Mi madre y yo

Mi madre y yo

Hola, me presento soy Nicol, tengo 20 años, soy de Chile y estudio leyes.

Todo comenzó un fin de semana en que mis hermanos y mi padre se iban de viaje, entonces mi madre y yo íbamos a quedar solas.

Vivimos en una departamento muy cercano a la playa, y ese día hacía mucho frio entonces mi madre y yo decidimos quedarnos en el departamento.

Yo me levanté y fui a la habitación de mi madre, y ella estaba con ropa interior haciendo el aseo de su habitación.

Yo también entré en ropa interior (a todo esto mi madre tiene 38 años, y se mantiene súper bien, yo también me luzco con mi cuerpo).

Entonces al entrar y mirar como mi madre hace el aseo, y ver esos senos moviéndose y los pelitos de su vagina, me excitó muchísimo… y estuve todo el día mirándola.

Entonces se me ocurrió, para aumentar mi excitación, proponerle a mi madre que ya que estábamos solas, porque no andábamos solo con ropa interior por el departamento y ella aceptó ya que siempre le gustaba la libertad.

Era la hora de almorzar y ella estaba preparando la almuerzo, y yo le ayudaba, mirándola completamente.

En un momento me pidió que le pasara la sal, y yo buscándola tuve que agacharme y pude observar su vagina peludita más cerca…

Eso me excito muchísimo… y le dije a mi madre que buen trasero tienes mamita, y ella me miró y me sonrió y me dijo, tú también hija, somos de la misma familia.

Cuando me dijo eso, entonces puede notar que también había puesto atención a mi trasero, y eso si que me excitaba muchísimo.

Llegó la noche y estábamos súper aburrida, entonces le propuse ver películas, cuando estábamos películas ella me invitó a acostarme al lado de ella como buena hija.

Pasaron como dos horas y ella se durmió, yo ya no podía más con tanta excitación mi vagina estaba muy húmeda.

Entonces mientras ella dormía empecé a tocarle los pechos, tenía los pechos súper excitantes, y bajé hasta sus calzones y se los empecé a bajar lentamente para que no despertara, se los baje, y empecé a besar su vagina, y no me había dado cuenta cuando ella se levanta y me grita

¡Qué estás haciendo hija!

Entonces yo muy avergonzada, le traté de explicar a mi madre que ella me excita mucho, y ella primero estaba muy enojada conmigo, pero después se fue calmando, y me preguntaba qué era lo que le gustaba de ella, y yo le conté que todo su cuerpo.

Y me dijo, sabes, tu cuerpo esta muy lindo, y me gustaría experimentar también que se siente hacerlo con una mujer y qué mejor que contigo hija, ya que esto va a quedar entre nosotras no más, ¿cierto?

Y yo le respondía que sí.

Entonces me empezó a besar, me bajó los calzones, y me empezó a lamer mi vagina, y empezamos a hacer un 69, muy fabuloso, ella me lamía mi clítoris e introducía sus dedos, y yo le chupaba su ano y su vagina, estuvimos toda la noche teniendo espectaculares orgasmos, muy fabulosos, mi madre era una maestra….

Experimentamos en todo el departamento, toda la noche…

Cuando iban a llegar mi padre y mis hermanos, ella dijo que esto tenía que quedar en secreto, y que si es así me iba a contar un secretito de ella…

Hoy estoy en mi habitación, muy húmeda recordando esos fabulosos encuentros con mi madre, y cuando la veo con ropa.

Me excita muchísimo pensar que ropa interior traerá, y cuando no hay nadie cerca, nos corremos manos…

Ella es fabulosa, y esperaré el secretito que me iba a decir mi madre, para contarles…

Un comentario

¿Qué te ha parecido el relato?