En mi closet III

En mi closet III

Espero que hayan leído mis historias anteriores (II y I).

Bueno en ellas le conté como mi novia me había cambiado por otro en mi propia casa mientras yo estaba en mi closet observando, luego ella muy atrevidamente me restregó por la cara su machote y termine siendo su criada, la historia que les traigo ahora es acerca de lo que paso después del fin de semana siguiente a las dos historias anteriores.

Vanesa me llamaba casi todos los fines de semana para que la fuera a recoger a su casa y aun que yo la invitaba antes y ella salía supuestamente conmigo, ella me decía que paráramos en una esquina, a veces en una bomba para que Carlos la recogiera, el veía que yo, muy sumiso iba a dejarle a mi novia para que el se la follara casi todos los fines de semana, hasta un día tuve que dejarla en un motel, tuve que entrar porque ella no podía entrar sola, cuando entré al garaje ella me iba a despedir, pero al ver que no estaba el carro de Carlos me pidió que entrara con ella porque podía ser el motel equivocado, así que tendría que llevarla hasta el que era, al entrar, vimos que Carlos estaba totalmente desnudo con su trancota al aire esperándola, ella dio un grito de felicidad y se tiro a la cama, le dio un beso en la boca y de inmediato se puso a mamar ese enorme pedazo de carne que ya estaba parado aun antes que llegáramos, el me hizo señas con la mano que me fuera y yo muy obediente salí, en ese momento, el me llamo y me dijo que le dejara el auto que el de el estaba en el taller, que el lo llevaría a mi casa. Deje las llaves en un asiento y salí del motel ante la mirada burlona de los empleados que me conocían porque ya antes había ido con mi novia a ese lugar.

Un día Vanesa me llamo, cosa que era muy rara porque desde que andaba con Carlos ya no se preocupaba para nada de mi y solo me usaba para poder salir de su casa.

Me hablo muy amablemente pero al final me dijo que me llamaba porque necesitaba un favor, que Carlos tenia una fantasía, que lo quería hacer como la primera vez, en mi casa y con el carbón metido en el closet para darle mas realismo, yo acepte, pero tendrían que esperar a que mi casa estuviera sola.

No fue mucho tiempo a los dos días mi mama me dijo que mi padre saldría en un viaje de negocios y mi mama se iría todo el día a un ciclo paseo muy lejos y se tardaría todo el día, mi mama sale mucho y hace mucho ejercicio , es una mujer muy joven y aun que mi papa le lleva unos diez años, lo quiere mucho, ella es un mujer muy activa y mis amigos dicen que esta buenísima a sus 38años, me había tenido muy joven y había recuperado su figura muy fácil a causa de los constantes ciclo paseos y una rutina diaria de gimnasio.

Llame de inmediato a Vanesa ya que tarde o temprano se daría cuenta y no me lo perdonaría si se lo ocultase, tiene muy buena relación con mi mama y hasta van juntas al mismo gimnasio.

Todo quedo planeado, esa mañana mi mama salió con su ropa deportiva, una licra y un body muy sugestivo que le dejaba sus grandes (y paradas a pesar de su edad )tetas prácticamente al aire, me pegunto porque Vanesa no la acompañaba al ciclo paseo y yo dije que era que tenia muchas cosas que hacer, ella sonrió y se marcho en su bicicleta.

Rato después fui por Vanesa y me dijo que recogiéramos a Carlos, lo recogí y ella se paso al asiento de atrás donde el iba. Me dejaron como su chofer mientras ellos se tanteaban y se besaban como locos, cuando yo volteaba o los espiaba por el retrovisor, el se detenía y me golpeaba la cabeza, ella reía y volvían a lo suyo.

Cuando llegamos a la casa, nos pusimos en marcha con la tranquilidad que da la soledad, yo me metí dentro del closet, pero entes le serví jugo a Carlos, el me lo agradeció con una patada. Cuando entre al closet, ellos comenzaron con lo suyo.

Primero ella se le sentó en las piernas y comenzó a quitarle la camisa con besos muy tiernos pero a la vez sensuales que iban subiendo poco a poco por su pecho hasta llegar a su boca, el estaba mas fornido creo y la acariciaba con sus fuertes brazos, la desnudo en un santiamén y comenzó a chuparle los pezoncitos tan ricos que hacia tiempo yo no veía, ella se movía muy rico y le ofrecía su cuquita para que se la chupara, el se acostó en la cama y ella se le sentó encima de la cara, ella se movía circularmente y el movía la lengua de una manera impresionante poniéndola a gritar.

