Dos personas en un coche en el polígono

Dos personas en un coche en el polígono

Era un domingo de julio sobre las 22:00, montábamos en mi coche mi novia y yo e íbamos ya de retirada hacia su casa, habíamos pasado todo el día en la playa y yo iba un poco caliente después de pasarme todo el día viendo como todos los hombres miraban el cuerpo de mi novia que solía hacer top-lees siempre que iba a la playa conmigo, ella sabe que a mi me da mucho morbo ver como todos la miran.

Carla que es así como se llama mi novia tiene un cuerpo no muy espectacular pero muy bien formado, es de pelo moreno y tez morena, 1.65 de alto y 90 de pecho una cinturita deliciosa y un culito mas bien respingón, típica latina.

Al pasar cerca de un polígono industrial donde las calles son bastante oscuras y tranquilas, ya antes habíamos estado en ese polígono y ya teníamos un sitio preferido, le pregunte si tenia ganas de jugar un poquito y ella me asintió con una mirada muy morbosa que hizo que me pusiera mas caliente todavía, en ese momento alzo las piernas apoyándolas en el salpicadero y comenzó a quitarse las braguitas tocándose y diciéndome:

-Espabila que estoy muy caliente.

Todo eso lo hacia mirándome a los ojos como una gatita en celo, estaba claro que me lo iba a pasar muy bien, yo acelere la marcha y llegamos a nuestro lugar preferido, aparque el coche detrás de unos árboles que habían, apague el motor y comencé a besarla y a tocarle las tetas apretándolas en mi mano, al poco rato nos fuimos a la parte trasera del coche tirando los asientos delanteros hacia delante y continuamos besándonos y tocándonos, yo tenia mi mano en su sexo y notaba la gran humedad que había dentro de esa dulce cueva, ella me masturbaba a mi agarrándome bien fuerte la polla como a mi me gusta y me pajeaba con un fuerte ritmo, ella agacho su cabeza con la intención de lamerme bien mi polla y yo la deje hacer, empezó suavemente acariciando con su lengua toda la extensión de mi miembro entreteniéndose en mi glande que lo lamía como si de un helado fuera metiéndoselo dentro de la boca y apretando con sus labios carnosos, yo estaba en el paraíso mientras seguía tocando su sexo metiendo ya dos dedos dentro y masturbándola al ritmo que ella me chupaba.

Cuando alce mi cabeza contemple que había una persona mirando a 10 metros mas o menos del coche y no paraba de mirarnos lo que hacíamos, cuando se dio cuenta de que yo le miraba gesticulando me dijo que no pasaba nada que solo quería mirar, yo estaba un poco asustado y no me fiaba mucho, el en cambio estaba tranquilo mirando como mi novia seguía chupándomela y empezaba a tocarse su paquete, yo en vez de pararlo todo y salir corriendo con el coche me quede inmóvil disfrutando de la situación, sentía un morbo jamás sentido antes, nada que ver con el que sentía en la playa cuando todos miraban a mi novia, y no le dije nada a ella, le deje que siguiera chupando, yo estaba gozando muchísimo, cuando Carla se levanto y me dijo que la penetrara ya que no aguantaba mas, le hice caso y sin avisarle que el hombre estaba allí se monto encima mío mirándome a la cara y empezó a metérsela dentro poco a poco como le gusta a ella disfrutando cada milímetro de mi polla una vez que la tenia toda dentro empezó a cabalgar ansiosamente, yo miraba de reojo al hombre que cada vez estaba mas cerca y ya tenia su polla entre las manos tocándose sin ningún tapujo, en ese momento le dije a Carla.

-Sabes que hay un tío que se esta pajeando a nuestra salud.

