Historias sexuales de Silvia III

Historias Sexuales de Silvia III

Siguiendo con mis relatos acá les platico que cada que me visitaban mis primos nos  dábamos gusto con una gran variedad de posiciones y experiencias nuevas siempre preguntaba ¿Cuándo vienen mis primos he mama?, después de un tiempo cada vez eran menos frecuentes sus visitas y yo andaba caliente a cada momento, se acercaba mis quince años y me preparaban una gran fiesta.

Tres compañeros de la secundaria aceptaron ser mis chambelanes y mi hermano Felipe que un que estaba un poco chaparro ya se veía fortachón ahora a sus 13 años ya no le desagradaba la idea de estar conmigo.

Uno de los pasos de baile puestos por el instructor consistía en dar un brinco con las piernas abiertas abrazando a mi hermano y colgando por el cuello me tendría que dar vueltas, con este pretexto fui ideando como volver intentar seducir a mi hermano ya que con el tendría verga cada que yo quisiera pues estaba en casa además que ni quien sospechara nada.

Entre a su cuarto sin tocar estaba en short y una playera pegada al cuerpo jugaba en su computador, volvió la cara y pregunto ¿qué quieres?

¿Esta muy ocupado?

¿qué quieres?

Bueno es que estoy muy entusiasmada con mi fiesta que no quisiera que algo salga mal y te vengo a preguntar si podemos ensayar los pasos del rock roll donde me das vueltas.

¿Tienes el disco?

Si ¿lo pongo?

Bueno deja apago la compu.

Comenzó la música y mi nerviosismo crecía cada vez mas ¿cómo reaccionara? Me preguntaba yo sola.

Comenzamos a bailar y al llegar el momento brinque acomodándome de manera que podía sentir su pene, eche mi cabeza hacia atrás y mis pechos brincaron la camiseta que traía se vino hacia mi cara descubierto mi sostén quedando mis chiches a su vista pronto pude notar su reacción su pito empezaba a tener vida se ¡!movía!!  seguía embobado con mis pechos y ya había dado mas vueltas que las que marcaba la música.

Al terminar la pieza yo seguía colgada a su cuello y él tallando un poco su verga contra mi vulva sobre el pantalón, perdón es que perdí la cuenta de los pasos

Vamos hacerlo de nuevo pero con mas calma si para que nos salga bien hay que practicar mucho, si ya lo creo me contesto.

Después de otros tres intentos ya su verga estaba que reventaba y yo calientísima sudábamos mucho por lo que le sugerí ¿qué tal Felipe si nos quitamos la ropa ya esta muy sudada?

Después de todo siempre se me sube esta pinché blusa, no espere a que contestara y me saque la blusa quedando solo en brassier me quite también el pantalón y solo quede en ropa interior él solo abría tremendos ojotes y no quitaba la vista de mis pechos y mis nalgas sin perder detalle de mi vagina después de tanto tallón ya mis chones estaban húmedos.

Bueno seguimos le dije,  no contesto solo se limito a bajarse los short y quitarse la camiseta se notaba su enorme bulto para mis adentros solo pensaba que pronto ese trozo de verga seria mío.

Esta vez cuanto lo monte el me sujeto de la cintura con fuerza atrayéndome hacia sí repegando ya totalmente su pito contra mi panocha se olvido por completo de la música y me tallaba su garrote fuertemente, me incorpore como pude y el me soltó con sorpresa pidiendo disculpas, a lo que yo le conteste no te preocupes en verdad me esta gustando por lo que me arrodille y saque ese trozo enorme y duro y lo comencé a masturbar, el solo se retorcía y balbuceaba quejidos con respiraciones agitadas metí su verga en mi boca y recorrí poco a poco todo el tronco y parte de sus huevos sentía como su palo se dilataba y palpitaba cada vez mas.

Detuve el ritmo y le dije al oído yo también quiero gozar hermanito por lo que quitándome el sostén y mis pantaletas, atraje su rostro hacia mi dándole un enorme beso que termino por sacudir todo su cuerpo, succionaba mi lengua con su boca y apretaba los labios no queriendo que este momento terminara, tome su cabellera y lo dirigí ahora hacia mis pechos, no tardo mucho en entender lo que pretendía y se pego a ellos como un niño recién nacido succionando y lamiendo sin soltar mis nalgas que ya para entonces las tenia bien agarradas.

Trataba de meter un dedo en mi ano pero lo hacia tan desesperadamente que pronto sentí un dolor tome su mano y chupé sus dedos para poder lubricar un poco dirigí nuevamente su dedo a mi culo y la penetración fue mas fácil sentí como se abría camino en mi orificio, después de entretenerse un buen rato metiéndome el dedo, tome nuevamente su cabellera y lo baje directamente a mi vulva que ya estaba derramando jugos al por mayor, a penas miro mi panocha se pego como gusano a ellas recorriendo toda mi raja de arriba abajo pronto se entretuvo con mi clítoris que ya estaba muy excitado, sentí como si me fuera a orinar en su rostro el orgasmo me gano de manera tremenda ya no soporte mas y mis fluidos fueron directamente hacia su boca .

Me tire al suelo con las piernas en todo su esplendor abiertas invitándolo a penetrarme, sin decir agua va ensarto su verga de manera alocada se comenzó a mover el mete y saca era muy rápido y desesperado pronto vació torrentes de leche dentro de mi su palo se desinflaba y poco a poco recuperaba la respiración.

Descansamos unos cinco minutos y su verga comenzó a inflarse de nuevo se monto moviéndose de nuevo ahora con un vaivén mas calmado y tranquilo.

Espérate Hermanito ahora lo quiero por atrás, me puse a cuatro patas y el ensarto su verga en mi culo de manera salvaje metía y sacaba ese tronco que solo salía a tomar aire y volvía entrar de un solo empellón ahora mi calentura ya no me dejaba pensar el gemía y emitía sonidos que no reconocía, y murmuraba…

que rico manita que rico culo tienes  aprietas muy bien mi verga mmmmmmm

¿te gusta? ¿te gusta? Ahhhhhhhh

Te quiero mucho

Acelero el ritmo y termino dentro de mi ano una segunda descarga que aun que no fue como la primera también fue bastante considerable.

Hay Hermanito de donde sacas tanta leche que por cierto esta muy rica

Después solo me dijo: – Sabes carnalita ahora cada que te quiera coger vas a ser mía si no se lo contare a mi mama.

Yo solo sonreí y  afirme con un movimiento de cabeza pensando por dentro que esto era lo que había buscado desde tiempo atrás tener una buena verga que me cogiera cuando yo tuviera ganas y lo mejor  sin tener que salir de casa.

Continúa la serie << Historias sexuales de Silvia I

¿Qué te ha parecido el relato?