El profesor

El profesor está gordo, eso para una mujer, es algo que repele, pero Carla, entusiasmada por el relato y comentarios de Clara, encontró la manera de llegar a él, en una conferencia que dio en un club social de la zona, sobre la economía de la zona y su inserción dentro del mundo y la nación. Se acercó a él, se presentó como profesional y le dio a entender que quería una charla con más tiempo, tal como le había dicho Clara, el profesor fue al frente, la entrevista la hizo en su estudio, pero a la tarde quedaron en encontrarse, cierto.

Historia de una relación sexual II

Bueno he podido comprobar que mis sensaciones no eran erróneas, ya que en la filmación he podido darme cuenta que reaccionó bien, es más diría con bastante certeza que gozó el estar con un tercero y que este la haya acariciado, tocado y penetrado. En varios pasajes de esta se ve como ella recibe con beneplácito el accionar de él.

Confesiones de Elisabeth

Yo no tengo ningún problema de que tus instintos y los míos se unan, me encanta el sexo, no te pasaré ninguna cuenta, si tus pensamientos de hacer algo conmigo, se hacen realidad.

Una chica de un pueblo del interior de la Provincia de Buenos Aires

Cuando Carlos me vio, le dijo a Esteban, yo solo con ella, vos solo con Estela. Me opinión no valía, mejor dicho, no hacía falta expresarla, todo fue a pedir de boca, Carlos un Maestro, Me puso un aparato en labio de la vagina , que tocaba el clítoris, mientras me introducía, un hermoso pene, acabe lo menos cuatro veces, me enseñó a mamárselo, el beso en succión de la punta, levantar el prepucio apretándolo, suave contra la lengua, cuando sus jugos preseminales, me llenaron la boca de salado,

Estudiante de secundaria cuenta su primera vez

Arranco el ordenador y voy a chatear, se me ocurre que si quiero saber cómo masturbarme nada mejor que un chat de sexo, aunque no tengo la edad, entro y pido a alguna chica que quiera hablar conmigo en privado, al poco se me conecta una chica que quiere hablar conmigo, ahí me pongo un poco nerviosa

Recuerdos de mis amigas III

Se sentó al lado de él, le abrió la bragueta, y agarrando su pene, se lo introdujo en su boca, este, realmente creció, tanto que tuvo que retirarlo, para evitar un ahogo, tenía en sus manos, un aparato impresionante, de aproximadamente 30 cm, y un diámetro que para poder mamarlo le hacía doler las mandíbulas.

La fantasía, la traslado a una realidad, el tiempo perdido, la lleva a una dominación buscada, por ella pero no deseada por su amante.

Desde los quince años siempre tuve fantasías con un hombre, hoy de cincuenta años, que siempre quiso acercarse , siempre nos ayudó, y siempre vi su mirada, ante mi presencia, pero siempre estuvo a un paso, un día subí a su auto, me llevo a mi casa y no intento nada, me sentí frustrada, porque ese día yo estaba con ganas