Teresa

Teresa

Desde que me case, mi esposo apenas si me hace el amor una vez al mes: la verdad yo siempre he sido muy cachonda, y esto me tenía desesperada. 16 años de casada me tenían totalmente insatisfecha y yo a mis 38 años estaba deseosa de mas placer; mi esposo Alejandro era un aburrido de lo peor, nunca entendí ese desprecio que tenia por el sexo, le parecía malo y un pecado; yo no se como fue que tuve dos hijos con el, la primera fue Daniela y fue después de un año de casada, ahora tiene 15; y mi hijo Alex de verdad que fue un milagro, pues el sexo hace 13 años era escaso con mi marido; así pues mi vida era de lo mas aburrida.

Después de tantos años de insatisfacción, mi primer acierto fue entrar a Internet; ahí conocí a muchos hombres, muchos de ellos interesados en mi, porque a esta edad aun tengo buen cuerpo y de cara siempre he sido agraciada; tanta era mi calentura que me hice cibernovia de una persona de una ciudad muy cercana a la mía, el se llamaba Javier y tenia en ese entonces 35 años, tres menos que yo; nuestra relación fue en aumento, así que a la menor posibilidad lo visite deseosa de encontrar en el al hombre que me llenara; Javier aunque no era un adonis me encantaba, y el sexo era fabuloso, me volvía loca; nada mas de hablar con el por teléfono me mojaba tremendamente.

Nuestra relación era esporádica, así que el decidió cambiar de trabajo y mudarse a mi ciudad; el sexo era de lo mejor y ahora que tenia ración de polla por semana yo estaba de lo mas alegre; Javier que es de lo mas atrevido, se hizo amigo de mi esposo y de toda mi familia, decía que era lo mejor para guardar las apariencias, mi hermano Mario con su misma edad, era su acompañante en las incontables fiestas a las que el acudía.

La vida era fantástica para mi, aunque el se veía raro; varias veces me comento en la cama mientras que me cogía, que yo debería de buscarme otro, alguien que me diera lo que el no podía darme, puesto que algún día se regresaría a su ciudad y yo me quedaría sola; esto me aterraba, volver a la misma vida sin sexo, jamás, primero muerta.

Sexualmente yo era la esclava de Javier, el hacia conmigo lo que le daba gana, me decía su perra, su puta, y yo le obedecía gustosa; muchas veces lo hicimos en lugares públicos y otras tantas me dijo que algún día me llevaría a otra persona para que yo le diera placer también.

Un día a finales de año mientras cogíamos en un motel, me ato de manos a la cama y me vendo la cara para que no pudiera ver, esto me excito, pues era una de mis fantasías.

¿te gusta que te amarre teresa?- pregunto a mi oído.

Si corazón, hazme lo que tu quieras, mi vida-

¿lo que yo quiera corazón?-

si chiquito, lo que tu quieras- el respondió metiendo su polla de un solo golpe en mi lubricada vagina.

Aaaaaaaaarrrrgggggggg….así corazón metemela-

¿así te gusta mi perrita?-

si…mmmmm…así…-

eres mi perrita?-

– si….soy tu perrita, soy tu puta, soy lo que tu quieras, pero sígueme cogiendo así.- sus embestidas eran cada vez con mas fuerza, yo me había corrido ya dos veces y sentía su trozo de carne dentro de mi llenándome

perrita-

dime corazón-

te tengo una sorpresa chiquita-

que cosa corazón- el saco su miembro de mi, se levanto de la cama, y escuche que abría la puerta del cuarto

Javier que haces mi vida?- pregunte

– nada teresa, te tengo una sorpresa, tu espérate- yo no sabia que estaba haciendo, pensé que habría comprado algún juguete para utilizarlo conmigo, no era la primera vez que lo hacia, así que espere; yo me moría de deseos de saber que hacia, además me urgía su polla en mi vagina; después de unos minutos sentí como subía a la cama de nuevo

vamos a ver que tal te parece lo que voy a hacer contigo corazón-

si chiquito has lo que quieras con tu puta- me volvió a penetrar de un solo golpe

dioooooooooosssssss Jaaaaaavieeeeer… que hiciste me matas… arggggg-

¿no te gusta teresita?-

– siiiiiiiiiiiiiii… me vuelves loca, siento como me llena toda, la siento mucho mas grande corazón, argggggggg… ¿Qué me haces Javier?… OH diosssssss… ¿Qué te hiciste?… arggggggggg… ¿Qué me haces?… me matas – Javier me estaba cogiendo con toda su fuerza, no se como, pero su polla ahora era enorme y me llenaba toda, me sentía en las nubes.

¿te gusta como te cojo perrita?

