Capítulo 1

Capítulos de la serie:

Mi madre y yo vivimos solos en una casa del centro de Valencia desde que mi padre nos abandono hace unos 10 años, cuando yo tenia 11 años y mi madre contaba con 31.

Por la falta de una figura paterna mi madre tubo que hacer de madre y de padre durante la complicada etapa de la adolescencia lo cual hizo que fuera naciendo entre nosotros una estrecha relación de complicidad.

Actualmente yo cuento con 21 años y la relación con mi madre no ha hecho mas que mejorar, sin embargo yo siempre he sabido que no es del todo sincera conmigo, que me oculta algo, ya que dudo que su trabajo de secretaria nos de para tantos lujos ya que siempre me hace regalos caros y vivimos por todo lo alto.

Llegue a pensar que estaba metida en algún asunto turbio como pueden ser las drogas o algún negocio sucio.

Desde que nos dejo mi padre yo no le conocía pareja alguna, por eso un día que la vi con un señor me extrañe mucho y decidí seguirlos. Digo que me extrañe y a la vez me enfade ya que mi madre nunca me había hablado de esta relación. Mientras los iba siguiendo me iba calmando y pensaba que era normal que ella rehiciera su vida y que de todos modos yo tampoco le comentaba a ella con quien iba o dejaba de ir. Mi madre es una mujer normal de mediana estatura y un cuerpo conforme a su edad (41 años), aunque de el resaltan unas tremendas tetas de 110 que debo reconocer que ponen cachondo a cualquier hombre y que en mas de una ocasión me he hecho una buena paja pensando en ellas.

De repente vi como mi madre y el hombre que la acompañaba subían a un coche y desaparecían. Yo mientras, decidí volver a casa entre pensativo y enfadado, intentando buscar la mejor manera de comentarle a mi madre lo sucedido. Como de costumbre ella llego a eso de las 8 de la tarde, me dio un beso y me dijo que se iba a duchar. Sin saber como la seguí despacio y me dispuse a espiarla, como cuando era mas joven, ya que ya hacia mucho tiempo que no veia esas tetas y deseaba con todas mis fuerzas pajearme mientras se las miraba.

Espere a que saliera de su cuarto y me cruce con ella por “casualidad” aunque no puede ver nada ya que llevaba una toalla envuelta en el cuerpo. La excitación iba en aumento. Entonces fue cuando me dirigí al cuarto de baño esperando que la puerta estuviera entreabierta; esta vez tuve suerte y la puerta no estaba cerrada del todo aunque el ángulo de visión no me dejaba ver la ducha pero si que podría verla mientras se secaba a través de un espejo. Cuando ella entro en la ducha yo me saque la polla y me empecé a pajear con muchas ganas, esperando a que saliera a secarse. Al fin escuché detenerse el corro de agua y escuché salir a mi madre. Al ver ese espectáculo note que ya me corría cuando algo me dejo alucinado: en uno de los pezones de mi madre pude ver un piercing!!. la escena me puso tan cachondo que eyacule allí mismo como nunca y me fui a mi cuarto sin poder quitarme de la cabeza las tetas de mi madre.

Llego la hora de la cena y yo estaba muy nervioso mi madre lo noto y me dijo que si me pasaba algo yo armándome de valor le dije que pensaba que me ocultaba algo. Su respuesta me dejo de piedra:

– Es por eso que me andas espiando por la calle y en casa?

– Si- le dije yo temeroso de las represalias.- lo siento-

– Y bien, que es lo que quieres saber?

– Que de donde sacas tanto dinero ya que se que el sueldo de secretaria no da para mucho-

– Tarde o temprano te lo tenia que decir- dijo ella

En ese momento me cogió de la mano y me acompaño a su cuarto.

– tienes razón, mama no es secretaria-

– Entonces a que te dedicas?-

En ese momento saco un video del cajón y me dijo que iba a descubrir lo que era realmente su madre. Lo puso y apareció un video casero en el que estaba mi madre con 4 hombres, uno de ellos era el que había visto esta tarde. Mi madre iba como nunca la había visto: con una minifalda y un top muy ajustados y sin ropa interior. Se veía claramente como los hombres se sacaban las vergas y mi madre las iba chupando, eran 4 pollones de gran tamaño. Uno de los hombres la penetro mientras ella seguía chupando las otras pollas, se veía que estaba disfrutando. Otro hombre con una verga de al menos 20 cm la penetro por el culo sin ninguna dificultad mientras los otros dos le amasaban y chupaban sus tremendas tetazas mientras ella gozaba y pedía mas. yo a esas alturas tenia la polla que me estallaba y en ese momento mi madre apago el video.

– Ahora ya sabes que tu madre es una puta y por lo que veo te gusta tanto como a mi-

– Necesito el dinero- dijo- pero sobre todo necesito el sexo-

Yo no salía de mi asombro pero aun había mas:

– Dentro de poco me retirare y entonces tu serás el encargado de satisfacerme, seré tu puta, que me dices?

– Vale- le dije- porque no empezamos ahora?-

– Vaya, vaya con mi hijo. Te gusta que tu madre sea una puta verdad?

– Si.

– Ven que te voy a enseñar lo puta que soy- En ese momento me saco la polla del pantalón- Míralo como se ha puesto viendo a mami- Tenia la polla como nunca y ella me la empezó a chupar con tremenda maestría. A los pocos segundos estaba a punto de correrme ella lo noto y paro.

– A ver como le mamas los pezones a tu madre- yo no lo podía creer, ahí estaba el objeto de mis fantasías esas tremendas tetas que tantos habían chupado antes ahora volvían a ser mías. Goce cada centímetro, succione sus pezones mientras ella me hacia una paja.

– Ahora mama te va a comer el rabo con las tetas- dicho esto me empezó a hacer una tremenda cubana que me hizo correrme en su cara de puta. Se ve que disfruto y me dijo que ahora volvería a entrar al sitio de donde salí.

Continúa la serie