Los días siguientes fueron una verdadera tortura; en las noches mientras estaba acostada al lado de mi marido pensaba en Alfredo, en cómo me había hecho el amor y deseaba que volviera a pasar pero estaba consciente que estaba mal aún pensarlo.

Me imaginaba ser nuevamente penetrada por su portentoso miembro y al hacerlo sentía que se me mojaba el calzón.

La verdad, me moría de ganas por volverle a ver.

Casi una semana después me encontró la mamá de Alfredo y me dijo que vaya a su casa para ayudarle a hacer los quehaceres.

Al rato fui y cuando llegué la encontré cambiada, como para salir.

-Pasa linda, quiero que laves los servicios ya que voy a salir de compras; te quedas sola ya que mi hijo mayor saldrá también dentro de un rato, por favor, sírvele su desayuno, él está en el comedor, gracias, hasta luego-me dijo.

Me dirigí a la cocina y le preparé el desayuno y luego me fui al comedor. El estaba allí, sentado a la cabeza de la mesa. Al verle se me hizo como un nudo en el estómago y me puse un poco nerviosa.

-Hola bebé, hace días que no te veo, disculpa por haber salido así nomás ese día; sabes, todos estos días he estado pensando en ti…

-No te preocupes- respondí- sólo que es mejor que no….

-Shhhhhhhhh-me tapó los labios con su dedo, en señal de hacerme callar

Me dio un papelito doblado, lo puso en mi mano.

-Léelo mi cielo, pero léelo de un ratito mi amor….

Regresé a la cocina a hacer lo que la señora me había ordenado. Al ratito escuché que cerraron la puerta principal. Fui al comedor ,Alfredo ya no estaba, Había salido. Saqué el papelito que me dio y comencé a leerlo:

-“Mi amor, tengo que hablar contigo de algo muy importante, por favor, te espero a las 5pm en la entrada del Cinemark de San Miguel. Te ruego que vayas, si tú quieres luego de hablar ya no te busco, pero es urgente que hablemos…un beso… Alfredo….”.

Algo raro invadió mi cuerpo. No sabía si ir o no, pero era mejor ir para terminar con todo eso, pensé..

Salí como a las 4.30pm ya que el lugar de encuentro queda relativamente cerca de mi casa.

Me maquillé ligeramente y me puse un pantalón corto a la cadera, de esos pegaditos que llega hasta la rodilla, color melón y una blusita blanca, pegadita, de mangas tres cuartos(hasta el codo, con aberturas los costados) que me queda por la cintura en su parte inferior.

Llegué y me dirigí hacia la entrada del cine, no vi a Alfredo pero de pronto me taparon los ojos..era él..

-Qué te pasa? No quiero que me toques, dime que quieres..le dije

-Vaya, no te enojes, estás muy linda hoy , y con esa ropita que deja ver todas tus curvas..mmmm…Ven ,acompáñame, a unas dos cuadras hay un paruqe, mejor hablaremos allí, es más discreto…

El estaba vestido con un jean azul y una camisa blanca manga larga con los botones desabrochados que dejaban ver su pecho velludo.

Caminamos dos cuadras y llegamos hasta un parque enorme, con muchos árboles y numerosas bancas.

-Siéntate preciosa a mi lado….

Nos sentamos en una banca bastante discreta ya que estaba cubierta por los árboles.

-Ya pues, dime que quieres decirme, quiero irme, terminemos con esto de una vez(al decirle esto por dentro sentía ganas de que me abrace y me bese y que me haga suya nuevamente)…

Apenas terminé de decirle eso me agarró fuertemente de la cara y me besó apasionadamente; yo en un primer momento me mantuve quieta pero luego ,al sentir su lengua dentro de la mía le abracé y correspondí sus besos con ardor.

Me agarró de la cintura y puso mi mano en su pecho, por dentro de la camisa.

-Yo sé que te gusto preciosa, no puedes negarlo-me susurraba al oído-te deseo como un loco, quiero sentir nuevamente mi pingota en tus huequitos y devorarte completamente, hasta ya se me está poniendo dura y grande de sólo pensarlo.

Ya empezaba a oscurecer e intempestivamente comenzó a tocar mis tetas por encima de mi blusa y con la otra mano se bajó la cremallera del pantalón y sacó su cosota y puso una de mis manos sobre ella

-Estás loco, cómo vas a hacer eso, nos pueden ver…

-Si casi no hay nadie, vamos no nos verán, jalalá con tu manito de arriba hacia abajo bebé, vamos, hazlo..

Temerosa comencé a jalar con mi mano su vergota , la cual sobraba demasiadamente en longitud , ya que mi mano soló la cubría en menos de la mitad porque estaba ya erecta y gorda…

-Ven nena, agáchate, quiero que me la chupes un poquito, arrecuéstate en mi pecho y cubriré con tus cabellos..

No podía resistir, todas la noches anteriores pensaba en tener ese nabazo en mi boquita así que comencé a chuparselo primero suavemente y luego más rápido.

