Dominado por mi mejor amiga

Dominado por mi mejor amiga

La historia que a continuación me decido a escribirles, se puede decir que cambio mi vida, ya que esta historia se remonta cuando yo tenía 20 años, ahora en la actualidad tengo 23 y se puede decir que soy otra persona desde aquel día memorable, en que dominado por mi mejor amiga, perdí mi virginidad en una tarde-noche de verano.

Pues bien como les decía en la introducción, todo paso en una tarde-noche de verano, en la cual como siempre me disponía a ir a buscar a mi mejor amiga a su casa, ya que siempre que salía con ella a tomar algo como era costumbre en nosotros, yo antes siempre pasaba a buscarla a su casa.

Una vez que había llegado a su casa me dispuse a picar en su timbre para que supiera que ya había llegado por lo cual la esperaría abajo, pero para mi sorpresa la que se puso al micro era su madre, la cual al oír mi voz me dijo que subiese ya que su hija se estaba preparando todavía.

La verdad que la idea de subir a casa de mi amiga no me gustaba mucho ya que los padres de ella y yo nos llevábamos bastante bien, y por lo cual siempre me provocaban con su hija, y eso la verdad que me ponía colorado, ya que en realidad mi amiga me gustaba, pero la verdad que yo nunca se lo había dicho.

Pues bien una vez que llegue a casa de mi amiga, su madre, me invitó a pasar al salón ya que su hija se estaba duchando todavía, a lo cual al oír que se estaba duchando una sensación de morbo me entro al pensar cómo sería ella desnuda, mientras le cae el agua por su cuerpo, y mientras pensaba eso de pronto sentí que una puerta se abrió, desde luego era ella, ya que mientras estaba en el salón pude ver como se metía en su habitación para cambiarse de ropa ya que lo único que tapaba su coñito y sus pechos era una toalla grande.

Por fin llegó el momento de verla vestida, y la verdad que estaba radiante ya que su forma de vestir era de lo más provocativa, pues llevaba una faldita corta, que de lo corta se podía aprecia una tanguita que sería la que tapaba su más divino tesoro, después por encima de su cintura se podía apreciar bastante bien sus lindos pechos, a través de una camisa clara que llevaba puesta, y aunque sus pechos no son ni muy grandes ni muy pequeños, más de uno soñaría con poder tenerlos para poder magrearlos y comérselos.

Pues como les decía una vez que salimos de casa de ella, la verdad que casi no podía atender a lo que me decía, ya que en mi mente estaba centrado mirando su precioso cuerpo, a lo que ella al darse cuenta de que casi no le prestaba atención a lo que me decía, se dio cuenta que no paraba de dejar de mirar sus preciosos pechos y su lindo trasero.

Yo en un principio creía que no se había enterado de que la estaba mirando, más de lo que nunca se había imaginado, pero como que se había dado cuenta, ya que de una forma amigable con su mano me dio un toquecillo en la cabeza, diciéndome «parece que me vas a comer con la mirada», yo ante eso la verdad que me corte mucho ya que no pensaba que se estaba dando cuenta, con lo cual pudo observar que ya le prestaba mas atención, ya que estaba totalmente acobardado.

De esto que pasamos por un bar mis palabras fueron que si quería parar, para tomar algo, a lo cual ella sin más me dijo que le gustaría ya que estaba seca y tenía ganas de beber algo, entonces nos dispusimos a entrar, y al sentarnos el camarero que estaba al lado se dispuso a tomarnos nota de lo que queríamos beber, a lo que antes de que se fuese para traernos la bebida le di el dinero para que me cobrase la consumición a su vez.