Después de mucho mueve mueve, ella se levanto y el se movió hasta el cabezal de la cama, el dijo entre sonrisas:

«Que es lo que mas le gusta a mi niña??!!» ella señalo tiernamente el bulto que se le hacia en sus shorts entonces el dijo

«Pues venga por el» ella comenzó a bajar sus shorts con dificultad a causa de lo que ustedes ya conocen, de repente salió ese trozo de carne mas parado que nunca y ella sin pensarlo dos veces se prendió de el como desesperada, lo besaba, lo mordía como si no lo hubiera tenido en días, el, como pudo se quito los shorts para poder abrir bien las piernas y que ella lo besara debajo de las guevas que era donde según el mas rico la sentía.

Así siguieron un rato, cuando oí unos ruidos en la sala, ¡No podía ser era mi mama ¡que venia diciendo no se que cosas acerca de la cancelación del ciclo paseo, ellos por estar en su morreo no la escucharon, pero yo si, intente salir a cerrar la puerta de mi cuarto, pero ya era muy tarde, mi adorada madre ya estaba en el marco de la puerta con una cara de asombro y pánico que no puedo describir, en efecto ya era demasiado tarde y no podía salir de mi escondite, ella grito:

«Vanesa!!! Pero niña que estas haciendo» dijo al comprobar que el dueño de esa acción no era yo.

Vanesa se levanto y se cubrió como pudo con una sabana, se sentó al borde de la cama y no respondió nada, mi mama miraba espantada la escena, se sentó en una silla y lo primero que dijo después de volver de su shock fue

«Donde esta mi hijo» Vanesa, que obviamente sabia que yo estaba asustadísimo con la situación, por fin pensó en mi o en ella misma, quien sabe, dijo que yo había salido donde un amigo y que la había dejado cuidando la casa, que su amigo había venido a estudiar y que ella no pudo soportar la tentación.

Estas ultimas palabras quedaron sonando en mi cabeza y en la de mi mama que en ese instante miro a Carlos que había quedado olvidado ante el estupor de la situación, lo miró de arriba hasta la mitad ya que estaba sentado, con los pies estirados sobre mi cama y aun sin cubrir con esa morcillota casi flácida pero aun manteniendo sus increíbles dimensiones de largo y diámetro, cuando mi mama vio esa cosa se detuvo allí un instante, volvió la mirada a Vanesa, se quedo viendo a los dos, los miraba en intervalos de tiempo casi iguales moviendo la cabeza, con su cara de asombro y estupor, yo, como esperando a que estallara y los echara a los dos a patadas, así, después de un descuido de ella yo podría salir y volver al rato para que ella me contara y yo hacerme el ofendido e ir a terminar con toda esta payasada, mi mama abrió la boca, según yo para decir lo que esperaba, pero dijo:

«Que no aguantaste la tentación hija?» Vanesa movió la cabeza de lado a lado lentamente y mi mama dijo:

«Pues sabes que hay tentaciones muy grandes en la vida y no te culpo por ser débil ante semejante espectáculo, además, quien soy yo para privare de semejantes placeres»

No podía creer que mi mama estuviera diciendo eso, les estaba dando la bendición para que lo hicieran en mi cama, claro que yo también había hecho lo mismo, pero era mi propia madre la que permitía que me hicieran el cornudo en mi propia casa.

El muy cabrón de Carlos comenzó a sonreír sin dejar de mirar a mi mama, con una mano se comenzó a tocar la polla y con la otra acerco a Vanesa que estaba en el borde de la cama, ella indecisa se acerco y a medida que fue tomando confianza continuo con la mamada, mi madre que no dejaba de mirarlos se acomodo en el asiento, ahora éramos dos espectadores de un circo interminable, lastimosamente yo no podía salir y delatarme, después de un rato de una mamada nerviosa de mi novia ante la vista de su suegra, el hp de Carlos le dijo a Vanesa

