La futura esposa de mi mejor amigo II

El Día de la boda, me encuentro con un guayabo o una resaca de padre y señor mío, no resisto mi cabeza, la bebeta de ayer y la culiada fueron grandiosas y únicas.

Acompaño a mi amigo a su casa a cambiarse, no desayunamos solo dormimos y vomitamos un poco, con solo un par de horas de sueño, nos levantamos nos vestimos y nos vamos para la ceremonia, llegamos a tiempo, me asombra la tranquilidad, de mi amigo parece que no hubiera trasnochado, esta lo mas de bien, está en todos sus cabales.

Llegamos a la iglesia, todo transcurre de forma normal, se cazan y luego nos vamos para la reunión de bodas, es de noche la fiesta acaba de empezar, la ahora nueva esposa de mi amigo se me acerca:

Hola como estas?

Muy feliz por ustedes les deseo lo mejor

Gracias, quería hablar contigo

Sobre qué?

Lo de ayer con mi esposo?

Que pasa ayer?

Donde fueron?

Salimos y bebimos algo por allí

Vamos no seas mentirosos, él ya me contó todo, sobre las putas esas de An y Ger, ya lo sé todo.

En este momento podía ver su cara de furia y molestia por lo ocurrido ayer, nosotros teníamos una sólida amistad, esperaba que esto no lo fuera arruinar, afortunadamente para mí, se acercó alguien a felicitar la nueva señora, aproveche la oportunidad para escabullirme y buscar al novio.

– Óyeme como le fuiste a contar todo lo de anoche a tu mujer

Me pregunto mucho y tuve que confesar todo, pero ya sabía que nosotros haríamos algo así, lo único que le molesto fue que yo hubiera estado con las dos al tiempo, eso sí me hizo jurarle que nunca más haría una cosa de esas, ni estaría con mujer distinta a ella por el resto de mi vida.

Hace un rato me pregunto algo?

Cuéntele todo lo que quiera total ya nos casamos.

Evite durante prácticamente toda la fiesta a la novia, pero al final de la misma me agarro, me encontró solo en la cocina, repitiendo mi porción de cena, no pude evitarla me tenía acorralado

Por qué no quieres hablar conmigo?

Es una situación embarazosa, no sé qué decirte, me estarás odiando y con razón.

Bahhhh, él ya me había advertido sobre eso, yo ya sabía lo que me esperaba.

No se siente mal por eso

No te contó?

Que?

Lo que yo hice anoche

No, no me ha contado nada, no hemos podido hablar bien.

Bien, te contare mi especie de venganza, para ver si así me cuentas bien lo que ustedes dos hicieron anoche.

Ayer en la noche después que ustedes se fueron de parranda, me encontraba furiosa pero preparada, mis amigas me tenían preparada una revancha, nos reunimos en el apartamento de una de ellas, y nos entretuvimos hasta las 10, a esa hora llegaron 2 amigas, en compañía de un stripper, un chico de esos con un cuerpo escultural, espectacular, que bailan y se van quitando la ropa sensualmente, todas nos reunimos formamos un circulo y el chico en la mitad del mismo comenzó su espectáculo, se quitó todas y cada una de sus prendas, hasta quedar en una diminuta tanga, que solo le cubría sus genitales, una de las chicas en medio de la locura colectiva que nos cubría, le quito el interior con sus dientes, 3 de ellas se abalanzaron sobre el para tocarle su miembro incluso él se lo dejo besar por una de ellas.

El chico se fue, mi amigas le pagaron, las demás estábamos comentando sobre él y todo esto, después una a una ellas se fueron yendo del apartamento hasta quedar solo 3 de nosotras, las dueña del apartamento, mi amiga que me llevo y organizo la fiesta, y por supuesto yo.

Ellas me contaron que el chico se había ido pero que estaba cerca de allí y había quedado esperando la llamada de ellas, la cual por supuesto ya habían realizado, por tanto en menos de 20 minutos el estaría en la portería del apartamento esperándonos, yo no sabía qué hacer, me parece que si yo tenía algún tipo de relación con este sujeto que me podría pasar, una enfermedad venérea, de pronto mi novio se enteraría y me abandonaría, un embarazo no deseado, que tal que me quedara gustando, lo peor de todo es que si yo haría esto por despecho lo único que lograría seria igualarme al nivel de mi esposo y eso no lo quería hacer, nos informaron que en la portería estaba el stripper, ellas lo hicieron seguir mientras mis temores me dominaban, no sabía que pensar.

