Ya les he comentado anteriormente que desde que mi prima volvió a ser mi amante y a pesar de estar casada, ella trabaja conmigo y seguimos teniendo sexo, ahora les platicare de su primer día de trabajo en mis oficinas.

Bueno por fin se caso y no se fueron de luna de miel, su situación económica no era buena, así que ella decidió aceptar la oferta de ser la contadora de mi oficina, se casaron un viernes y al siguiente lunes ella estaba lista a las 9 de la mañana en la oficina para su primer día de trabajo, cuando me anunciaron que estaba ahí le dije a mi secretaria que la dejara pasar, cuando entro me dejo con la boca abierta, usaba un vestido verde claro pegadísimo al cuerpo, un saco negro, zapatillas y medias negras, me saludo formalmente ya que la puerta estaba abierta, la lleve a la que seria su área de trabajo, le presente a la persona que hasta ese día era la única contadora, y le pedí a esta que se encargara de informarle toda la situación de la oficina, las deje solas y trabajando, yo regrese a mi despacho para terminar unos reportes que debíamos de entregar, cuando en eso me dicen que el esposo de mi prima me estaba buscando y que venia muy alterado, en principio pensé que de algo se había enterado, pero cuando hable con el casi lo mato, me fue a preguntar cuanto ganaría mi prima porque ella no había querido decirle y quería que ella corriera con algunos lujos que el quería darse, le dije que a pesar de ser mi negocio, yo no sabia cuanto ganaría, que eso solo lo sabia la gente de contabilidad (lógicamente una gran mentira) y lo invite a que se retirara.

A eso de las dos de la tarde, hora en que normalmente todos salen a comer, me marco a mi extensión mi prima preguntando si saldría a comer a lo que conteste que no que tenia mucho trabajo atrasado, cotizaciones, informes, etc.

Me colgó y al rato entro a mi lugar con unas hamburguesas que había comprado, comimos y le pregunte que tal sus primeras horas de trabajo, me dijo que muy bien etc.

Cuando terminamos de comer, ella levanto la basura y se sentó sobre el escritorio frente a mi, tenia a la altura de mi cara sus hermosas piernas, no fue necesario decir mas, la recosté sobre el escritorio besándola muy tiernamente, mientras recorría cada centímetro de sus piernas y poco a poco levantaba su vestido, cuando llegue a su entrepierna pude descubrir que no se había puesto tanga, únicamente las medias, yo le acariciaba su vagina que ya estaba mojada mientras seguíamos besándonos, cuando le subí el vestido hasta la cintura pude quitarle las medias y dedicarme a comer esa jugosa cueva, se mordía los labios para no gritar, mientras yo metía y sacaba mi lengua de su vagina, tuvo un orgasmo, me levante y me baje el pantalón, le quite por completo las medias y abrí sus piernas al máximo para poderla penetrar, se lo metí muy despacio al principio, para luego ella misma pedir mas y que no me detuviera, se desabrocho un poco el vestido para sacar sus senos y jugar con ellos un rato, me excitaba mucho verla como se pellizcaba sus pezones y como se movía al sentir mi pene dentro de ella, cambiamos de posición y se coloco boca abajo sobre el escritorio, subió una de sus rodillas al escritorio y así pude observar su ano esperándome, en esa posición no fue difícil cogérmela por el ano, cuando estaba a punto de venirme, me dijo que lo hiciera por la parte de afuera sobre sus nalgas, se lo saque y le llene las nalgas con mi semen, se quedo recostada unos segundos, la limpie con papel para que no manchara el vestido, se levanto y acomodo su ropa, se puso los zapatos, me agradeció el postre y se retiro a su lugar, pues la hora de comida casi terminaba.

Al salir ella me dispuse a terminar mis documentos, cuando descubrí que estaban todos llenos de semen y jugos de ella, me disponía a repetirlos de nuevo, cuando recordé que para eso tenia a mi secre, así que la llame le entregue los borradores y le explique lo que tenia que hacer, al salir se detuvo en la puerta se volteo y me dijo, “Ingeniero le recomendaría que retirara esas medias de su escritorio no hacen juego con la decoración” se rió un poco, me cero el ojo y se salió, me quede pensando en que tanto sabia mi secre de mis travesuras, mientras lo pensaba, tome las medias y las guarde en un cajón vació de mi archivero, mismo cajón que pronto se empezaría a llenar de mas y mas recuerdos.

Al termino del día, no pude esperar a mi prima así que le mande un mensaje donde le decía que al otro día pasaría por ella a su casa exactamente a las siete de la mañana para irnos a trabajar juntos, desde ese día diario pasaba por ella temprano y la regresaba a la hora que termináramos porque ella me acompañaba a mis “juntas de trabajo”.