Descansando I

Descansando I

Estoy pasando unos días en Ibiza, descansando en el chalet de unos amigos que están de viaje y que gentilmente me dejan su residencia, llegue ayer por la tarde y me deje llevar por la vorágine de la isla y por algunos amigos, anoche hubo copas, provocación, éxtasis y risas, a pesar de la resaca me despierto sobresaltado, oigo ruidos en la piscina, había olvidado que mis amigos son generosos y que los vecinos que no tienen piscina en su chalet tiene su permiso para usarla a cambio de alguna que otra cena y de contribuir al mantenimiento de la misma, salgo al jardín y saludó cortésmente.

-Buenos días-

-Buenos días- contestó aunque ya es mediodía.

Son dos mujeres una de unos cuarenta y pico y otra más joven, me imagino que la hija, son alemanas, al menos eso creo recordar que me dijeron.

Me disculpo y paso al baño, necesito una ducha que me despeje, desde la ventana del baño puedo verlas discretamente, las dos son rubias, delgadas, con pechos pequeños y minúsculos bikinis, están tomando el sol, la madre lee una revista, termino la ducha y me voy a la habitación a ponerme el bañador, creo que les voy a hacer compañía, antes de salir al jardín me entran ganas de orinar y vuelvo al baño, abro la puerta y me quedo inmóvil, con las braguitas del bikini en los tobillos la chica está haciendo pis, se sobresalta cuando abro la puerta, me quedo observándola perplejo unos segundos y cierro la puerta pidiendo disculpas, al poco tiempo sale del baño, me mira con la cara roja invadida por el pudor y en ese momento se que lo voy a intentar, que me gustaría follarme a esta belleza teutona.

Después de soltar el chorro me voy a la piscina y me presento:

-Hola soy Carlos.-

-Yo soy Inga y esta es mi hija Luci. Espero no haberte molestado.

-En absoluto, ya me avisó Diego que hay buen rollo con los vecinos, me gusta que las cosas sean así, Luci me ignora olímpicamente, curiosa forma adolescente de llamar la atención, me doy un baño y al salir les pregunto-

-Voy a por una cerveza..os apetece tomar algo

-Yo quiero otra-me dice Inga con su pronunciado acento alemán

-Yo también- dice Luci

-Tu no debes de beber alcohol todavía…a Luci le traes una coca

La mirada que Luci le echa a su madre es asesina, la ha herido en su orgullo delante de un desconocido, pienso que Inga es estricta, Luci debe de ser mayor de edad o casi, al menos su cuerpo y sus casi metro ochenta de altura  así lo hacen parecer.

A mediodía madre e hija se van a comer, yo he quedado en la playa con unos amigos para hacer lo propio, vuelvo sobre las siete de la tarde con la barriga llena y el espíritu un poco nublado por culpa del vino, Luci esta sola junto a la piscina, le saludo y me responde cortes pero fríamente, me pongo el bañador en la habitación voy a la cocina y saco dos cervezas frescas del frigo, las abro y me voy a la piscina, le ofrezco una a Luci.

-Sabes que mi madre no me deja beber.

-No veo a tu madre por ningún lado, acaso le dirás tu que has bebido cerveza?

Ella sonríe y acepta, llevo gafas de sol, lo que me permite mirarla, sin que se percate, de arriba a abajo, es alta, blanca, rubia con pecas en todo su cuerpo, tetas pequeñitas y sin ser excesivamente guapa sus hermosos ojos azules alumbran su rostro, una adolescente absolutamente atractiva.

Nos bebemos las cervezas, recojo las botellas y vuelvo con otras dos, la segunda me la bebo casi del tirón, en dos tragos, ella me imita, repito la operación y vuelvo con dos botellas mas de Carlsberg, al principio Luci dice que no quiere mas pero cuando le insisto acepta.

Me meto en la piscina y Luci me sigue, en el agua nada como una sirena, sus movimientos son jóvenes y sensuales, la observo.

-Se puede saber que miras? me pregunta desafiante

-Te miro a ti, estas muy bien

Reacciona echándome agua, yo hago lo mismo, ella se acerca e intenta hundir mi cabeza bajo el agua, comenzamos un forcejeo ingenuo y consigo que sea ella la que trague un poco de agua de la piscina, sale decidida a pagarme con la misma moneda, estoy dispuesto a dejarme hacer, seguimos con el forcejeo nuestros cuerpos se rozan y mi polla se empalma en el trance, Luci siente la dureza de mi miembro en sus nalgas se pone muy seria y sale de la piscina.

-Tengo que irme- me dice como despedida, muy seria.

Creo que me he precipitado, mi naturaleza morbosa me ha traicionado y el inoportuno roce le ha avisado de mi estado y posiblemente de mis intenciones, espero no haberlo estropeado del todo.

Estoy viendo la tele, son las nueve aproximadamente, bebiendo una cerveza y tomando unas patatas fritas de bolsa, dispuesto para una tranquila velada cuando llaman a la puerta, es Luci.