– Siiiiiiiiiiiiii… siiiiiiiiiiiii… me fascina, me estas matando… y me encanta- después de varios minutos de un intenso mete y saca, y después de venirme dos veces, me dijo al oído

– Ahora quiero darte por el culo Tere, te voy a desamarrar las manos pero quiero que me obedezcas corazón-

Si chiquito soy tu esclava- me desamarro las manos y me puso boca abajo en la cama-

Ahora quiero que te pongas a cuatro patas y que no te muevas, ni utilices tus manos para tocarme-

Si corazón pero cógeme fuerte chiquito- me puso vaselina en el culo, después metió un dedo, luego dos, luego tres; yo me sentía morir, cuando ya estaba lista me puso la polla en el ano y empezó a meterla despacito

Nooooooooooo… no corazón me duele mucho- le grite alarmada

Te va a gustar-

Nooooooo… hoy la siento muy grande.- Javier dio un empujón y yo solo apreté los labios para no gritar del dolor, hoy parecía que me iba a romper el ano

Vez como si entra teresa

Siiiii… si entra-

Deja te la meto toda corazón- no acabo de decir esto y el ultimo tramo de su polla se deposito en mi culo

Argggggggggggggg… me rompes el culo chiquito hermoso-

Ahora si eres mi perrita-

Si, soy tu perrita-

Eres mi puta- y empezó un mete saca despacio, que se fue acelerando, cada vez lo hacia con mayor fuerza

Meeeeee… rompes… me vuelves loca corazón.- yo no se que había hecho Javier, pero era la mejor cogida que me habían dado en mi vida, nunca había gozado tanto

¿Quieres que te quite la venda chiquita?-

Si corazón quiero ver como me la metes- acerco sus manos y me quito la venda, tarde unos segundos en acostumbrarme a la luz, pero lo que vi me cambio la vida por el resto de mis días. La vista se me fue aclarando mientras veía un rostro conocido dándome por el culo

¿te gusta como te coge tu hermano teresa?-las palabras de Javier me lo aclararon todo, la imagen de Mario enculándome fue brutal, mis ojos se llenaron de lagrimas

NOOOOOOOOOOO… MARIOOOOOOO NOOOOOOO…- intente moverme pero no pude, estaba totalmente penetrada por mi hermano menor

Mario… no por favor soy tu hermana… nooooo- susurre sin fuerzas

chiquita pero si te estaba gustando tanto corazón, dijo Javier-

Javier… noooooo… -le dije llorando, clave la cara entre la almohadas, no podía ser cierto mi propio hermano me estaba dando por el culo y lo peor es que… ¡ME FASCINABA!; ¡oh dios era mi hermano!, estaba avergonzada y excitada al mismo tiempo

vamos Tere no digas que no te gusta, te lo noto- dijo Mario, mientras me siguió penetrando con violencia

si le gusta a tu hermana Mario, notas que ya no se resiste- dijo Javier, al escuchar esto, reaccione como poseída y levante la cara y grite

SIIIIIIIIIII… SI ME GUSTA CABRON… PARTELE EL CULO A TU HERMANITA… DESGRACIADO

Vez dale duro Mario- dijo Javier, Mario me penetro hasta el fondo con fuerza, mientras con sus manos me agarraba de las caderas

Eres también mi puta hermanita?- pregunto Mario

Siiiiiiiiiiiii tu hermanita putaaaaaaa… argggg- le dije

Me encanta tu culo teresa- me dijo mi hermano al oído

Y TU ME VUELVES LOCA CABRON- grite, mi hermano acelero su cogida

Me voy a venir hermanita- grito Mario

Vente en mi boca cabrón- mi hermano saco su enorme polla y yo me la metí en la boca como pude, lo masturbe mientras lo miraba a los ojos, hasta que el se vino en mi boca, me trague toda su leche, y fue la mas sabrosa que he probado en mi vida, en realidad no se porque, seria el morbo de saber que era de mi hermano

Te gusto tu sorpresa teresa?- pregunto Javier

Si, mucho, no sabes cuanto- conteste para después seguir chupando la polla de mi hermano

Te dije que le iba a gustar Mario- dijo Javier

Que bueno, a mi también me encanto, estas bien buena Tere- dijo Mario; yo seguí chupando hasta que se puso de nuevo dura como piedra

Ahora me toca, que me la metas y poder verte Mario- le dije

Cógete a tu perrita- le dije a mi hermanito mientras le besaba en la boca

Claro corazón- contesto, mientras me tiro a la cama y abr las piernas, el se puso delante de mi, y me penetro brutalmente con ese tremendo pollón que tiene

Bueno, creo que es mi despedida Tere, me voy a mi ciudad, yo ya cumplí consiguiéndote un buen amante- dijo Javier mientras se retiraba del cuarto

Adiós Javier, me has hecho la mujer mas feliz del mundo-después de esto, mi hermano me siguió cogiendo toda la tarde.

Desde ese día las cosas no pudieron ser mas felices, tenia verga a diario y nadie sospechaba de las reuniones con mi hermano; con Mario el sexo fue el mejor del mundo siempre, su polla de 27 cm. me hacia siempre feliz y su lengua me volvía loca, ustedes saben, una buena lengua no tiene precio.

La relación con mi hermano sigue hasta este momento y mi esposo sigue siendo el mismo aburrido de siempre, por mi parte solo me queda agradecerle a Javier por presentarme la verga de mi hermano.

¿Qué te ha parecido el relato?