Una amiga de mi hermana me pilla masturbándome y termino follándome a las dos

Una amiga de mi hermana me pilla masturbándome y termino follándome a las dos

Soy un chico de 17 años, moreno, pelo corto, alto, etc.

Una tarde como otras muchas, estaba solo en mi casa.

Me acosté en el sofá y me empecé a masturbar, llevaba un rato masturbándome cuando de repente se abrió la puerta de casa y tras ella apareció el rostro de una amiga de mi hermana, se llama Alba, tiene aproximadamente 22 años, es morena de estatura media, pelo liso a la altura de los hombros, tetas no muy grandes pero tampoco pequeñas pero muy bien puestas.

Bueno el caso es que entro en casa (me supongo que estaría la puerta abierta), y me pilló en pleno acto de masturbación, por lo que rápidamente me subí los pantalones.

A mi se me caía la cara de vergüenza al pensar que una amiga de mi hermana me había pillado masturbándome.

Entonces me apresuré y me puse en pie y de mi salió un disimulado «hola», a lo que ella contestó » cómo te encuentras».

Yo me quedé parado al escuchar esa frase en tono de juego conmigo.

No salió ni una sola palabra de mi hasta que ella dijo:

Tranquilo, no te preocupes, eso es normal en un chico.

Esas palabras me hicieron relajarme un poco, ya que me encontraba muy tenso ante esa situación.

La miré y me reí un poco ya que no sabía que decir.

Entonces ella se acercó a mi me cogió por el brazo y dijo:

Venga anda saca esa gran polla que la tienes que parece que va a estallar.

En ese instante ni me lo pensé y me quité los pantalones, entonces mi polla quedó liberada y muy grande.

Ella me empujó hacia el sofá y me sentó, entonces me agarró la polla y se la metió en la boca y comenzó a chupármela.

Yo estaba en la gloria y estaba a punto de correrme, Alba se dio cuenta de la situación y paró, entonces se comenzó a quitar la falda y las bragas hasta que se quedó totalmente desnuda.

Puso su coño empapadito sobre mi boca y le metí mi lengua, ella emitía gemidos que hacía que yo aumentara mi velocidad con la lengua hasta que ella dijo:

Venga cabrón fóllame ya! métemela hasta el fondo!

Entonces se subió encima de mi y empezó a cabalgar a gran velocidad, ella gemía pero continuaba a gran ritmo, hasta que de repente se abrió de nuevo la puerta de casa.

Era mi hermana, se llama Yaiza, era de pelo castaño claro, liso, grandes tetas y aunque un poquito gorda estaba muy bien.

Alba paró y se puso de pie y se acercó a mi hermana y comenzó a besarla, esa situación me daba mucho morbo, entonces mi hermana se arrodilló frente a mi y comenzó a chupármela mientras Alba le comía todo su coñito.

Al cabo de un rato así se acostó boca arriba en el sofá y comencé a follarla, primero despacio para que su coñito se adaptara y cada vez más rápido hasta que estaba a punto de correrme y se lo hice, por lo que se separó y se colocaron las dos en frente de mi de rodillas y comenzaron a chupar las dos cambiando de boca en boca a cada rato hasta que no aguanté más y descargue toda mi leche sobre sus bocas, se tragaron toda mi leche sin dejar rastro alguno, después me la limpiaron y nos vestimos.

Nunca pensé que podía follarme a mi hermana y a su amiga.

Repetimos esto casi todos los fines de semana y ya mi hermana se ha follado a un amigo mio mientra yo me masturbaba, esa es otra historia.

¿Qué te ha parecido el relato?