Camila

Camila

Esta ves les quiero contar la ocasión en la que pude espiar a Camila la amiga de Lali, mi hermana.

Como siempre mi obseción es la de poder ver defecar a las mujeres.

Si bien habia conseguido que mi hermana lo hiciera frente a mi (en nuestra intimidad salvo cuando tenemos visitas siempre lo puedo ver a cambio de complacer a Lali) queria yo poder ver a alguna de las compañeras de mi hermana asi que siempre que venian, con complicidad de Lali yo me quedaba escondido en el cuarto al lado del toilete.

El toilete tiene un pequeño hoyo que perforé yo mismo cuando espiaba a mi hermana y como nunca lo tapé me dediqué a ver a cuanta nena se aparecia en casa.

Mi día de suerte fué cuando se quedó a dormir Camila con nosotros.

Camila es la amiga de Lali desde hace 8 años. Ella tuvo que venir a la ciudad para hacer unos tramites y depaso a visitar a mi hermana con quien no se veian hace rato.

Como siempre yo a la espectativa estaba en el cuarto cuando de pronto ví que ella entró, se bajó los pantalones y una bombachita celeste de esas tipo hilo dental que de solo verla me estaba poniendo al palo.

Ella se sentó y pude ver como estaba defecando lo que me puso muy loco.

De repente siento que una mano me toca el pene sobre mi pantalón y cuando giro veo que es Lali y ella me dice -Sos un asquerozo.

-Ahora la estas espiando a Camila pobrecita.

Entonces me bajó mi pantalón, saco mi pene y se puso a masturbarme mientras me besaba el cuello o mi pecho.

Yo mientras la veia a Camila y el verla a ella defecando me producia sentimientos de culpa, pero a la ves lo disfrutaba mucho.

Camila es una chica hermosa. Mide 170 cm, sus medidas deben ser 88-58-88, es rubia de ojos celestes que son impresionantes, a mas de uno lo deja impactado con su mirada y tiene un aire muy angelical.

Por eso lo que estaba viendo me resulataba contradictorio, como una chica así podia defecar tanto y de una manera brutal.

La cuestión que como ya no podia mas le dije a mi hermana que ya estaba por acabar un como sabia que a mi hermana le gustaba que le acabe en la boca se lo dije. Ella procedió a chuparme el pene con mucho cariño mientras yo veia mi show privado y le acabé todo en la boca.

Y nuevamente yo estuve felíz y con mi hermana nos volvimos a ayudar mutuamente a realizar nuestras fantasías.

¿Qué te ha parecido el relato?