Descansando II

Descansando II

Llego a la casa donde me alojo pasadas las tres de la madrugada con la polla todavía pidiendo guerra, me lio un porro de polen y me acuesto, duermo como un bendito y sueño con hadas rubias que me chupan la polla.

A la mañana siguiente el sonido del chapoteo de Luci en la piscina me despierta, deben der ser las 11 de la mañana, me lavo un poco la cara, me pongo el bañador y salgo a tomar el sol con ellas, Inga esta leyendo, cuando la saludo se levanta y me da un beso, le doy los labios y los acepta, Luci ha dejado de nadar y me mira.

Sobre las 12.30 Inga se va a hacer la comida, me invita a almorzar con ellos pero ya he quedado con los amiguetes en la playa, cuando se va voy a la cocina y abro dos cervezas, vuelvo con ellas y le ofrezco una a Luci, la acepta con una sonrisa.

-Que tal anoche?

-Bien, tus padres son buena gente

-Yo se muy bien lo que son mis padres…y lo que le gusta a mi madre, tengo el sueño ligero, ademas ua estoy acostumbrada a verla con Diego cuando papa esta trabajando en Hamburgo.

-Buena ya sabes…cosas de mayores

-A los jóvenes también nos gusta lo bueno, a nadie le amarga un dulce- se toma el resto de la cerveza y entra en la casa de donde sale con otras dos mas, ofreciéndome una. Ayer estaba distante, hoy la veo distinta, mas abierta, mas comunicativa y creo que buscando mi complicidad.

-A mi me gustan las jóvenes a las que les gusta lo bueno

Ella sonríe y se bebe toda la cerveza, desaparece y vuelve con otra, se esta pasando, se mete en la piscina y me invita.

-Ven Carlos el agua esta riquísima

Cuando entro en la piscina se arroja sobre mi intentando hundirme bajo el agua, me resisto, luchamos, la tomo desde atrás y consigo que los dos estemos bajo el agua en la parte menos profunda, toco el suelo de la piscina y ella ha caído sobre mi, creo que mi paquete este a la altura de su culito no es casualidad, no se que me pasa con Luci pero un par de roces y ya estoy empalmado, seguimos el juego y ella lo nota pero esta vez reacciona con gracia.

-Parece que estas bien de reflejos- me dice mientras señala a mi polla que abulta en el bañador, me acerco a ella y la abrazo, nos besamos, de un salto pone sus piernas alrededor de mi cintura mientras sus brazos están en mi cuello, la tela de nuestros trajes de baño es lo único que separa a nuestros sexos, aprovecho el roce, estoy en la gloria.

Se suelta de mi:

-Mi madre nos puede ver

-Ven a la casa

Salgo de la piscina y tomo una toalla me voy secando mientras entro en la casa, ella me sigue, cuando llegamos al salón Luci que esta detrás mía me baja el bañador, mi polla tiesa apunta al techo, me doy la vuelta, ella mira mi polla se arrodilla y comienza a mamármela, le desabrocho la parte de arriba del bikini y puedo ver sus tetitas, son muy parecidas a las de la madre, un poco mas grandes, sin apenas roseta y con el pezón grande y abultado, la incorporo, la beso en la boca y la llevo a la habitación. se tumba en la cama con cara de miedo e ingenuidad, le quito las braguitas mientras acaricio y chupo sus tetitas, me encuentro con un hermoso coñito encarnado de finos labios y rodeado de pelusa rubia, pronto mi lengua lame su coño mientras ella mama mi polla, no mas de dos minutos llevo con mi lengua frotando su clítoris cuando siento como se estira y aprieta mi cabeza contra su coño, es increíble, gime y no parara de gemir en los mas de veinte minutos que le como el coño, es multiorgásmica.

Mi polla anhela estar dentro del coñito adolescente de Luci, ella abre las piernas invitándome, se la coloco en la entrada y la voy penetrando suavemente mientras ella lanza pequeños quejidos, apenas esta mi capullo en su coño adaptándose a tan estrecho receptáculo cuando noto la imposibilidad de seguir penetrándola….

-Joder Luci¡¡ eres virgen¡¡

-Fóllame¡¡ me ordena

Mi polla quiere seguir sus ordenes pero mi conciencia pone inconvenientes.

-Mejor sera prepararlo bien, que te vengas a pasar la noche cuando tus padres se queden dormidos.

-Que me folles joder¡¡. acompaña la orden apretando mis nalgas contra ella, obedezco porque ahora la única cabeza con la que pienso es con la de abajo y la cabeza de abajo quiere estar bien metida en el coño de Luci y con el esfuerzo suficiente lo consigue, pienso que la afición de Luci por la hípica me lo ha puesto fácil y su himen cede sin desgarro apenas y mejor aun sin provocarle mucho dolor.