-Pues déjale que disfrute- me dijo sin importarle nada lo que pasaba fuera, yo me quede muy sorprendido y le pregunte que si no le importaba que mirara y me dijo que en ese momento le daba igual todo, ante mi estupefacción no se me ocurrió otra cosa que decirle al hombre que se acercara un poco mas, el no lo dudo y sonriendo se acerco apoyándose al coche mientras seguía masturbándose, yo le dije a Carla que le mirara que me gustaría mucho ver la cara de Carla mirando a un tío mientras estaba follando, no lo dudo y le miro tocándose las tetas y pellizcándose los pezones, aquello me puso a tope e irremediablemente descargué todo mi semen dentro de Carla gimiendo de placer ella se la saco y agachando su boca me la limpio toda con la lengua tragándose los restos de semen que quedaba, pasado unos segundo el hombre pico a la ventana y con 500 € en la mano me dijo que bajara la ventana que quería decirnos algo, yo la baje un poco y le pregunte que que quería, me dijo que me daba 500€ si dejaba tocar a Carla mientras el se masturbaba, yo me quede perplejo y mirando a Carla le pregunte con la mirada ella asintió con la cabeza, le pregunte si estaba segura y me dijo que si solo era tocar si, el hombre lo juro y lo perjuro que solo quería tocarla, y Carla cogiendo el billete dijo Trato hecho.

Acabe de bajar la ventanilla y el hombre sin pensarlo dos veces metió una mano por la ventana y empezó a tocar las tetas de Carla que estaba sentada justo al lado de la ventanilla desnuda , el hombre bajo la mano y toco los muslos de Carla suavemente metiendo la mano por entre los muslos instintivamente Carla abrió las piernas y se acomodo en esa posición, el hombre se interesaba mas en tocar a Carla que en masturbarse pues con la otra mano manoseaba las tetas de Carla, subió la mano que tenia en los muslos y alcanzó el sexo de mi novia que debería estar empapado por que nada mas meter la mano el hombre la subió para olerla y chuparla y se veía completamente mojada, una vez saboreado el sabor de Carla prosiguió ya metiendo algún dedo dentro con el afán de masturbarla, Carla empezó a jadear y gemir y el hombre al verla prosiguió con su tarea con mas esmero Carla no dejaba de gemir y en un momento Carla alzo la mano y cogió la polla del hombre masturbándolo a el, yo estaba allí sentado al lado de ella muy empalmado y alucinando por la respuesta de Carla, el hombre seguía tocándola y miraba como la mano de mi novia le masturbaba, en ese momento le dijo cariño chúpala y Carla sin pensarlo mas se acerco y empezó a mamar aquella polla extraña para ella, al poco rato el tío mirándome me dijo: Por cuanto me dejas follármela, y yo le dije que por 500 mas el no se lo pensó y me sacando la mano de las tetas de Carla alcanzo su cartera me la lanzo y me dijo cógelas tu mismo, abrió la puerta del coche y se metió dentro como el coche era de tres puertas al entrar se encontró en una posición idónea a Carla para poder tirársela sin ningún problema, yo saque un preservativo de mi cartera y se lo di al hombre que con una movimiento rápido se lo puso en un santiamén, no espero mas y empezó a metérsela a Carla , ella estaba disfrutando un montón por que no paraba de gemir, movió su mano y empezó a masturbarme a mi, mirándome a la cara y sonriendo con una mirada que jamás había visto yo en la cara de mi novia, el hombre siguió empujando y al poco rato empezó a hacerlo con mas fuerza e intensidad, estaba a punto y efectivamente empezó a jadear y a ralentizar el movimiento, cuando se sereno la saco de dentro de Carla y mirándonos nos dijo, chavales a sido fantástico y mirándole a ella le dijo guapa estas muy buena y eres muy golosa , te felicito por que no hay muchas como tu, te lo aseguro.

El hombre se quito el preservativo, cogió la cartera y poniéndose los pantalones salió del coche, se los abrocho y arreglándose las ropas se fue marchando sin girarse y sin decirnos nada, se metió por dentro de unos arbustos y desapareció, yo me quede mirando a Carla y ella a mi, nos abrazamos y nos pusimos a reír , no se de que reíamos supongo que era una forma de liberalizar los nervios y la tensión de lo acontecido, nos vestimos y marchamos charlando de lo ocurrido por todo el camino, de momento no hemos podido ir de nuevo a ese sitio pero supongo que no tardaremos mucho en volver a ir, porque tanto yo como Carla quedamos muy contentos de la experiencia vivida.

¿Qué te ha parecido el relato?