El chico llego, yo no musitaba palabra, ellas le dijeron algo, pusieron música, el chico se nos acercó bailo con mis amigas, después conmigo, luego vi como incitaba a mis amigas, las apretaba al bailar, y les tocaba las nalgas, no quise bailar más, no permitiría que un completo extraño por más bello que fuera me acariciara de esa manera sexual, me sentiría sucia si le permitía hacer eso, mis amigas se reían, de pronto el chico acuso de mucho calor, lo cual era mentira por ser de noche y contar uno de los mejores aires acondicionados del edificio, se quitó la camisa, mi amiga saco dinero y lo miro con cara de maldad y picardía, el chico se quitó los pantalones, esta vez no tenía puesta la tanga tenía unos pantaloncillos normales, ella se acercó a él, la dueña del apartamento le dijo que se los quitara, después de mucho tire y afloje el tío este empezó a alardear sobre el largo y tamaño de su órgano reproductor en estado de erección, igual que lo hacen todos los hombres, mi amiga le pregunto cuanto media su pene él le dijo 18 cm (6 pulgadas), ninguna de nosotras le creímos, pues ya lo habíamos visto a mitad de la parolera y no creíamos que pudiera alargarse tanto.

Salto una propuesta, si el pene era del tamaño que él decía tener o más largo, nosotras nos tendríamos que quedar en ropa interior, de lo contrario él no nos cobraría por su trabajo, el aceptó pero nosotras nos debíamos de encargar de hacerlo llegar a su máxima expresión para poder concursar, estuvimos de acuerdo, la dueña del apartamento fue la encargada de las labores de levantamiento, se le acerco le soplo la cara le tomo la polla por entre los pantaloncillos, llevo la mano del hacia su seno izquierdo, y con su mano lo guió mientras le bajaba un poco la blusa para poder ver su pezón, al vérselo, ella se sonrío, el alejo de él, se cubrió el seno, le bajo los interiores, y con metro en mano procedió a la dispendiosa tarea de medirle la verga, pues bien él había dicho 18 cm (6 pulgadas), el plátano midió 20 cm (6 3/4 pulgada), por tanto perdimos la puesta y estábamos en un gran dilema a estas alturas de la noche, por una breve charla previa, mis amigas estaban dispuestas a medio desnudarse, por mi parte no, me considero una mujer muy pudorosa y no me voy a lucir como dios me trajo al mundo por una estúpida apuesta con la cual no estaba de acuerdo.

A estas altura del relato, no podía dejar de imaginarme a la nueva esposa de mi amigo, con sus amigas en esta extraña situación, creo que me empezaba a excitar con la narración detallada de ella, aparte de todo, el hecho de conocerlas personalmente, proveía al relato un morbo especial. Ella prosiguió con su relato:

Nos dirigimos al bar por un par de bebidas el stripper se quedó en el hall esperándonos, la dueña del apartamento estaba decidida a comerse al tío este, ella es una mujer recién divorciada, su esposo era su única referencia de carácter sexual, por tanto desde hacía mucho rato estaba ansiosa de vivir una experiencia como esta, mi mejor amiga le parecía un tío muy atractivo y no le veía nada de malo, pero no estaba del todo segura, yo no daba mi brazo a torcer, pues bien volvimos al hall, el joven nos esperaba, cuando volvimos el tenía la luz del hall encendida dijo que nos quería ver bien, que con el máximo detalle, ya que en interiores debíamos ser una diosas, pues con la luz pude ver bien al chaval este, tenía una cara de adolescente pero mayor de edad, un cuerpo muy bien trabajado, sin un solo vello en todo su cuerpo, y con todo me refiero a todo, unos gruesos brazos, y unas abdominales muy marcadas, no era uno de esos chavales que son solo músculo, no, este tío debía de llevar 1 año máximo en el gimnasio, pero no había perdido su tiempo, esto me despertó el libido, empezamos una charla sobre lo que él había dicho nos empezó a contar un par de cosas sobre otras fiestas donde había estado, mientras hablaba con una seguridad espantosa que me sorprendió, vi cómo se acercaba a la dueña del apartamento, le beso el cuello y el tomo la iniciativa, le empezó a quitar la blusa, mi mejor amiga que se había sentado junto a mí, me tomo por la falda y me apretó la pierna, me susurro a oído que ella quería probar de ese manjar prohibido, las cosa que nos había dicho, despertó en todas nosotras la pasión, verbalmente nos convenció de tener relaciones con él, prueba de esto eran mis amigas una de ellas ya sobre él y la otra decidida a ser la próxima, el chico procedió a desnudar por completo la dueña de casa, ella parecía drogada, extraña, nunca la había visto yo en este estado, bueno tampoco nunca la había visto haciendo el amor antes, se sentó sobre el sofá tomo el tío por la cabeza, lo hizo arrodillarse a sus pies, le explico que ella era recién divorciada y con un solo hombre en su vida sexual, un hombre que no la había hecho feliz y la engañaba, pues bien con su ex-esposo ella había visto muchas pelis de porno y en todas ellas a las mujeres se les daba placer oral, pues bien aunque ella muchas veces lo pidió, lo exigió, lo imploro y no se cansó de pedirlo, el cerdo aquel nunca le beso la cuca, por tanto ella lo único que quería era que el tío este se le comiera la cuca como nunca antes nadie lo había hecho, ella dejo todas sus inhibiciones en el contrato de matrimonio, el stripper no se dejó anonadar por esto, lamió sus entrepierna, y por medio de pequeños besos se fue acercando poco a poco al clítoris de la paciente, le metió 2 dedos en la panocha y le empezó a lamer el coño, primero fueron lametazos suaves y delicados, pero poco a poco fueron tomando fuerza, ella se retorcía, su rostro se enrojecida, el tipo hacia una especie de túnel con sus labios donde metía el placer de ella y lo lamía dentro de su boca. Mientras tanto y en todo momento los dedos entraban y salían coordinadamente de su vagina, el tío comía y con los dedos estimulaba su punto g, de pronto de un momento a otro sin haberme dado cuenta por estar dedicada toda mi atención a la pareja en acción, no me di cuenta que mi amiga se había desnudado y se empezaba a masturbar prácticamente enfrente mío, noté esto cuando la vi de pie tras el stripper, se agachaba y besaba los senos de nuestra amiga, esto fue un shock para mí, ella le beso los senos y después se trenzaron en un beso, después nuestra amiga volvió a los senos de ella, que no necesitaban ningún tipo de estímulo debido al placer que el tío le brindaba, le bastaba y le sobraba para parar sus pezones, cuando ella volvió a besar sus pezones una descarga de líquido vaginal baño la mano del stripper y las convulsiones de su pelvis me hicieron ver sin lugar a dudas un hermoso y excitante orgasmo.