Mientras esperamos a que nos sirvan empiezo a notar como mi amiga de una forma muy provocativa, se coloca de forma que cuando el camarero llegase pudiera ver su faldita corta ya que de lo corta que era, casi se podía ver su tanga, ya entonces llegó el camarero ,y mientras nos servía pude comprobar como observaba a mi linda amiga, sus lindas piernas y la entrada de su sexo, cuando se retiró mi amiga se empezó a reír, fue entonces cuando me dispuse a recoger el dinero del platillo que el camarero había dejado, y con picardía tire una moneda debajo de la mesa esperando que ella no se diera cuenta, a lo que me agache y según me dispongo pude observar como la entrada de su sexo era de lo más apetecible, desde luego cuando me levante, me levante medio asombrado de lo que había visto, pero la verdad que mi amiga no era tonta, a lo que me dijo ¿»te gusto lo que has visto?»

Pues no te creas que no te vi que tiraste la moneda a propósito, esas palabras me dejaron helado, con lo cual de una forma más bien tímida le dije que me perdonase, que no era lo que pretendía pero que fue una reacción que ni esperaba que me pasase, ella se reía ante mis palabras mientras en un momento que cesó su risa me dijo que por esta vez pasaría pero que la próxima vez me acordaría por no la respetar, pero ella la verdad que no quería que la respetara, ya que siempre hacía todo lo posible, para que yo cayese en la tentación de mirarla.

Ya fue cuando de pronto me dijo que si la podía acompañar hasta un sexshop, a lo que le dije que para que quería ir allá, contestándome que quería comprar algo para cuando llegase su novio de viaje, en tanto que la acompañe y de esto que nos disponemos a mirar los artilugios que hubiese, ella se decide por dos pares de esposas, en las cuales le pregunte que si pensaba comprarse eso, a lo que me dijo que sí ya que cuando llegase su novio de viaje quería someterlo a un tipo de dominación, en fin que no podía ni imaginar que esas serian para mi y que me estaba mintiendo.

Después de eso todo lo demás, fue de lo más normal, claro que yo no podía dejar de mirar sus pechos ya que cuando estábamos en la discoteca con los destellos de luces se podía notar como sus pechos estaban de lo mas visibles, ya que aunque llevaba sujetador, la camisa era clara, y el sujetador era de la misma claridad, desde luego ella ya no me decía nada, con lo cual yo me había dado cuenta que ella se había enterado que la estaba mirando, pero como notaba que me dejaba y que a su vez ella hacía por provocarme con sus movimientos mi vista no cesaba.

Avanzada ya la noche me dice que se marcharía para su casa, ya que aunque sus padres se habían marchado 2 días de viaje a última hora de la tarde, ella se encontraba cansada.

Sin pensarlo, le dije que yo haría lo mismo y que primero la acompañaría a su casa para que no fuera sola, ya que no quería que le pasase nada, fue cuando entonces noté en su mirada una expresión de picardía, como si estuviese planeando algo, pero bueno como que yo no presentía cuales eran sus planes, a lo que según llegamos a su casa, de pronto me dice que si puedo subir un momento ya que me tendría que dar una cosa, y que la cual no me llevaría más de unos minutos, en fin que subí detrás de ella ya que así podía ver su tanga con el movimiento que realizaba al subir las escaleras, y una vez que llegamos de pronto me dice que la espere en el salón y que cuando ella me dijera que cerrase los ojos, que los cerrase ya que quería darme una sorpresa, de pronto es cuando noto que se acerca y escondiendo algo detrás de ella me dice «cierra los ojos y date la vuelta» ante esa decisión que ella había tomado obedecí sin más ya que no pensaba en lo que me pasaría, de pronto noto como me pone las manos hacia mi espalda y de una forma agresiva note como mis muñecas las hacía prisioneras con unas esposas, ante eso asombrado le dije que si estaba loca, que me soltase, a lo que sin mediar palabra empezó a empujarme hacia su habitación, en la cual una vez que llegue de una forma agresiva me tiro en su cama, mientras me decía.

Ahora me toca mirar a mi y tu te dejaras hacer lo que yo quiera, quieras o no quieras estas a mi merced, eso me estaba poniendo de los nervios no sabia que hacer, y para colmo de pronto pude observar como con las otras esposas hacía lo mismo con mis piernas, desde luego ya no podía hacer nada, ya que estaba indefenso y ella podría hacer lo que quisiera conmigo.

