Síguenos ahora en Telegram!

Veteranas

Tenía su departamento muy bien puesto en un piso veinte y era un placer extra contemplar la ciudad mientras te echabas un polvo o te hacía una impresionante mamada.

La madura que me volvía loco en la playa nudista

Hacia tiempo que iba a esta playa nudista de la capital tinerfeña, solo para ver a una mujer de aproximadamente 45 años, muy bien de cuerpo, unas tetas blancas (se notaba que hacia poco que empezó a hacer nudismo) grandes y muy bien puesta para su edad, con unos pezones rosaditos, culo firme, chocho depiladito haciendo un triangulo con pelos.

Amante madura

Desde que llegó no hubo día que no requiriera de sus servicios de copias, charlábamos unos breves momentos, me hablaba de sus hijos, de la monotonía de su vida etc., siempre ella sacaba mis copias volteada a mí mientras yo me deleitaba con sus formas pensando en ese soberbio culito y lo que podría hacer si fuera mío.

Mi compañera de trabajo madurita

Yo por mi parte continuaba explorando su cuerpo y seguí desnudándola, le quite la falda y pude mirar nuevamente ese par de piernas que tiene, y vi esa hermosa cuca a través de sus pantys, llena de bellos, así como a mí me gusta, por la posición en que estábamos podía observar su magnifico culo, el cual me dedique a sobar mientras ella me daba una mamada sensacional.

Carmen la nueva vecina II

Con lo que procedí, a masajear sus senos, y tomarlos con la mano y llevármelo a la boca, eran dos enormes esferas, que al contacto con mi boca mi lengua parecía desaparecer, luego de eso, nos dimos un largo beso, y la tire contra la cama, y ella se recostó

Una clienta diferente a las demás

Ella empezó a gritarme que le diera más placer, así que apoyé sus muslos en mis hombros y nuevamente nos pusimos en postura, yo se la metía y sacaba, pero solo el glande, pero ella en un arrebato de deseo me apretó con fuerza con las piernas haciendo que nuevamente la penetrara.

La edad no era problema para él y después de aquella fiesta sería todo muy excitante para los dos

La propietaria se llama Flora y es viuda hace casi 5 años, ella tiene 57 años de edad, de contextura normal, como se viste con faldones se le nota seria, tiene pechos grandes y algo caídos por la edad, piernas adorables y caderas que ya quisieran tenerlas algunas chicas, tiene una hija madre soltera (algo gordita) con un crío de 7 años que es una joda.

La mamá de mi novia

Un joven se esconde bajo la cama mientras su futura suegra se desnuda y se baña. Después conseguirá meterse entre esos muslos codiciados y llegar los dos a una cadena interminable de orgasmos.