Acomodo mi polla dentro del coñito de Luci y me quedo quieto, la sensación de estrechez es maravillosa, la beso, chupo sus tetitas mientras que ella se acostumbra a la sensación de tener una polla en el coño, me muevo suavemente rozando la raíz de mi polla en su clítoris y con cuidado comienzo un suave mete y saca, atento a su respiración y sus gemidos para imprimirle la velocidad mas placentera sin provocarle molestias o dolor, poco a poco Luci comienza a colaborar y a levantar las caderas para recibir a mi polla, en pocos minutos Luci esta en su punto, dispuesta para gozar pero yo siento que si me muevo lomas mínimo me correré vivo, estoy a tope.

-Lo siento Luci pero tengo que sacarla..me voy a correr.

En lugar de colaborar Lucy abre sus piernas y las pone sobre mi cadera apretando mas el abrazo y levantando su culo.

-Venga córrete¡¡ córrete en mi coño¡¡

Luci¡ por favor¡¡ Luci¡¡ Luuuuuuciiiiiiiiiiiiiiii¡¡ Su coño recibe mi polla entera la sensación es magnifica, la presión maravillosa, mi corrida inenarrable.

Me quedo dentro de ella pero le aviso que no debemos estar así mucho tiempo, debe lavarse mi corrida no quiero ser el culpable de que haya otra madre adolescente en el mundo. Ella me tranquiliza.

-No te preocupes, ayer termino mi menstruación, es un buen momento para tener leche en el coño sin embarazos.

A pesar de lo poco que me fio del método Ogino la veo tan convencida que me dejo convencer yo también.

-Otra cosa es lo que debería preocuparte, has cometido un grave delito

-Déjate de bromas Luci

-El mes aproximó cumpliré quince años

-Venga ya¡

-Ya se que parezco mayor pero es la verdad

Cierro los ojos y me dejo caer sobre su pecho, esta claro, la pelusa de su coñito no es porque sea tan rubia sino porque realmente es joven, por eso sus padres no quieren que beba cerveza, menudo lio.

-No te preocupes, me has hecho un gran favor, lo único que tendrás que hacer es follarme cuando te lo pida y todo ira bien.

-Pero Luci

Mi polla ha salido de su coño, mas pequeña y disminuida que nunca, la miro, hay semen y un pequeño hilillo de sangre entre los labios de su coño, le pido que me acompañe y le ayudo a lavarse en el bidé.

-Ya lo había intentado con Diego pero como es el amante de mama y sabe mi edad siempre se hecha atrás, aunque un par de veces estuvo a punto pero al final solo quizo que se la chupara y correrse en mi cara.

Lo que Diego no me dijo es que lo de la familia liberalísima también incluía a la niña.

-Ahora tengo que irme a comer, pero no creas que no he tomado nota, esta noche ni se te ocurra ir a cenar a casa, les pones una excusa y pasas de ir, yo espero a que se duerman y vengo a visitarte.

El día transcurre convirtiéndose en un infierno, el remordimiento de haber desvirgado a una chica de catorce años (aunque la creyera mayor) y la sensación de estar en sus manos y también, lo reconozco, el morbo y el deseo de volver a hacerlo me sumergen en un mar de confusión.

Paso el día con los amigos y llego pasadas las doce de la noche a la casa, estoy tumbado en el sofá viendo una peli, fumando un porro y tomando una cerveza cuando Luci aparece.

-Hola Carlos¡ vengo a por mi noche de amor, ademas ayer oi decir a mi mama en la ducha lo que te gusta y por ahí todavía soy virgen.

-Luci – le dijo serio y circunspecto- creo que estamos cometiendo un error

-El error lo cometerás tu como no hagas lo que yo quiera-me dice y tiene toda la razón del mundo

Se desnuda, estoy sentado, acerca su coño a mi cara, puedo oler la fragancia de coñito adolescente y no me resisto a beber de sus riquísimos juguitos, abro sus labios y meto la lengua su clítoris no es grande y hay que buscarlo pero sus gemidos y movimientos me orientan adecuadamente, ahora tumbada en el sofá con las piernas abiertas esta corriéndose continuamente mientras mi lengua roza su clítoris y folla su coñito. Disminuyo la frecuencia de mis lamidas y consigo que se relaje un poco, la tomo en brazos y la llevo a la habitación, vamos besándonos intensamente, nos echamos en la cama y sus manos suben y bajan la piel de mi polla.

