Hola, este es mi primer relato y además les aclaro que no soy muy bueno para expresarme, asi que espero que les resulte agradable.

Mi relato es sobre una de mis aventuras. Más precisamente mi aventura con “mi bibliotecaria” de voz sugestiva.

Yo tengo como trabajo atender reclamos telefónicos y tratar de solucionar los problemas que presentan los usuarios.

En uno de esos reclamos, apareció la voz de una mujer, mayor, con una forma de hablar y un tono de voz muy sugerente.

Empecé a recibir algunas comunicaciones un poco más asiduas de lo normal y allí fue cuando se me encendió la lamparita de si esos llamados eran por problema verdaderos o solo para que hablaramos, ya que nuestras charlas poco tenían que ver con los problemas técnicos que yo debía resolver.

Poco a poco fuimos avanzando y así llegamos a intimar bastante, intercambiamos mails que poco a poco iban subiendo de temperatura y así fue que tuvimos nuestro primer encuentro, fue una sensación muy rara, ya que fue en su casa, cosa que hasta ese momento solo me había pasado una vez pero con una pareja que hacía un tiempo estábamos encontrándonos.

Por supuesto que despues del cafe para romper el hielo, ya que además era una noche bastante fresquita, pasé a la acción ya que ella estaba bastante dura por los nervios de la situación, que si bien no fue nada espectacular fue bastante bueno por ser la primera vez con una persona mayor que me recibía en su casa, y con una actitud bastante conservadora hacia este servidor que no se sabía muy bien que le podía llegar a hacer además de sacudirle unos buenos polvos.

Hubieron varios encuentros mas, de los cuales dos fueron los que mas recuerdo, si bien todos tuvieron alguna particularidad que los hace recordables, uno de ellos fue en su cocina, ella me recibió con una bata y nos fuimos como siempre a tomar el café de bienvenida y por supuesto termino con ella sentada en mi falda, de frente, por lo cual empezamos a hacer un precalentamiento bastante intenso, en especial porque sus pechos que si bien no son grandes, son bastante generosos y tienen un pezón duro y oscuro que me encantan, estaban a mi disposición, tanto por la posición como por la entrega que ella hacía de ellos y los aproveché para comenzar a chupárselos, mordisqueárselos y lamérselos mientras empezaba con toda la sucesión de caricias y chupones que desembocaron en que sacara mi pija que me dolía bastante, tanto por lo dura y doblada que estaba como por tener a ella encima mio, por lo cual ni siquiera se podía estirar un poco aun dentro de mi pantalón, y ni bien estuvo fuera por la bragueta, sin haberme quitado el pantalón, hice a un lado su tanga y tuvimos un polvo espectacularmente intenso para los dos, y creo que debí haber tenido en ese momento uno de los orgasmos mas placentero y una de las acabadas mas abundante, cuando terminamos quedamos los dos abrazados, con mi pija achicandose y saliéndose de su conchita que en ese momento estaba totalmente inundada por mi acabada, a tal punto estaba llena que quedo un hermoso charco de semen bajo la silla.

La otra oportunidad especial fue la noche que me dio su cola, hacia desde las primeras veces que yo le decia a mi negrita bibliotecaria que le iba a hacer la cola y ella me decia que tal vez pero que nunca se lo habían hecho y le daba miedo, por lo tanto cada vez que estábamos juntos no perdía oportunidad para, lubricante de por medio, ir jugueteando con mis dedos en su culito prieto y negro para ir acostumbrándolo a la penetración, hasta que una noche después de haber estado haciéndolo por su conchita, y como era temprano, nos quedamos los dos dormidos por un rato en su cama, en la famosa posición de la cucharita que era una fantasía que ella quería cumplir y esa vez la cumplimos, pero además de cumplir con la fantasía de ella de dormir conmigo en cucharita, también pudimos cumplir la mi fantasía, ya que después de dormitar ese ratito me desperté y como tenia justo su cola frente a mi pija, no tuve más que tomar el lubricante y poniéndome un poco en la mano, cambie el destino del mismo, y en lugar de usarlo para lubricar mis dedos, lubrique la punta de mi pija, y despues franelee un poco su virgen, apretadito y oscuro ojete y arrime mi pija a ese ojete divino.

Ella estaba semidormida, pero especialmente, estaba relajada cosa que me iba a ayudar mucho, por lo que me pegue bien a su culo y con la pija apuntada a su agujero comencé a empujarla con la mano hacia mi, y mientras le masajeaba el clítoris empezaba a hacer mas presión en su cola y de repente sentí como empezaba a entrar la cabeza de mi pija en ese culo que estaba deseando desde la primera vez. En ese momento mi “bibliotecaria preferida” dio un leve respingo que hizo que aflojara la presión.

Ella quiso comprobar que lo que estaba sintiendo realmente era mi pija y pasando su mano hacia atrás, comprobó que era mi pija en su culo lo que realmente estaba sintiendo y me dijo:

– no lo puedo creer, me la estas metiendo por el culo.

Y entonces me pidió que siguiera, cosa que hice con muchísimo placer y les puedo asegurar que fue la primer y única vez que pude tener sexo anal con una mujer sin ningún tipo de problema, ya que en ese momento que ella me lo pidió volví a retomar mis caricias a su clítoris y mi presión en su pelvis y seguí entrando en ese culo tan placentero y acogedor que me dejo entrar prácticamente de una sola vez, sin ningún tipo de problemas ni historia por parte de su dueña.

Por supuesto que una vez que lo tuvo adentro quiso comprobarlo personalmente, por lo que volvió a tantear con su mano que realmente mi pija estaba totalmente enterrada en su ojete y que mis huevos estaban pegados a los labios de su húmeda concha.

Luego estar un momento así quietos con mi pija en su culo me dio permiso para que le diera bomba y asi fue, tuvimos una culeada no muy enérgica pero si muuuuuy placentera, que culminó con una espectacular acabada en su culo y una acabada de ella que hizo que nos quedáramos otra vez los dos de costado como estábamos, quietos y con la cucharita bien completa, mi pija aunque aflojando ahora seguía estando en su culo, pero ahora lleno de leche.

Tuvimos después de este algunos encuentros más, pero lamentablemente mi trabajo se ha complicado bastante y no he tenido la posibilidad de seguir viéndola como en esas ocasiones, pero espero poder encontrar la oportunidad para escaparme para allá y cumplir otra fantasía que me gustaría tener con ella, cogérmela en la biblioteca.

Para un amante de las mujeres, el sexo y la lectura como yo, no creo que haya mejor fantasía por concretar que esa.

Espero que no desperdicien oportunidades y menos si es con una mujer mayor, en mi caso mi bibliotecaria me lleva más de 15 años, pero las veces que tuvimos relaciones fueron realmente muy buenas, tanto porque a mi me gusta el sexo como por ella que no me puso ningún tipo de límite y dejo que la llevara por lugares conocidos como por lugares inexplorados por ella a pesar de su matrimonio anterior.