Soy un maestro de preparatoria que me encanta ver las pantaletas de las estudiantes y de vez en cuando cogérmelas

La raza es muy cabrona, y es obvio que tengo algo que ver con las tres, pero de la que más se rumora es de «F», ya que la mayoría del salón le ha visto los calzones y al parecer eso le gusta a ella. De «E» también se rumora, sobre todo desde aquel día que abrió las piernas cuando estaban tres compañeros dando clase, luego se notó porque no dejaban de mirarla y ella al parecer lo gozo mucho, pues nunca cerro las piernas y por el contrario las abrió más.

Ishtar II: La aprendiz

La respuesta fue que su único dedo libre se clavó en mi culo. Te gusta así…te gusta cómo te clavo el culo, muévete zorra, goza goza, me moví en forma inconsciente, donde llevara mi pelvis me introducía algo, adelante mi vagina explotaba en sus manos, atrás y mi ano se llenaba, me soltó y puesto sobre mí me introdujo de un sólo golpe su verga.

El hombre deforme

Ocupó una esquina de mucho tránsito frente a una perfumería famosa. Parecía un buen sitio para mendigar. Un lugar lleno de turistas, de gente de paso, que podrían lanzar miradas fugaces a su rostro, a su cuerpo y a su célula de identidad que enseñaba en su mano derecha, para que la gente no le tomara por un farsante y dejara alguna moneda sobre la caja de zapatos que reposaba a sus pies.

Confesiones de una chica madura

Dejamos el auto en el aeropuerto de Don Torcuato, hablo a alguien, para que retirara el vehículo, me dio el teléfono, para que avisara, le hable a Laura, le di el teléfono de Daniel (mi acompañante), yo igual llevaba el mío, en sus palabras de divertite, sabíamos ambas de que hablábamos.

Mi compañera de la facultad

Llego el día de la primavera, y mis compañeros me habían invitado a ir a un campamento, pero ese mismo día a la salida de la facultad Natalia dijo las palabras que cambiaron el sentido de mi vida sexual para siempre : ‘No queres venir el sábado 21 conmigo a algún lado?'(con una sonrisa complaciente y asomando la punta de su lengua de forma amenazante)…

Ishtar I: La descripción

Nada fuera de lo normal, nada dice mi físico del placer que puedo llegar a proporcionar, mido 1,70 metros descalza, mi piel es blanca, mi pelo castaño, liso y cae hasta bajo mis hombros, delgada sin ser flaca y mis formas, sin ser exuberantes, son proporcionadas entre sí formando un conjunto armónico que sé, me hace deseable.

Era tan fea que nadie queria follar con ella, aunque siempre hay alguien

El caso es que una chava de nombre Edith quedaba entre las menos agraciadas, un día nos toca hacer un trabajo juntos con otras tres personas, al terminar me pidió que si no la acompañaba a su casa, ya en el auto nos pusimos a platicar de varias cosas y en eso surgió el tema de cómo en gustaban las chavas, le dije que de senos grandes, el caso es que la plática me fue calentando al grado de comenzar a desear a mi compañera la fea, nos despedimos y en el camino empecé a fantasear con ella.

La chica de la beca

En clase nos sentamos juntas, mis amigas, yo ni nadie hablo de sexo en clase, pero en el descanso, me presento unos amigos, esa noche los dos se acercaron a nuestra habitación, si bien yo tomo pastillas anticonceptivas usaron condón, en un momento determinado estaba siendo cogida por Willy por el culo, mientras mamaba a Anthony, Clarence me introducía en mi vagina el consolador, yo era totalmente violada, gozaba y me gustaba, cuando hicimos un rato

Confesiones de una acompañante

Me encontré con él, alto, gordo, sus cuatro pelos, estaban despeinados, era el asesor económico de la empresa, (lo conocía de una vez que fue a la empresa) sabía que era casado, con dos hijos (el varón un chico tímido, que me gusto cuando lo vi, pero tiene dos a tres años menos que yo), pero muy suelto me dijo, hola, sabes que serás mi secretaria, mi novia. Luego de mi afirmación, recordé porque verdaderamente estaba ahí.

Historia de una relación sexual IV

Tercero, esta relación que para mí fue durante los primeros años un sueño erótico echo realidad, como también para ella, pero la presión de estar constantemente mintiendo, cuidándote de cada detalle para que no te pillen, y después que me pillaron, sentir la mirada inquisidora de cada miembro de la familia y sabiendo que ya todo lo que digiera para cubrir una salida mía era claro que era para estar con ella. Esto me tiene en un nivel de nerviosismo muy elevado al nivel que me está dañando la salud.

Historia de una relación sexual III

Después nos fuimos a la cama, en ella estuvimos el resto del tiempo, permitiendo que Quique la acariciara de la cintura hacia abajo ya que yo estaba besándola y tocándole sus pechos, ella lleva su mano al pene de este y lo masturba durante un rato, excitado Quique se coloca entre sus piernas y la penetra ella no da muestras de ser penetrada solo se ve una mano suya que se posa sobre la espalda de este, la saca y la vuelve a poner, noté que a diferencia de la anterior filmación, Katy no expresó el sentir de las penetraciones de él ni de sus embates, esos quejidos que le salen del alma y que yo conozco muy bien no se sintieron

El profesor

El profesor está gordo, eso para una mujer, es algo que repele, pero Carla, entusiasmada por el relato y comentarios de Clara, encontró la manera de llegar a él, en una conferencia que dio en un club social de la zona, sobre la economía de la zona y su inserción dentro del mundo y la nación. Se acercó a él, se presentó como profesional y le dio a entender que quería una charla con más tiempo, tal como le había dicho Clara, el profesor fue al frente, la entrevista la hizo en su estudio, pero a la tarde quedaron en encontrarse, cierto.

Historia de una relación sexual II

Bueno he podido comprobar que mis sensaciones no eran erróneas, ya que en la filmación he podido darme cuenta que reaccionó bien, es más diría con bastante certeza que gozó el estar con un tercero y que este la haya acariciado, tocado y penetrado. En varios pasajes de esta se ve como ella recibe con beneplácito el accionar de él.

Confesiones de Elisabeth

Yo no tengo ningún problema de que tus instintos y los míos se unan, me encanta el sexo, no te pasaré ninguna cuenta, si tus pensamientos de hacer algo conmigo, se hacen realidad.

Una chica de un pueblo del interior de la Provincia de Buenos Aires

Cuando Carlos me vio, le dijo a Esteban, yo solo con ella, vos solo con Estela. Me opinión no valía, mejor dicho, no hacía falta expresarla, todo fue a pedir de boca, Carlos un Maestro, Me puso un aparato en labio de la vagina , que tocaba el clítoris, mientras me introducía, un hermoso pene, acabe lo menos cuatro veces, me enseñó a mamárselo, el beso en succión de la punta, levantar el prepucio apretándolo, suave contra la lengua, cuando sus jugos preseminales, me llenaron la boca de salado,