Por fin!

Mi nombre es Joed, soy un chavo de 22 años de México, D.F., desde hace tiempo he tenido interés en la dominación, pero siendo yo el objeto de placer, jamás me imaginé que sería realidad esto al conocer a mi amo por medio de un chat.

Estábamos hablando por chat, yo me metí con el nick de sexslave buscando a alguien que m gustara para dominarme, siendo varios mis intentos y mis fracasos.

Por fin un jueves conocí a Alfonso, estuvimos chateando, obviamente la conversación fue caliente y yo estaba excitadísimo, hasta que nos dimos cuenta de que vivíamos muy cerca y me ordenó vernos…

Yo mido 1.85, piel apiñonada, ojos miel, cabello negro, de cuerpo soy regular, semidelgado y medio velludo, estoy bien en cuanto a nalgas y demás se refiere.

Cuando llegué me ordenó mi primera tarea, masturbarme diario analmente, también aprovechó para agarrarme las nalgas en plena calle, y me puso mi mano sobre su verga que estaba muy erecta también.

Una semana después nos vimos, lo primero que hicimos fue que me ordenó ponerme a cuatro patas, me hizo seguirlo a su habitación donde me repitió varias veces “Eres mi objeto, te voy a usar para lo que se me ocurra” a lo que yo respondí “si amo”.

Inmediatamente ordenó desnudarme por completo, mi verga estaba por reventar y goteando de la excitación, me acercó a su ingle me apretó la cara contra su pene, ordenándome que le desabrochara el pantalón y me la tragara completa, yo nunca había hecho algo así peor lo intenté, mi amo gozaba de placer mientras con su cinturón me daba azotes e las nalgas y piernas.

Cuando sintió que iba a venirse (eso supongo) se sentó sobre la cama, ordenándome que me pusiera boca abajo en sus rodillas, así lo hice y comenzaron las nalgadas. Me dio 20 en cada nalga, sentía que tenía algo muy caliente ahí, mientras mi amo me dijo “Comienza a masturbarte como te ordené que hicieras” eso comencé a hacer mientras él salió a hablar por teléfono.

Regresó y siguió jugando conmigo, me metió dedos en el ano, me pellizco y pegó en la verga y huevos, me hizo lamerle su ano.

Todo eso era algo que yo mas o menos esperaba, pero escuché el timbre de su casa, quise ir por mi ropa, peor me ordenó quedarme así, fue a abrir, era una chava muy guapa, algo gordita, peor sin duda muy bien.

Ella entró directamente a verme, y le dijo a mi amo “bueno, hay que comenzar bien” Me ataron de pies y manos quedando obligadamente boca abajo, como si estuviera hincado pero con los brazos también hasta el suelo, con mi ano totalmente expuesto.

Ella comenzó a masturbarme, cuando yo estaba muy bien sintiendo ese placer, sentí como mi amo puso algo frío en mi ano, nunca me habían penetrado, aunque si me había masturbado con varias cosas siempre he sabido que soy estrecho.

La chava se puso frente a mi y me orinó la cabeza, mientras que mi amo se colocó y me metió su pene totalmente, mientras lo hacía, su amiga se rió y fue por una cerveza, , para cuando regresó mi amo ya había sacado su pene de mi, sin haberse venido, y solo estaba viéndome mientras me daba mas cinturonazos, ella llegó me desató y me ordenaron quedarme en cuatro con la espalda derecha, entonces me usaron como mesa.

Primero fue para que ella pusiera su cerveza sobre mi y mi amo sus pies. Pero después mi amo comenzó a coger con ella acostada sobre mi espalda, cuando acabaron mi amo tiró su leche al suelo y me ordenó limpiar. Así lo hice.

Una vez mas mi amo me penetró mientras la chava me obligaba a lamerle el coño y el ano, esta vez él si se vino en mis nalgas, me ordenó no limpiarme, se quedó con mis bóxers y me ordenó ponerme así el pantalón y la playera.

Para este momento creí que todo había acabado, mi amo me ordenó observar mientras la chica se masturbaba, yo estaba al punto de venirme, entonces llevaron una copa…

Mi amo me ordenó que me viniera en la copa, me saqué lña verga y comencé a masturbarme hasta que logré el orgasmo, después me ordenó beber de ella, a lo cual de principio me rehusé. “Eso te va a costar un castigo” me dijo, tuve que hacerlo y bebí mi sémen, entonces una vez mas mi amo se la sacó y me ordenó que se la chupara, así lo hice hasta que se vino en mi cara.

Me ordenó no limpiarme y salir de su casa así para regresar a la mía.

La vergüenza y humillación de ese día fueron de gran fuerza sobre mi, pero también mi excitación, varias veces nos vimos mi amo y yo, varias veces invitaba a mas de tres amigos a jugar con mi cuerpo para el placer de ellos.

Sin embargo mi amo se mudó a Guadalajara, y pese a que intentábamos órdenes por internet, poco a poco se fue perdiendo la comunicación.