Polvo de estrellas I

Nuestro protagonista hace una visita a tres amigas que vivían juntas. Con la excusa del calor las chicas no llevaban mucha ropa y él no tardaría mucho en desprenderse de la suya.

Recuerdos de mis amigas III

Se sentó al lado de él, le abrió la bragueta, y agarrando su pene, se lo introdujo en su boca, este, realmente creció, tanto que tuvo que retirarlo, para evitar un ahogo, tenía en sus manos, un aparato impresionante, de aproximadamente 30 cm, y un diámetro que para poder mamarlo le hacía doler las mandíbulas.