Tal vez solo para encontrarme un día y saber de su vida, como un ejercicio de curiosidad. O más que eso: por momentos pensaba en ella como hijastra y deseaba actuar como padrastro, ayudarla en sus cosas, orientarla y apoyarla con todo cariño. En otros momentos mi deseo era distinto, como si quisiera que fuéramos amigos, simplemente muy buenos amigos disfrutando de las cosas lindas y puras que tiene la vida.

Con mi novia y una amiga

0,00 (0 votos)
Ya que mi novia estudia en otro pais, hemos aprendido a mantener viva la llama de nuestra pasion y nuestro amor con novedosas practicas que dan rienda suelta a nuestra capacidad sexual y nos mantienen unidos y muy cachondos.