Yo ya no podía más estaba completamente excitado y esperando ver proseguía este relato, con matices de orgía, la esposa siguió con su narración:

Las chicas se besaron de nuevo pero esta vez con más pasión que en las anteriores ocasiones, al terminar el beso mi amiga insto al tío para que se pusiera el condón y la penetrara fuerte y con todo, el chaval este que la tenía parada desde hace rato no lo dudó un instante y se colocó el preservativo de inmediato, mi amiga se puso en cuatro patas al lado izquierdo de la recién comida dueña del hogar, a estas altura de la narración yo estaba sintiendo que humedecía mi ropa interior este espectáculo sexual me había excitado y estaba preparada para lo que viniera, mis pechos estaban erectos, y como acto reflejo me tocaba toda, la cara, las piernas, los muslos, las nalgas, no sabía qué hacer, el tío tomo a mi amiga por las caderas y se la hundió sin compasión ella me miro y en medio de su éxtasis me llamó gemía mi nombre mientras este chico la metía y sacaba con toda su fuerza incluso me parecía excesiva ella debía estar sintiendo su verga en el fondo de su vagina eso no debía ser delicioso pero ella estaba feliz y me llamaba, me levante de mi sitio, me dirigí hacia ella me pare enfrente de ella inmediatamente se levantó de su éxtasis se levantó la dueña , con sus manos recorrió todas mis piernas hasta llegar a mi vagina bastante humedecida a este punto, con sus manos tomo mis pantymedias y las extrajo de mis extremidades, ahora subió de nuevo por mis piernas esta vez más lentamente podía imaginarme su sensación de placer al tocar mi piernas, yo no la miraba mi atención estaba en ver como el tío le metía la polla a mi amiga, y ver como ella resistía esos embates de poder y como se lamía y relamía los labios, se le movían las tetas y parecían que se fueran a caer, las manos llegaron a mi conchita, la dueña me acaricio la cuca, al sentirla mojada retiro mis calzones de ella, al llegar ella a mitad de camino, llevaba los calzones por mis rodillas cuento no sé cómo, mi amiga se medió levanto y me empezó a besar la concha, ella de rodillas mientras un tío le destrozaba la vagina con esa enorme verga, me daba placer oral y no cualquier placer, sentía como todo mi cuerpo se electrificaba, eso que uno siente que se eleva y no sabe dónde está todo se olvida por segundos, sentía como su lengua se introducía en mi vagina y la recorría toda por dentro, después lambetazos con mucha fuerza en mi clítoris, no tarde mucho en llegar los momentos previos habían sido demasiado, me retorcí, me flaquearon las piernas y caí en el sofá, el tío no hacía mucho había eyaculado también, mi amiga llevaba varios minutos en el paraíso, el tío se levantó se retiró el condón, fue al baño a lavarse, al volver se le pago y se fue.

Nosotras nos recuperamos lentamente, no sé por qué pero no musitamos palabra del tema, mi amiga se bañó la espere y nos fuimos y aquí estoy hoy cazada con una nueva vida.

Yo no podía resistir más la parolera de ver a esta mujer con que detalle me había confesado su aventura, me parecía increíble que entre ellas tan recatadas y conservadoras que se veían hubieran tenido el desparpajo de hacer todo eso.

¿Qué te ha parecido el relato?