«Y es que no le vas a dar una pruebita del manjar que te estas comiendo a tu suegra?» Vanesa miró a mi mama y le ofreció el trozo de carne como quien ofrece un refresco, mi mama se acerco a la cama lentamente y sentada en el borde comenzó a acariciar el glande rojo y baboso, Carlos sonreía y me miraba de reojo para que mi mama no sospechara que su hijo la estaba viendo volverse puta y una de las peores al compartir cama con la novia de su hijo, mi mama siguió acariciando como indecisa, pero Carlos le dio una ayudadita ante la mirada atenta de mi novia que esperaba desnudita de rodillas en la cama. Carlos la tomo de la nuca y lentamente la acerco a su glande, ella como un cordero se dejo llevar hasta que su boca rozó la punta, entonces abrió los labios y dejo que el venosos trozo de humanidad de Carlos entrara en su boca, aquella masa de carne entro y salió varias veces de la boca de mi mama, cada vez mas rápido, pero sin dejar de pasar sus labios y su lengua por cada pedazo que recorría su boca, Carlos le dirigía el ritmo y después de un rato ella comenzó a mover la cabeza en forma de trompo, primero muy lentamente, pero después aumento hasta que su movimiento circular acompasaba perfecto con la guía vertical que le daba Carlos, mientras tanto Vanesa los miraba de espalda a mi, me imagino que se estaba metiendo los deditos como ella hacia cuando yo la dejaba insatisfecha.

Después de casi 20 minutos de turnarse el pedazo de carne y compartirlo como hermanas mi mama decidió cederlo por fin y lo despidió con un sonoro concierto de besos y lambetazos, Vanesa lo agarro gustosa y mi mama subió a la boca de Carlos, este la beso tiernamente y comenzó a desnudarla.

Le quito el body, la licra, los bra deportivos y por ultimo un cachetero que yo le había regalado para ir al gimnasio, Carlos la manejaba a su gusto. Carlos le dijo ente susurros

«Eres una suegra muy permisiva, que diría tu hijo si te viera,» ella respondió mientras el la acariciaba y la besaba toda.

«Que soy una puta entregada al mejor hombre del mundo!!!!»y terminó con un grito mientras el subía su cuquita a la altura de su boca

«Hazme tu puta, quiero ser tu puta, no me importa compartirte con mi nuera haznos tus esclavas» el le pasó la lengua varias veces pero no aguanto mas y retiro a Vanesa de su verga y tomando a mi mama por la cintura la dejo caer con toda sus fuerzas sobre el derecho y duro pollón, mi mama dio un grito grandísimo, se aferró a el y después de un rato se comenzó a mover circularmente, arriba y abajo.

Después la acostó sin sacarle la tranca que la tenia gozando e hizo que mi novia se acostara encima de ella , comenzó a embestirlas, primero a una y después a la otra, primero guiaba la verga con las manos, pero después cada cuca llamaba a la verga como un imán cuando le tocaba su turno, el entraba y salía de cada una mientras les decía que eran hermanitas de polla y que la iban a compartir, porque era injusto que semejante trozo estuviera para una sola, ellas decían que si y jadeaban creo que tuvieron un orgasmo simultaneo cuando las llamo «hermanitas de polla».

Después puso a mi mama en cuatro, pensaba que le iba a dar por el culo, ella lo pedía a gritos pero el lo tiene reservado para la segunda función, se la comenzó a follar mientras mi novia abajo esperaba que el la sacara para mamársela un buen rato hasta que mi mama pedía mas entonces mi novia se encargaba de introducirla la mojada y jugosa verga en las entrañas de mi madre, de donde yo había nacido.

El ritmo acelero y las mujeres gritaban como locas, sobretodo mi mama que estaba recibiendo la mejor parte, el dio un grito y se vino a mares en la cuca de mi mama, después la saco y siguió repartiendo leche, la cual mi novia se trago, las dos siguieron chupando y esa cosa nada que se dormía, mi novia se le sentó encima y así estuvieron turnándose el falo que no dormía, llegó la hora de almorzar y no paraban, el se vino 5 veces y siempre con la misma intensidad, solo que con menos leche, después se quedaron dormidos y yo aproveche para salir, volví casi a las 8 de la noche y cuando entre, mi mama estaba recostada, me dijo que tenia jaqueca que le trajera un analgésico, yo se lo lleve, al fin y al cabo es mi mama y la quiero, pero no la podré ver con los mismos ojos.

Respecto a Carlos, se convirtió en dueño de mi vida, se come lo que yo mas quiero y lo peor es que ellas obedecen a todo lo que el les dice, hay muchas mas cosas pero se las cuento después.

Continúa la serie << En mi closet II

Otros relatos eróticos de raulcastro:

¿Qué te ha parecido el relato?