Kika, una perra en celo

Kika, una perra en celo

Soy un chico de 27 años de Murcia, moreno con cuerpo atlético, soy una persona que en cuestión de sexo le gusta practicar casi de todo, me encanta el sexo oral, anal, en grupo y también, como no, la zoofilia, alguno de estos gustos lo he intentado llevar a cabo pero es difícil y arriesgado por el ¿con quien?, ¿se enterará algún conocido?, pero la zoofilia es algo intimo y son muy pocos los animales que hablan.

Desde muy joven, comencé a sentirme atraído por esta conducta, me excitaba ver a los animales copulando, llegando al punto que tenia que masturbarme al verlo, con el tiempo esto se hizo para mi imprescindible.

Cuando tenia unos 17 años, un amigo tenia una perra que estaba en celo, todos los perros del pueblo andaban detrás de ella intentando montarla y yo detrás de todos para no perderme el espectáculo, se me ocurrió llamar a la perra y esta se acerco y detrás de ella todos los canes, la cogía, la acaricie y después de esto se me ocurrió una idea, me fui a un local que teníamos en el campo muy cerca de allí donde nadie podía ir y conseguí que me siguiera, Kika, así se llamaba la perra, y con ella todos los perros guiados por el olor de perra en celo.

Cuando llegué al local metí dentro a Kika y la lleve al fondo y la ate de una cuerda, cada uno de los perros fue entrando y al ver que la perra no podía escapar como otras veces se le acercaban y la olfateaban sin parar, una vez que estaban dentro varios perros, cerré la puerta y comencé a ver el espectáculo.

Uno de los perros el mas fuerte se acerco a ella y dando un ladrido consiguió que se retiraran los demás perros, podía ver como salía entre sus piernas parte de su miembro y crecía mientras lamía la vulva de Kika, el perro intentaba montarla, perro ella se movía y lo impedía, yo por aquel entonces estaba súper excitado y me desnude para masturbarle mas tranquilamente, a cada intento de montar a la perra esta se apartaba y dejaba al macho mas excitado y con mas parte de su miembro fuera.

Como después de varios intentos el perro parecía darse por vencido, decidí ayudarlo, no podía dejar pasar la oportunidad de verlos coger, me puse delante de la perra y la sujete abrazándole el cuello, el perro pareció entenderlo, así que se lanzo sobre ella, coloco sus patas sobre el lomo de Kika y comenzó a bombear buscando el principio de la vagina de Kika, en es momento yo solté a Kika seguro de que estaba bien sujeta por el perro y me coloque a un lado viendo como el perro intentaba sin lograr meterla dentro, en un impulso metí la mano por el vientre de Kika y comencé a tocar su vulva, mientras la polla del perro no paraba de soltar un liquido transparente como lubricante, que la tenia toda mojada, abrí con mis dedos su vulva y fue entonces cuando el perro consiguió meter dentro, de un solo golpe metió hasta la mitad y un suspiro salió de la boca de Kika, permaneció quieto durante unos segundo mientras que ella comenzó a presionar sobre el intentando metérsela entera, el perro empezó a bombear muy rápido metiendo toda dentro y así durante rato.

Ambos, el perro y la perra gemían mientras que este no dejaba de cogerla yo estaba súper excitado sin parar de masturbarme me acerque a la cara de Kika y le di mi polla para que la lamiera, ella sin dudarlo dos veces dio un par de lametones que lograron que me corriera de momento y lamió toda mi leche hasta dejarme limpio, el perro se paro y empujo fuertemente hasta quedar abotonado con Kika, se dio la vuelta y así se quedo una rato.

Yo en ese momento mire a los demás perros que desde un rincón no dejaban de observar el espectáculo, mientras lamían sus pollas una y otra vez, mientras estaban abotonados me dirigí a uno de los perros el mas pequeño y dócil, un salchicha y comencé a tocarlo su polla era bastante grande para el tamaño del perro y también dejaba escapar ese liquido transparente que llenaba mis manos.

Estaba yo masturbando a este perro cuando se desengancharon el perro y Kika.

El perro comenzó a lamerse su polla que era gigantesca hasta que esta se fue metiendo de nuevo en la funda, otro de los perros se acerco a Kika Y comenzó a lamer los resto de la cogida y si dudarlo se monto sobre ella y comenzó a coger con suma maestría de momento estaban los dos pegados y el se había corrido dentro de Kika, se Noto que estaba muy excitado.

Yo seguía masturbando a este perro y a mí al mismo tiempo, cuando se puso de pie y comenzó a lamer mi polla me tumbe y el perro lamía mi polla y mi culo sin parar, estaba súper excitado, porque metía su lengua en mi ano muy profundo.

El perro que había abotonado a Kika se salió de ella y lo mismo que el anterior comenzó a lamer su polla, y el perro que me estaba lamiendo dejo lo que hacia y se dispuso a coger a Kika, pero debido a su estatura era imposible, solo alcanzaba a lamer toda la leche que rebosaba de la vulva de Kika después de ambas cogidas.

Después de lo que este perro me estaba haciendo disfrutar me decidí a ayudarle cogí una silla y lo subí sobre ella, lo acerque a Kika y lo puse sobre ella cogí su polla la que había estado masturbando anteriormente y la puse en la entrada de la vagina, el empujo y la metió entera dentro y comenzó a cogerla. en un par de segundo se había corrido dentro, pero no se quedo abotonado, supongo que estaba demasiado abierta por los dos perros anteriores, se bajo de la silla y se fue, me quede solo allí, con mi polla en la mano, mientras por la vulva de Kika salía restos de semen del perro, con mi polla en la mano y mas excitado de lo que había estado nunca, sin pensarlo me puse detrás de ella, acerque mi capullo a su vulva y comencé a frotarlo ella al sentirlo, se hecho hacia atrás y yo le metí toda mi polla dentro, fue muy fácil debido a lo lubricada que estaba.

Empecé a bombear intentando imitar el bombeo que habían hecho los perros, el placer fue inmenso, parecía que me succionaba, nunca había sentido tanto placer así que me vine en su interior y quede exhausto, solté a los perro y me quede con Kika allí y por esa tarde lo hice con ella varias veces…

¿Qué te ha parecido el relato?