Mi experiencia de viaje en camión del DF

Hola me llamo Arturo soy mexicano, alto, mido 1.85, moreno claro y de complexión media y dicen que no mal parecido, tengo 29 años, he leído muchos relatos y hasta ahora me animo a contar una experiencia que me sucedió hace varios años – quiero decirles que esto fue real así como el mail que anoto al final –y debo decir además que yo me caliento mucho cuando viajando en un autobús, el metro o cualquier otro transporte publico llego a tener contacto con chicas ya sea rozando con mi pierna la suya levemente si estoy sentado junto a una o rozando mi pene ya en todo lo que da cuando voy en el metro y por el mismo contacto o lo lleno del metro aprovecho para poder recargarle mi verga disimuladamente o bien ya a lo descarado a alguna mujer no importa la edad claro sin que sean niñas porque eso se me hace mala onda, pero a cualquier mujer que se me presentara la oportunidad de manosearla lo hacia la mayoría de las veces siento yo que fue sin que ella se percatara de ello ya que lo hacía muy disimuladamente o en otras ocasiones si fue con el total consentimiento y gusto de ellas aun cuando yo prefería que no hubiera palabras ni nada de comunicación ya que en esto radica para mí el verdadero placer ya que aun cuando sea una desconocida al cruzar ya palabras con ella pues ya no es una total desconocida y por lo mismo se pierde la emoción, pues bien lo que voy a relatar fue para mí una experiencia sumamente gratificante y excitante

