La amiga lesbiana de mi madre me inició

Mi novio me dijo que lo gozaría la segunda vez pero yo no acepte y terminamos estaba destrozada emocionalmente, en esos días llego una amiga de mama que está muy guapa y aunque mayor que yo es muy alegre cuando me vio tan triste me invito a ir de viaje con ella, Paula es su nombre una mujer muy hermosa, ella tiene todo en su lugar y de la medida exacta.

En una tarde de confesiones, quisieron sellar sus bocas con un pacto lésbico

Desde que Carla, que comentó que le dijo al cura en el confesionario, que quería hacerle el amor, que se dejara de embromar, que era joven, que porque no la hacía gozar (el cura estaba lindo), en ese momento tenía 17, el cura no se dio por enterado, pero la calentura de Carla, la saciaba con el novio de su hermana (23) (esa y otras confesiones las publicaremos en otra oportunidad)

Las profesionales: Una serie de orgías, determino un camino de goce

La noche, es peligrosa, para muchos, pero para mí es encantadora, esconde, muchas cosas y deja al descubierto, siempre, los instintos sexuales de hombres y mujeres, ese verano, yo recién había cumplido 17 años, un grupo de amigas (cuatros) fuimos de vacaciones al departamento de mi padre, salimos fuimos a Constitución (un barrio de la ciudad) y nos fuimos a bailar entre nosotras, sentada en un momento, se acercó…

Serrana

Las gotas de lluvia golpeaban en el cristal de la ventana incesantemente, el viento doblaba las ramas de los árboles y el frío era tan intenso que se iba colando por las paredes.

La hermanita de mi novia

Nuestro protagonista propone a su novia que llame a su hermana para que le dé unos masajes en los pies, mientras él, escondido en el placard del dormitorio, observa la escena que empieza a tomar tintes muy calurosos entre las dos hermanitas.

Trabajo universitario

Tres muchachas, compañeras de clase en la universidad, se reúnen en una casa de la playa para hacer un trabajo. Una vez terminado dedican su atención y energía a gozar del sexo.

Rosa

La dueña de un gimnasio, una mujer de formidable físico, tiene dos «perritas» amaestradas que satisfacen y apaciguan sus ardores.

Kitty, perdida en la selva I

Únicas supervivientes de un accidente aéreo, nuestras protagonistas son llevadas al interior de la selva por un grupo de lascivas mujeres que disfrutan a diario de sus cuerpos llevándolas a cimas de gozo lésbico.

Justicia

La directora de una academia es requerida por un alumno expulsado para que le haga justicia y a la vez por su secretaria que revela sus tendencias lesbianas. Y terminará alternativamente en los brazos de ambos.