La chica de la beca

Tengo según dicen, mis amigos un físico privilegiado, 1,70 de altura, una tez blanca, pero no blanco total ,casi blanca, cuando tomo sol, tomo color, mis medidas son de 92-63-87, termine el colegio secundario, ganando una beca de perfeccionamiento en inglés, para todo el verano de mi país (argentina) en una ciudad muy cerca de Londres (en INVIERNO), fue en ese lugar, que aparte de aprender Inglés, creo que conjuntamente con otra becaria nos perfeccionamos en el placer del sexo, en el grupo que íbamos, estábamos 12 chicas y 6 chicos argentinos, con los cuales por supuesto nos hicimos amigos, yo no era virgen, desde hacía dos años, y mis experiencias sexuales, no eran para nada satisfactorias, un primo, un noviecito, tenía 18 años, pero realmente no pensaba en eso, mi compañera de cuarto, era una chica de Australia, linda, un poco más alta que yo, por supuesto hablaba perfecto Inglés, pero también era una perfecta puta, esa misma noche, cuando estaba en la ducha, se metió en ella, me beso, introdujo sus manos en mi vagina, estupefacta, la deje hacer, me enjabono, masturbándome, acabé y la verdad que goce, nos fuimos a mi cama, con un consolador me violo nuevamente, pero en ese acto , era yo misma que lo bombeaba, mientras apoyaba un tope corto en su vagina y clítoris, le rogaba para acabar, fue mi primera noche de lesbiana, me gusto.

En clase nos sentamos juntas, mis amigas, yo ni nadie hablo de sexo en clase, pero en el descanso, me presento unos amigos, esa noche los dos se acercaron a nuestra habitación, si bien yo tomo pastillas anticonceptivas usaron condón, en un momento determinado estaba siendo cogida por Willy por el culo, mientras mamaba a Anthony, Clarence me introducía en mi vagina el consolador, yo era totalmente violada, gozaba y me gustaba, cuando hicimos un rato, Clarence, me decía como tenía que mamar, sacar el condón, chupar, lamer, succionar, resbalar el pene en dientes, bombear como si la boca, fuera vagina, ella tomo a Willy y me mostró, Anthony tomo mi mano y me pidió que lo masturbara, hacíamos otro round de sexo, aprendí a cabalgar, al tirarme para adelante para besar, una vez más me introdujeron el consolador en el culo, una orgía, un goce, creo que nunca me sentiré con tantas ganas de hacer el sexo y fue la experiencia de vida que más me marco, por lo menos hasta ahora, fueron otros dos chicos distintos los que vinieron al otro día ya no importaba el condón, Clarence ni le pregunto el nombre, ya estaba desnuda arrodillándose les hacía seña de vamos, vamos, los chicos sacaron sus ya erectos penes y empezamos a mamar, Clarence con las manos me indicaba, hasta que la leche entro mi garganta, trague todo, me llevo el circunstancial amante a la ducha y me empalo por el culo, tres noches y había mantenido y acabado en relaciones sexuales más que en mi vida.

En las clases nada, solamente me extraño que mis «amigas argentinas» no se acercaban como en la primera semana, los chicos me dijeron directamente, cuando íbamos a ir ellos, haciendo de tonta le dije, cómo? Pedro el más conocido a coger nena, a coger, todos ya sabemos que quieren pasarse a todo el grupo y no importa hombres ni mujeres, yo lo invite esa noche media hora antes de la que siempre aparecían los chicos y está ves me arrodille yo y les decía vamos, que queremos batir todos los records, los chicos que había citado Clarence, esperaron, repetimos una rutina, cual función, en el transcurso de esa semana los seis argentinos, nos hicieron el amor a las dos , muchas veces con algunos dignos penes los hicimos más de dos veces, nos acostamos con 64 varones y 20 chicas, solamente dos argentinas, con las cuales sentí que la globalización , no era solo para mi casi todos me enseñaron algo nuevo, buscando yo o ellos, desde ese día, creo que leo, escribo, chuparé y cogeré en perfecto Inglés.

Con mis amigos argentinos, a veces nos buscamos y recordamos mi record y nuestro perfeccionamiento, por supuesto que tengo que entender, que estas ganas que adquirí, son las de una real puta, a la cual no la asusta ningún tipo de posición, juego, todavía no me prostituyo pero si no encuentro voluntarios, creo que no dudaría, de hacer el amor con algún necesitado sexual , total cuando gocemos se cuenta se dará cuenta, puesto que mi calentura es permanente, con el solo ver un pene mis flujos corren por mi raja, lubricando la recepción y empiezo a gozar.

¿Qué te ha parecido el relato?