-Fóllame bien follada¡¡- me pide

Me coloco sobre ella, con tacto, suavidad y sin obstáculos ni quejas se la voy clavando suavemente mientras le susurro al oído lo hermosa que es y lo lindo y rico que resulta follarla hasta que se la tengo bien clavada hasta las pelotas, me quedo quieto pero ella levanta las caderas demandando movimiento y pidiéndome que la embista.

-Venga Carlos folla a tu niña¡- me lo dijo mirándome con la mayor cara de zorra que le he visto poner a ninguna de las mujeres que he follado tenga la edad que tenga, comencé a moverme y a clavarle el pistón mientras ella apretaba mis nalgas y abría sus piernas, seguía sintiendo la estrechez de su coño pero también una humedad absolutamente lubricante, cuando estuve convencido que no sentía molestias se la saque y sin decirle nada le di la vuelta y la puse en cuatro al borde dela cama, la visión era maravillosa, un abultado coñito adolescente rodeado de rubia pelusilla asomaba entre sus nalguitas, en el apunte mi polla y se la clave, le pedí que se masturbara mientras comencé una follada absolutamente salvaje, estaba fuera de mi, ella levantaba el culito para recibir mi polla con su cara hundida en la almohada y masturbándose.

-Si¡ si¡ me follas¡ que gusto¡ folla cabrón folla¡ folla a esta nena¡

Tenia los pelos de punta, el gusto que me daba su coño apretado y reciben desvirgado, saber que solo era una niña que bordeaba los quince años y tenerla así a cuatro patas pidiéndome que la follara sin contemplaciones era algo que estaba mas allá de mis planteamientos.

Cuando la electricidad subía por mi espina dorsal desde mis pelotas y por mi polla salían incesantes chorros de leche caliente mientras Luci los recibía en su coñito gimiendo como una perra, yo no era una persona, era un animal, cuando reaccione me di miedo de mi mismo, pero estaba dispuesto a seguir follándola aunque me cortaran el cuello a continuación.

-Sabes una cosa, me gusta sentir un polla en mi coño, es maravilloso y notar el calorcito de la leche cuando te corres,  es como si hubiera crecido y ya fuera mayor.

Yo estaba temblando de gusto, morbo y confusión cuando Luci fue al baño a lavarse el coño, con los ojos cerrados sentí como se acostaba a mi lado y comenzaba a mamar de nuevo mi polla, pocas veces en mi vida me había recuperado tan pronto, el placer de lo prohibido, mi polla estaba ahora tan dura como antes de empezar el primer polvo y yo alucinaba, quería sentir ese coñito maravilloso y estrecho de nuevo, le pedí que se subiera sobre mi y me cabalgara, yo tumbado boca arriba con unos cojines a mi espalda disfrutando mientras le chupaba las tetitas, sus pezones parecían parte independiente de sus pequeños pechos, grandes y totalmente hinchados en mi boca.

-Muérdelos¡ muerde y clávamela toda

Cogido a sus nalgas mientras su coño subía y bajaba por mi mástil hasta empalarse entera y sumergido en un ataque de vicio y morbo, Luci me follaba como si hubiera perdido el virgo hacia años, pero no la chica que tenia mi polla clavada en su coño había dejado de ser virgen esa mañana y no había cumplido aun los quince años, era pensar en eso y sentir como mi polla crecía aun mas dentro de su angosto coñito, no podía dominar la sensación de hacer algo que no estaba bien y que eso me excitara tanto mientras Luci no paraba de decir obscenidades, que quería que le diera mi polla, que la follara, que se corría como una perra, que era una putita, una niña muy zorra, cai en una suerte de trance orgásmico absolutamente inédito en mi vida, corriéndome en ese coñito mágico, sintiendo brotar la leche a borbotones, mientras ella suavemente y metiéndose los dedos en el coño y sacándolos llenos de flujo y semen se los llevaba a la boca mirándome a los ojos.

La convencí de que debía irse a casa antes de que sus padres notaran su ausencia y me quede despierto en la cama sumido en un mar de dudas, soy un tipo caliente pero una chica tan joven desvirgada me remordía la conciencia, aunque me seguía excitando pensar en follarla y me planteaba que la victima era yo el miedo a perder el control me llevo a tomar una decisión, me largue de Ibiza esa misma mañana en el primer avión.

Pasado unas semanas mi amigo Diego me llamo preocupado y me contó que había sido victima de los manejos de Luci, que tenia 18 años, que no me preocupara que aunque virgen hasta que dio conmigo sabia latín….

¿Qué te ha parecido el relato?