Pues bien paso a contarles esta experiencia – una de tantas que me han pasado en esto del cachondeo-pero que para mí fue muy excitante cuando yo viajaba de mi ciudad al distrito federal, ya de regreso a mi ciudad al tomar al autobús en un asiento más o menos de en medio se encontraba una chica ya sentada y cruzada de piernas en su lugar del lado del pasillo yo inmediatamente pensé en la oportunidad de poder estar aun cuando sea sentado junto a esta bella chica ya que si bien se puede decir que de medidas es del tipo normal ya en otras ocasiones la había visto cuando viajaba por la mañana y de verdad que había algo muy sexi en esta mujer ella tendría unos 25 o 26 años aproximadamente y las veces que la había llegado a ver siempre iba con faldas cortas, con medias y zapatillas altas y con un caminar tan sensual que todos se le quedaban viendo en una ocasión le iba a hacer platica al llegar al DF al salir de la terminal de autobuses pero ella inmediatamente abordo un taxi y ya no había oportunidad de algo más, por eso en esta ocasión que menciono que de regreso a nuestra ciudad ella estaba ya sentada en el autobús, pues me dije ahora es cuando, le pedí permiso de pasar y sentarme a su lado ella volteo y me mando una mirada de es esas bien lujuriosas –bueno yo así la sentí- ella se recorrió, por lo que quedo al lado de la ventanilla, yo me quite el saco que llevaba y lo puse en mis piernas y ella me comento ¿porque no lo pones en el portaequipaje? que queda en la parte de arriba de nosotros yo le dije prefiero llevarlo aquí, quería a partir de este comentario que ella me hizo hacerle platica o algo pero en verdad me imponía la sensualidad de esta chica, por lo que ya no converse más y solo me le quedaba mirando de reojo sus sensuales piernas enfundadas en unas deliciosas medias y que casi podía percibir y sentir el calor de sus piernas y las veía casi 30 cm arriba de su rodilla cuando todavía el autobús llevaba las luces prendidas ya que para estas alturas ya eran como las 8:00 de la noche, después de un tiempo se apagaron las luces pero quedaba una luz de pasillo por lo que la podía seguir viéndola aun cuando no a plenitud pero por el contrario la iba ya sintiendo ya que ella iba ya como dormitando y yo había estado acercando mi pierna cada vez a la suya ya que no oponía ningún resistencia y sobre todo porque yo sabía que solo iba con los ojos cerrados ya que así lo percibía por lo que si sentía que me estaba acercando y ya éramos una sola pierna y al ver que no había obstáculo por parte de ella pues empecé a como frotar mi pierna con la suya que más que piernas eran con sus deliciosas medias y que al estar moviendo mi pierna, rozándola era como si yo estuviera acariciándola con mis propias manos ya que sentía todo su calor, toda su suavidad, yo para entonces ya estaba con una erección a mas no poder con todas las sensaciones que ya estaba pasando, después de unos como 10 mtos que estuve así acariciando sus piernas con mis piernas y muslos propios me aventure a irla rozando con mi dedos colocando mi mano así junto a mi muslo el cual era el que estaba rozando con el suyo y sentí con mis propios dedos sus ricas piernas primero con un dedo y luego con dos y luego ya era casi toda mi mano volteando hacia su muslo pero esta la tenía junto a mi pierna como si fuera parte de la misma ,era en verdad grandioso el estarla sintiendo ya con toda la palma de mi mano en este intervalo ella ya se había como despertado o movido porque también me estaba sintiendo pero seguía así con los ojos cerrados por lo que al ver que ella ya seguía consintiendo estas caricias fue como me aventure a más y ya de plano la comencé a acariciar todo lo que se pudiera como venían pasajeros en el asiento de al lado y en el de la parte de atrás de nosotros para que no hubiera ojos indiscretos acomode mi saco cubriéndonos las piernas de ambos y así entonces y sabiendo que ella si estaba despierta ya que cuando la cubrí abrió sus ojos, pero siguió así como si nada, sin voltearme a ver aparentando normalidad o no darse cuenta de todo lo que le estaba haciendo, pues bien como ye tenía por así decir carta abierta para todo y habiéndonos cubierto pues empecé con absoluta descaro a acariciarle todas su piernas primero suavemente y ya después con más ímpetu masajeándola tocándole cada cm de su piernas sobre todo de la rodilla para arriba que era lo que tenía disponible estando en esa posición de estar sentado junto a ella, la recorría y manoseaba y cada vez me acerba más a su vagina, que por las veces que me aproxime la sentía ya que está hirviendo y para estas alturas al estar acariciando ella de vez en vez lanzaba unos gemidos de placer de lo que estaba disfrutando y gozando y yo con cada gemido que daba al ver que ella lo estaba gozando como yo me acerque y le comencé a acariciar su vagina primero con leves rozaduras de mi dedo y luego ya con todas las ganas como si estuviera haciéndole el amor con mi dedo y ella ya de plano retorciéndose en su lugar con toda la falda hasta su cintura ella había permanecido hasta en ese momento sin participar en este cachondeo porque para hacerle participe de toda mi calentura le agarre la mano dirigiéndola a mi verga que para entonces ya había sacado de mi pantalón , ella se resistió y la ponía dura ya que sabía de las intenciones de dirigirle hacia mi miembro erecto, pero ya con lo excitado que estaba la jale un poco más fuerte y logre que la pusiera en mi verga, ella quería como retirarla pero poco a poco fue cediendo y la comenzó a palpar poco a poco y al ver que ya no iba a retirarla deje de estarle como sosteniendo de la muñeca y la deje que se engolosinara conmigo tal y como yo había hecho con ella que sin mentirles aun antes de que ella me agarrara a mí, yo ya me había como venido ya que estaba supermojado de mis jugos por lo que cuando me agarro mi miembro pues ya está mojadito por lo que ella pudo deslizarlo suavemente y comenzar a hacerme una masturbada de aquellas como nunca la había tenido ya que yo por una parte la estaba acariciando y masajeándola y acariciándola toda aun a través de las panti que casi ya se la rompía por mi mete y saca con mi dedo y lo mojada que ella ya estaba yo supongo que ya había tenido unos 2 orgasmos sobre todo cuando ella se retorció y gimió más fuerte porque se estaba corriendo yo solo tarde un poco más en tener una explosión intensísima en el cual le derrame toda mi semen en su mano y en parte de mi saco ya que no alcanzo a cubrir y agarrar toda mi leche, fue en verdad riquísimo y todo esto sin haber cruzado ni una sola palabra solo con el lenguaje de nuestros cuerpos y de haber yo iniciado un acercamiento que igual me podía haber rechazado o dicho algo como otras muchas veces me ha sucedido, pero dicen que quien nos arriesga no gana, ella se bajó antes que yo del autobús y yo también lo hice detrás de ella para ver si podía continuar nuestros escarceos eróticos en otro lugar por lo que bajando inmediatamente le hable y le dije que si la podía acompañar o ir a otro lugar, ella haciendo la parada a un taxi solo me dijo fue «solo un juego» y ya para subirse al taxi me alcanzo a decir y fue «muy rico, bye» y ya no la vi nunca más a pesar de que trate de coincidir en el horario en que la había encontrado ya nunca más la volví a encontrar y no se ha vuelto a repetir otro acercamiento a pesar de haberlo buscado con alguna otra chica en otro lugar si se han dado acercamientos pero no como el que tuve con esta supersensual chica.

¿Qué te ha parecido el relato?