-uyyy nena.. qué rico, vamos cómetela, es toda tuya,…o mejor, vamos, conozco un hostal muy bueno…

Yo ya estaba excitada y sentí que tenía el calzón mojado así que lo seguí ;nos fuimos a su auto y me llevó a un hotel de varios pisos, nos registramos y fuimos a una habitación del tercer piso, con ventana a la calle.

La habitación era muy bonita, era más o menos grande, alfombrada, con espejos en el techo, en la cabecera de la cama y al frente, a los pies de ella, había una sillita en uno de los costados de la cama y el bañaba al otro…

Me metió cargada al cuarto, si decir nada cerró la puerta y estuvimos besándonos un buen rato hasta que reaccionó y me dijo:

-Te he traído unos regalitos para que los uses conmigo, espero que te gusten, póntelos mi reina..

-Qué es, le dije…

Extrajo de una bolsita unas prendas; era unas medias(como las pantimedias pero hasta un poco más arriba de la mitad del muslo) y unos portaligas, además de una tanguita de encaje y un brassier de encaje, todos de color blanco..

-Supuse que usabas por lo menos 40B de brassier así que te compré de esa talla..te gusta mi amor?

-Estoy sorprendida, jamás he usado portaligas…

-Bueno, además te he traído un pantaloncito bien pegadito a la cadera, te lo pones también y la blusa con que has venido puesta amor…te verás bien arrechante…

Alfredo entró al baño y comencé a vestirme con lo que me había regalado; el pantalón era de color plomo, con franjas verticales delgadas a los costados, como de esos buzitos alicrados, bien pegados al cuerpo y a la cadera.

En eso salió del baño y algo preocupado jaló las llaves del cuarto y me dijo que bajaría a recoger algo del auto, mientras tanto me cambiaba.

Me sentía rara con las medias y el portaligas pero sin embargo me gustaban.Al terminar de vestirme Alfredo apareció con una cajita en la mano.

-Toma mi amor, ponte esto, te gustará

Eran unos zapatos de plataforma color marfil , parecido a los que usan las vedettes; me los puse y me veía más alta. Alfredo me miró de pies a cabeza y se sentó al filo de la cama y me jaló hacia él

-Ven preciosa, qué rica que te ves con este pantaloncito, se te nota muy rico ese potazo que tienes- mientras me decía esto me agarraba las nalgas con sus manos y me las abría para meter su mano en mi entrepierna y sobar mi culo y mi conchita encima del pantalón –

Me empezó a desabotonar la blusa y al momento que estuvo completamente desabotonada hizo que me volteé dándole la espalda; me la sacó y desabroó el brassier diestramente dejand mis tetas al aire mientras me apretaba las nalgas para luego sentarme en una de sus piernas y empezar a besarme el cuello y la espalda.

-Así bebé, quiero que me hagas tu mujer nuevamente, me vuelve loca esa pedazote de carne que tienes- le dije, mientras hice que con sus manos me apriete las tetas y me las acaricie.

Me besaba la espalda hasta llegar abajo e ir bajándome el pantalón y quedarme en calzón para luego hacer que me ponga en posición de perrito y haciendo el calzón a un lado de mi nalga meter su lengua y chuparme la conchita y el culito

-Ahhh, así mi amor, sigue papi, chúpame la conchita, entiérrame tu lengua en mis huequitos..ahhhhhh…ahhh

Luego me paré y me abalancé sobre él abriendole la camisa y besándole el pecho y con mis manos desabrochándole el pantalón. Me agaché y le bajel pantalón y el calzoncillo, agarré su miembro un poco dormido y me lo metí a la boca para chuparlo mientras le acariciaba de las bolas hasta que al ratito se paró completamente

-Guau mi amor, ya está grandote, mmmmm,.. qué rico.

-Ven mi putita, ponte en cuatro, quiero clavarte, pero no te saques el calzón , me excita verte con las medias y el portaligas y el calzón a un lado de tu rajita

Me acomodé y pasó la cabezota de su vergaza por mi conchita antes de penetrarme.

 

-Auuuu, ayyyyy ,ohh bebé, que grande y gruesa, métela poco a poco amor-le dije, enterrando mi cabeza en el colchón mientras lo miraba y mis cabellos cubrían una parte de mi rostro

-Toma mi cacherita, siente mi nabazo, te voy a reventar todita, déjeme que te la meta todita

-Uyyy mi amor, noooo, vas a hacer que me desmaye

-Dime que te gusta, la quiero meter en tu culito

-Ayyyyy ,ahhhhhhhh.ahhhhhhhh….ahhhhh.ahhhh.ahhhhhh…..ahhhh

En ese momento me la sacó de la conchita y se echó a la cabecera de la cama

-Ven mi putita, siéntate en mi pinga pero mirando al espejo

Me acerqué a él y me senté en su cosota mientras veía en el espejo como entraba en mi huequito y me agarraba las tetas con sus manazos y besaba mi cuello.

-Así papacito, penétrame con más fuerza, ya no me importa si me la metes toda..hazlo..soy tu mujer..ahhhh…ahhh ayyyyy

Definitivamente me excitaba a morir ese hombre y a él también le excitaba yo , no le importaba que los tacos de los zapatos le hagan daño a sus muslos ya que estaba apoyada sobre ellos y me agarraba de las nalgas subiéndome y bajándome mientras me enterraba su vergón..

