Delicioso trio con Kelly y Mima

Sus nalgas podían agarrarse y abrirse con más facilidad y su ano era más complaciente a las maniobras y esto me incitó tanto a abrirla con mucho más fuerza; pero al parecer Jackeline ya se había acostumbrado a esa manipulación Pues gimió muy poco. En cierto momento, la morena me tomó una de las manos y empapando un dedo con su saliva me hizo que lo restregara con firmeza contra el ano de Jackeline y que lo enterrara en éste. La blanca se sacudió al sentir algo dentro de su recto y empezó a mover las caderas tratando de que el dedo se encajara más dentro de ella.

Una tarde de agosto

No cabe duda de que la posibilidad de ir a su casa, sabiendo que allí estaríamos solos me atraía bastante, y no por el hecho de que sospechase lo que ocurriría, sino porque así podríamos charlar cómodamente, ver aquellas fotos, resguardarnos de la lluvia y del calor pegajoso de aquel día. No niego que me atraía la idea de estar él y yo a solas, porque además teníamos “pendiente” una especie de juego relacionado con un beso que habíamos quedado en retomar en ese encuentro.

El huesped

Pedro vivía en una casita en Tresanti que apenas bastaba para él, su mujer y su asno. Cuando Juani iba a Tresanti, lo alojaba en su casa y lo atendía como mejor podía. Pero como la casa solo era un pequeño cuarto, Juani se tenía que acostar en la cuadra, sobre un montón de paja, junto a la yegua y el asno.

Safari en Kenia I: Ricardo

Ricardo hizo un par de llamadas a unos amigos y rápidamente quedó de acuerdo con ellos con respecto a lo que necesitaba, seguidamente nos encaminamos a su apartamento, los dos íbamos excitados y en cuanto penetramos en el ascensor nos abrazamos y besamos furiosamente, cuando entramos en el apartamento ya estaba semi desnuda, menos mal que no nos encontramos a ningún vecino, se armaría un escándalo. Ricardo era de una fogosidad inaudita y yo no lo era menos, los dos nos compenetramos a las mil maravillas y cuando nos lanzamos a una relación sexual somos como dos animales en celo.

La tinaja

Janelo, que aquella mañana aún no había satisfecho sus deseos, al ver a Peronela reclinada sobre la tinaja, y moviendo su cuerpo para indicarle al marido los sitios, se acercó por detrás y le subió la falda hasta la cintura, dejando al descubierto sus juveniles muslos y su hermoso culo, y como los caballos salvajes asaltan en las anchas llanuras a las yeguas, le ensartó a Peronela un puyazo trasero, con entradas y salidas repetidas, hasta que satisfizo por completo sus deseos.

Días de sexo y sexo VI

Llegaron sobre la medianoche, borrachas como cubas. Las estiré juntas sobre la cama de Elena, y se durmieron de inmediato. Les quité la ropa, y vi que ninguna llevaba ni el bikini ni tampoco ropa interior.