Pues así fue, de pronto cuando la veo llegar a la habitación veo que se me aproxima con unas tijeras a lo que asustado le pregunto ¿»que piensas hacer con eso?» De pronto me ordena que me calle y que observe y que ahora pagaría por mirarla de forma descarada y que como sabía que era virgen haría que la follase a lo que le dije que no me hiciera eso, ya que no quería perder mi virginidad así, entonces agresivamente agarro mi pené por encima de mi pantalón y con un aire de estar dominando la situación me dijo «perderás la virginidad como yo diga, se acabó la timidez».

En fin sabia que no tenía nada que hacer, de pronto ella empezó a desabotonarme el botón del pantalón bajándome estos hasta las piernas, para después empezar por mi camisa y una vez que ya me había quitado la camisa, se detuvo a acariciar todo mi cuerpo con sus manos y su lengua hasta llegar a mí pené, de pronto se aparto de mi, no antes de haberme acariciado mi pené y sentirlo ella que se encontraba erecto de la excitación que yo sentía.

Empezó a denudarse quitándose primero su faldita, mientras que hacia esto me decía, si te gusta mirar este es tu momento, yo estaba a cien cuando se quitó la faldita quedándose con su tanga, cuando de pronto pude observar que se quitaba su camisa diciéndome, ¿no te gustan mis tetas?

Pues hoy no dejaste de mirarlas, en fin que yo estaba que no podía más, a lo que sin saber lo que decía en ese momento le dije no me hagas eso no quiero, al oír eso se quitó el tanga y el sujetador, ella se había quedado totalmente desnuda, y a mi todavía me quedaba mi slip, el cual no tardaría en hacer desaparecer, fue entonces cuando de una forma dominante cogió las tijeras y sin pensarlo dos veces empezó a abrir un agujero en mi slip, con lo que acto seguido de una forma agresiva me desgarró todo el slip.

Eso desde luego para mi ya fue lo máximo y más aún cuando de pronto empezó a agarrar mi pené y después de ver que se encontraba erecto, se lo llevó a su boca, produciéndome una serie de escalofríos ya que esa era mi primera experiencia sexual y por lo cual para mi todo era demasiado excitante, de pronto fue cuando empecé a sentir que me correría a lo que dándose cuenta, me dijo que no lo haría en su boca en ese momento, con lo que acto seguido montando ella encima de mi, empezó a moverse lentamente mientras que sus pechos podía sentirlos tan cerca de mi boca, que casi se los podía chupar mientras ella se movía lentamente dentro de mi pené, fue entonces cuando después de tanto placer empecé a gemir ya que estaba llegando al punto máximo de mi resistencia sexual, cuando de pronto de una forma exagerada, comencé a derramar mi leche dentro de ella, a lo que retirándose rápido comenzó a menearla salvajemente de forma, que mi leche caía sobre su cuerpo desnudo rociándose entera después.

Entonces levantándose de encima de mí me liberó de las esposas y con un gesto de excitación me abrazó de nuevo mientras me decía «esta noche has perdido algo, espero que no lo olvides»a la vez que seguía acariciando mi pené, ante esas palabras, comencé a acariciar sus pechos ya que antes no había podido debido a las esposas, mientras le decía nunca lo olvidare, esa noche acabaría durmiendo con ella, haciéndolo de nuevo al despertarnos al día siguiente.

Actualmente mi buena amiga está casada y tiene dos hijas, con lo cual ya no nos podemos ver, ya que a parte se fue a vivir a 150 kilómetros de mi, pero eso no quitó que en una ocasión en la que su marido se había marchado con el camión 2 días, yo me fuera a su localidad y mientras las niñas estaban en el colegio viviéramos una relación, la cual hasta el momento fue la última, pero esta historia la contaré a todos / as vosotros / as en mi próximo relato.

¿Qué te ha parecido el relato?