Me puso de costado dándole la espalda atravesados en ella, frente al espejo y uno de sus brazos lo pasó por debajo de mi espalda para poder agarrar mis tetas y con la otra mano me levantó la pierna y me metió la verga mientras lo besaba y me penetraba con fuerza , mirándonos en el espejo

-Ahhhhh..ahhhh….me vas a partir en dos amor..ahhhh…ahhh

En esa misma posición, pero alejándose un poco más la sacó de mi conchita y comenzó a estimularme el ano con su vergaza metiéndome su dedo medio hasta que enfiló su pene hacia mi anito y lo incrustó con fuerza

-Auuuuu…ayyyyyyy…ayyyyyyy..ayyyyy.ayy..ahh…ahhh..ahhh…ahhhh mmmmm

-Toma cachera, te partiré el culo

Bombardeaba mi culito mientras yo me mordía los labios y gemía incesantemente hasta que eyaculó en mi culito y al sacar su pene en el espejo se veía inundado de semen mi ano y un gran y el tremendo hoyo en que se había convertido mi ano y pasó la verga por los labios de mi conchita manchándola también de semen

-Vamos a bañarnos preciosa, estamos embarrados..y allí continuamos..

Fuimos a bañarnos, la tina de la ducha era amplia y nos metimos ambos mientras me besaba; agarró un poco de jabón y me lo restregó por mi culito y mi concha..

-Qué sientes por mi-me preguntó..

-No lo sé, de lo único que estoy segura es que contigo me siento toda una mujer, nunca me había dejado hacer el amor así con mi marido, en cambio contigo es diferente…me estremeces…quisiera tener todo el día tu pene dentro de mi,dime que sólo es mío amor, sólo dime eso

-Es tuyo, además de ser muy linda tienes un cuerpo que seguro todos quisieran devorárselo; le conté a un amigo de ti, él es moreno y alto como yo y me dijo que soñaba con conocerte

-Qué quieres decir? Que me acueste con tu amigo?…no te pases

-No te gustaría sentir dos nabazos , harías eso por mi, no te estoy diciendo que lo hagas sola con él, sino los 3..pero bueno, abrá tiempo para hablar de eso

Me había sorprendido, pensé que me apreciaba de verdad pero me estaba tratando como un puta, me dio asco, así que me desprendí de él y quise ir a cambiarme e irme; en eso me agarró de la cintura y con fuerza, casi forzándome hizo que me agachara y abrió mis piernas y me penetro con su pene aun un poco flácido

-Auuu… basta…basta

-Toma, toma, te encanta la pinga, toma

Me apretaba las tetas y me bombardeaba la concha con su miembro, el cual poco a poco sentía que se agrandaba dentro mío…

-Ahhh…ahhhh….

Me levantó con fuerza y se sentó en el inodoro y me jaló y me sentó sobre él dándole la cara, hizo que lo abrace y con sus dos manos me levantó un poco y abriéndome las nalgas me enterró su presa nuevamente mientras metía su lengua en mi boca y apretaba mis tetas sobre su velludo pecho..

-Mmmm… me vuelven loca tus vellos y tu trozo dentro de mi…..auuu…ahhh..sigue, no te detengas..

En eso sentí que me venía por tercera vez(las anteriores habían sido en la cama) y de la desesperación que me producía rasgué con mis uñas su espalda

-Ay carajo, eres una salvaje.. ahora verás..

Sacó su nabo de mi conchita y en la misma posición lo enterró en mi culito haciéndome gritar y lagrimear..

-Así te rompo, bésame, vuélvete loca, mueve ese culo..vamos

Haciendo movimientos circulares, con su pene incrustado en mi culo subía y bajaba mientras mis tetas apretadas sobre su pecho se bamboleaban ligeramente…

-Ven ,salte, agáchate, quiero que me hagas venir

Me arrodillé y puse su verga entre mis tetas, las subía y bajab por sus 23 cms y chupaba su cabezota; cada vez con más fuerza apretaba y subía y bajaba su verga entre mis tetas hasta que se vino, con menos fuerza que la primera vez pero embarró mi quijada y mis tetas con su leche; agarré y limpié con mis labios su verga y la llené de saliva…las medias , el calzón, el portaligas y los zapatos estaban mojados…

-Uyyy, qué hora será, mi marido debe estar furioso, le dije que iba a cambiar unas cosas y regresaba…

Me despojé de todo lo que llevaba encima y con la toalla en mi cuerpo fui al cuarto a cambiarme; me dolía todo el cuerpo …

Nos vestimos y salimos del hotel; llegamos a su casa y me dejo a dos cuadras de allí, ya que la mía queda a una cuadra de suya. Al pasar frente a sucasa ya estaba su carro y su mamá que estaba afuera me vió y nerviosa me dijo:

-Hija, dónde has estado, tu marido vino a buscarte..

Corrí para ir a mi casa pero no sé por qué volteé la mirada antes de entrar a mi casa donde el carro de Alfredo y le vi en su puerta, con otra chica.