-Hola Carlos¡ me envían mis padres para que te invite a cenar con nosotros esta noche, esta recién  duchada con un minúsculo vestidito blanco que resalta su piel bronceada por el sol de Ibiza, tiene un tipazo.

-Estaré encantado

-Te esperamos en media hora

Me visto y me acerco a casa de los vecinos, llamo a la puerta y me abre un tipo con el pelo absolutamente blanco de unos 60 años aproximadamente.

-Hola Carlos¡¡ yo soy Jurd¡¡- me dice teniéndome la mano

-Me introduce en la casa, esta decorada en estilo rustico con un magnifico gusto, me hace sentar en el salón y me ofrece una copa de vino. Luci esta preparando la mesa.

-Inga esta terminando la cena, es una magnifica cocinera¡

Comenzamos la charla, Jurd es abogado, trabaja en Hamburgo de lunes a jueves y pasa el resto de la semana en ibiza, su mujer y su hija viven todo el año en Ibiza, no soportan el frio y los cielos nublados, Luci estudia en un instituto cercano, Inga se dedica a pintar y solo sale de Ibiza para montar sus exposiciones.

Mi amigo Diego me había avisado de la extrema liberalidad de los vecinos, «son educados, limpios y calientes» me aviso.

Inga lleva un vestido blanco con encajes que dibuja su silueta, salvo pequeñas arrugas bajo sus ojos se conserva perfectamente es un poco más llenita que su hija y los kilos de mas estan en su trasero, al igual que su hija sus tetas son pequeñitas,no lleva sujetador y sus pezones (gordos) se traslucen,  también comparten el azul de sus ojos y el pelo rubio

Transcurre la cena, realmente excelente, regada con el vino adecuado para cada plato, Luci bebe agua mineral y esta seria, sin duda no le gusta que la traten como una cría en presencia de otras personas, son casi las doce de la noche, su enfado es ostensible cuando su padre le indica que debe de irse a dormir, que es la hora de que la personas mayores charlen de sus cosas, se va rauda, sin despedirse.

-Debes disculpar el comportamiento de Luci- me dice Inga

-No te preocupes¡ es natural que quiera estar con las personas mayores.

-Si pero aun es muy joven- contesta Inga zanjando la conversación.

Curd esta preparando unas copas, ha puesto música de jazz suave y a bajo volumen, me ofrece una.

-Ya nos dijo Diego que eres un hombre de mundo que el trabajo en espectáculos y publicidad te hace viajar continuamente.

-Si es bastante cansado

-Y que lo digas, aborrezco las dos horas de vuelo entre Hamburgo e Ibiza, pronto me jubilare y adios Alemania.

La conversación trascurre sosegada, hablamos de trabajo, de arte, de la vida en Ibiza, Inga y yo sentados en el sofá y Jurd en el sillón de al lado, ellos han derivado la conversación al sexo y yo he colaborado a que sea así con comentarios francos y abiertos sobre el tema, una vez entrado en materia Curd me dice que no le va el tema del intercambio de parejas pero que ellos son abiertos y en ocasiones han compartido sexo con otra persona (siempre hombres porque a Inga no le gustan las mujeres a pesar de que a Curd le encantaría verla con otra).

Curd esta llenando las copas cuando siento que Inga se acerca a mi y roza mi pierna con su pierna, yo no parto la mía, ella tampoco, la miro y me sonríe cómplice, yo estoy dispuesto para lo que pase pero sin tomar la iniciativa.

Curd continua hablando, siempre hay unos limites, lo que le gusta es que le observen y miran mientras hace el amor a su mujer, cree en la pareja y no acepta que su mujer sea penetrada por otro hombre, me esta contando sus preferencias pero la impresión que me da es que me esta diciendo las condiciones que debo aceptar para entrar en su juego, mientras el habla la mano de Inga esta sobre mi muslo acariciándolo suavemente, Curd desaparece por un momento, Inga se levanta sube un poco el volumen de la música y me invita a bailar, acepto, nuestros cuerpos se acercan, se rozan, me excito y  me empalmo, ella lo nota y se pega mas a mi, estoy besando  su cuello cuando aparece Curd totalmente desnudo, tocándose la polla, la tiene blanca, fina y larga, me hace señas para que continué y no me corte, se sitúa detrás de su señora le quita las braguitas, sube su vestido y sin contemplaciones se la clava por el coñito, ella ha colaborado inclinándose hacia adelante, me esta besando en la boca mientras su marido la folla, todo ha sucedido rápidamente, Curd esta agitado y rojo mientras se la clava, le quito el vestido a Inga mientras su marido sigue culeándola, esta muy pero que muy bien, sus tetitas son pequeñas y tienen la particularidad de no tener rosetón, solo un pezón duro y gordo y rosado corona la punta de sus pechitos. Su coñito rasurado y de labios pequeños recibe la polla de su marido, recuerdo lo que Curd me dijo y decido mirarles follar sentado en el sofá, yo también me he desnudado y me estoy sobando la polla, Inga me mira sin perder detalle mientras su marido sigue clavándosela apoyándola en la mesa, cada vez esta mas rojo y sus movimientos culeándola son sincopados y torpes, Inga se incorpora y Curd se queda con su polla en las manos, pone una colchoneta bajo el sofá se pone en cuatro y su marido la ensarta de nuevo, ahora su cara esta a pocos centímetros de mi polla, la toma con su boca, cada vez que su marido la embiste mi ella se traga toda mi polla, puedo ver la cara de Curd totalmente roja y sus ojos en blanco, se esta corriendo en el coño de su mujer, se queda quieto mientras ella, ahora de forma mas pausada, lame la punta de mi capullo mientras me mira a los ojos, Curd se incorpora y desaparece, Inga sigue lamiéndome la polla, pasan unos minutos e inga se disculpa:

