El deseo de agradar a su amo la llevó a una situación tan lamentable como placentera para ella

El deseo de agradar a su amo la llevó a una situación tan lamentable como placentera para ella

Mi inicio a la sumisión fue como el de tantas otras, un jefe apuesto y con carácter dominante, un polvo con el que me llevó a las nubes, un día una regañina donde yo siempre le pedia perdon, un dia despues de la misma ibamos a follar y el medio en broma medio en serio me daba unos azotes, después me hacía suplicar que me follase, así poco a poco me fui enganchando hasta el límite de no ser capaz de negarle casi nada de lo que me pedía.

Asi termine viviendo con el, anillada y siendo su secretaria en el trabajo y su criada sumisa en casa, donde dicho sea de paso recibía a otras sumisas a las que daba el mismo trato q a mi, eso me hacía sentir fatal, pero todo cambió un buen dia….

Ese dia yo me atreví a reprocharle q tratase a otras igual que a mi, que las follase igual, que las exhibiera, que las utilizase o azotase en la misma forma. el me dio una bofetada que asumi dado mi grado de histerismo, me tire a sus pies y le suplique me perdonase, el me dijo.

– mira llegados a este punto tenemos dos posibilidades, una que yo me salga con la mía eso quiere decir que abandonas mi casa ahora mismo y vuelves a ser mi eficiente secretaria, entonces si que tu trato no se distinguiría en nada del resto o dos que realmente deseas un trato distinto entonces tu te sales con la tuya, ahora bien te advierto que eso solo será posible si tu sumisión fuese real y para siempre, el modo en que tu me demuestras eso seria tu prueba, pero…. de verdad te digo que no te recomiendo esto.

A estas alturas yo no paraba de llorar, por nada del mundo quería marcharme, pero tampoco podía ni imaginar que me esperaba. esa noche la pase atada en el centro del salón, tirada en el suelo y con un enorme plug insertado en mi ano, para que reflexionase como el me dijo, a la mañana siguiente mi decisión era firme.

-¿y bien?

-amo, deseo ser suya con todas las consecuencias, por favor, permitamelo.

-te advertí que no era ningún juego, estas segura?

-si, amo por favor, no hay nada q desee mas.

Este fue el pequeño preámbulo q me llevo a mi actual situación, como el me dijo quería una perrita faldera a la que tener en casa.

Para empezar mis pechos fueron operados, los hicieron enormes, en principio, aunque alguna vez yo acaricie la idea de operarlos, nunca pensé en ellos tan grandes, me parecía vulgar, pero una vez puestos y pensando en que eso agradaba a mi amo me sentí muy orgullosa de ellos.

Después fueron mis anillos se me anillaron los pezones y los labios del coño en estos se colocaron dos anillos en cada uno.

-esto ha sido la parte fácil esclava, de verdad quieres ser especial para mi?..

-si de verdad amo, no me arrepiento en nada de mi decisión…

-muy bien continuemos pues…

Un dia fui llevada a una peluqueria, alli me depilaron por completo, coño, axilas, cejas y por último y lo más doloroso y vergonzoso para mi, mi cabellera, mi hermosa melena rubia a la que tantas horas y tantos piropos habían dedicado, una lágrima cayo por mis mejillas.

-esa cabellera esclava solo es una demostración de orgullo y de lo único que mi perrita se puede sentir orgullosa es de no tener ningún orgullo, entiendes?.

Entre lágrimas asenti…

-bien creo q he llegado a tu limite, te doy un mes de vacaciones y cuando tu pelo haya crecido algo vuelves a la empresa….

-nooooooo!, por favor amo quiero ser suya solo suya…

-muy bien tu lo has elegido, seguid…

La peluquera abrió unas ampollas que extendió por las zonas que me habian rasurado, con esto nunca jamás volverá a crecer pelo en ellas me dijo.

Estaria asi sin pelo para siempre.

Cuando me levanté y me vi en el espejo con mis enormes tetas, mis anillos y sin ningún pelo me di cuenta, mi amo me había reducido a una cosa para follar, pero no terminó ahí.

Después fui marcada al rojo con la palabra «perrita» escrita en mi nalga y por último y lo que ya marcaría para siempre mi existencia… me fueron seccionados los tendones de las rodillas, desde entonces solo puedo gatear esa es mi forma normal de desplazamiento, mi amo siempre me tiene en casa me usa a su antojo y cuando trae a otra no duda en decirle q esa cosa tetuda y pelada que gatea junto a ellos es la mejor esclava que existe y que nunca la abandonara, la usara y castigará mientras viva… en el fondo creo y sobretodo espero q mi amo nunca prescinda de mi.

¿Qué te ha parecido el relato?