-Perdona un momento¡

Un par de minutos después aparece de nuevo.

-Siempre la pasa lo mismo, me folla con prisas y la fallan las fuerzas, se ha quedado dormido y estamos tu y yo…que te parece?

-Me parece fabuloso

Inga me besa, los dos sentados en el sofá, acaricio sus pezones, duros, le gusta, se aprieta contra mi mientras me soba las pelotas y se apropia de mi polla, tocó su coñito rubio, está mojada y con restos de leche de su marido, me coloca un condón y me monta con agilidad clavándose la polla hasta las pelotas, recuerdo que Curd me dijo que no le gustaba que otros se follaran a su mujer pero Curd esta dormido y ha sido ella la que se ha empalado sola así que continuó soportando todo el cuerpo de Inga sobre mi mientras nuestras bocas se buscan y aprieta sus tetitas contra mis manos, comienza a moverse con más ritmo, levantándose y dejándose caer sobre mi polla, comienza a gemir mas rápido y seguido, noto la contracción de los músculos de su coño apretando mi polla, juraría que se está corriendo o que le falta poco, en esta posición ella es la que marca el ritmo, yo estoy a su merced, se descarga en mi polla y sigue moviéndose sobre mi pausadamente, se da la vuelta sin sacar mi polla del coño y me da la espalda. ahora si me puedo mover un poco más y lo hago, me incorporo y me pongo de pie sin sacársela la tengo como su marido la tenia antes con ella recibiendo mi polla desde atrás apoyada en la mesa pero me da la impresión que ahora colabora mas (posiblemente ahora este mucho mas caliente) levanta su culo para recibir mi polla hasta las pelotas y cuando nota que disminuyen la presión en sus tetitas ella misma aprieta sus manos sobre mis manos indicando que le gustan las caricias fuertes, agarro sus pezones entre mis dedos apretándolos mientras sigo culeándola, aumentan sus gemidos y aumento la frecuencia y la intensidad de mis embestidas, siento el cosquilleo en las pelotas que me avisa que mi corrida esta al llegar, embisto con todas mis fuerzas y se la dejó clavada hasta los huevos, me corro mientras ella contrae su coñito.

Nos quedamos quietos unos minutos (es importante dejar la polla en el coñito de una mujer después de correrse, siempre debe de ser ella la que decida en que momento la polla abandona su coño), se incorpora y mira mi polla ya en su estado habitual, la caperuza del condón esta llena de leche, me quita el condón, toca la leche de su interior con los dedos y se los lleva a los labios, repite la operación un unta semen en sus pezones, me besa.

Me llave de la mano al baño, al pasar por la alcoba puedo oír los ronquidos de Curd, en la ducha chupo sus pezones, me encanta chuparlos con fuerza y sentir como Inga se moja cuando lo hago, mi boca en sus pezones y mis dedos hurgando en su coño, ella gime y me pajea mi polla comienza a empalmarse y ella bajo el chorro de la ducha se arrodilla y me la chupa, mamando y mirándome a los ojos, estoy listo para follar de nuevo, se incorpora y me dice:

-Diego me dijo lo que te gusta

Y dicho esto me da la espalda ofreciéndome el trasero mientras con un dedo lleno de gel juega en su agujerito, agarra mi polla y la conduce a su culito, la voy penetrando poco a poco mientras ella lleva mis manos a sus pezones pidiéndome que los pellizque y apriete y una de sus manos se pierde entre sus piernas, siento como pellizca mis pelotas mientras le voy clavando la polla en el culo, le muerdo suavemente en el hombro y ella pide que lo haga mas fuerte, la complazco pero no quiero marcarla, no quiero problemas con su marido, pero estoy a tope de caliente y dispuesto a lo que sea y ella también.

Cierra el grifo de la ducha, se saca mi polla del culo, se da la vuelta y me da una toalla.

-Debes de reservarte un poco, discúlpame debemos dejarlo, estoy a punto de ponerme a  gritar y Curd se puede despertar.

Mensaje recibido, sesión acabada por hoy, me seco, nos secamos, me sonríe, voy al salón a por mi ropa me visto y me despido con un prolongado beso.

¿Qué te ha parecido el relato?