Una historia real sobre fantasías, excitación y orgias

Resulta que mi novia, que se llama Nena, una chica delgada, blanca, pelo negrísimo y largo y muy bonita, y yo somos de mente muy abierta en lo que se relaciona al sexo, es decir disfrutamos al 100% nuestras relaciones y hemos incluido hasta juguetes sexuales para ella, nos hemos grabado en video para recordarlo, etc… pero sentíamos que algo nos faltaba, que aún había cosas por experimentar.

Hasta que cierto día estábamos en mi carro y recibí una llamada en mi celular y era una amiga mía de la secundaria (Ángela) que no veía desde hace como 10 años que era bien gordita y nos pusimos de acuerdo para pasar por ella mi novia y yo para ir a comer, cuando llegamos al punto de encuentro, no podía creer lo que estaba viendo.

Ángela, mi amiga la gordita hoy es una mujer buenísima, talla 9, un vestido verde entallado que combinaba con sus ojos verdes hermosos, rubia, alta (con tacones más alta que yo) unos pechos que encajaban perfectamente en su complexión y unas caderas perfectas con decirte que mi novia antes de que nos estacionáramos para recogerla dijo -esta buenísima- que bueno que lo dijo antes que yo porque creí que la podía hacer sentir mal.

Entonces compramos unas bebidas y estábamos dando la vuelta en el carro recordando riéndonos los tres de cuando Ángela era mi pretendiente en la secundaria y que yo no le hacía caso pues solo me interesaba como amiga y en eso como íbamos los tres en el asiento de adelante y mi novia estaba en medio de Ángela y yo, con el calor de las copas empecé a besar a mi novia y con mi mano rocé sin querer el cuello de mi amiga y ella apretó mi mano entre su mejilla y su hombro y yo me puse nervioso y a la vez excitado.

Llegamos a una tienda y Ángela se bajó a comprar unas pastillas y le comente a mi novia lo que había pasado y ella me dijo que si se dio cuenta y que ella también se excitó porque sintió como se puso mi pene duro bajo el pantalón y me lo apretó con su mano y no besamos apasionadamente y llegó mi amiga y nos dijo -hey no cuenten dinero enfrente de los pobres – a lo que Nena contesto con una sonrisa pícara y coqueta – te invito a que trabajes en mi banco para que contemos dinero los tres- los tres soltamos la carcajada y mi amiga y yo cruzamos las miradas con una expresión de excitación y sorpresa, en eso mi novia tomo la mano de ella y la puso sobre mi pierna y me dijo – tómasela al cabo los tres lo queremos – y yo aun con nervios de que Nena me estuviera «calando» le tome la mano a Ángela y la apreté apasionadamente Nena puso su mano sobre la de Ángela y la mía juntas y nos apretó y la volteé a ver y me dijo con los labios -vamos- no le pregunté a donde pues era más que obvio. 

Todavía no podía creer lo que estaba pasando y de hecho pensaba que mi novia se iba a molestar. 

Al llegar al hotel mi amiga Ángela dijo -pero…- y yo le dije – Ángela, no te preocupes, nada perdemos, nos estamos divirtiendo mucho como para dejar pasar esta oportunidad- ella solo sonrió, le dirigió la vista a mi novia se quedaron viendo unos segundos, se sonrieron y sonrojadas bajaron su mirada.

Al entrar a la habitación que era muy grande y bonita, (aire acondicionado, cama king size, tocador de madera, un sillón de cuatro plazas de piel, televisión, sonido ambiental, mesa de centro, un baño con regadera muy limpio y grande) no sabíamos que hacer, mi novia se sentó en el sillón y me dijo otra vez con los labios -bésala- y mi hermosa amiga y yo nos paramos uno frente al otro y nos empezamos a besar suavemente pero nos comenzamos a excitar rapidísimo y empecé a acariciar su cuerpo sobre el vestido hasta que llegué a la falda, ella levanto los brazos y le saque el vestido, quedándose solamente en ropa interior que era un top blanco y una tanga negra en ese momento voltee a ver a mi novia y estaba muy caliente pues también esa era su fantasía, nos seguimos besando y Ángela me quito la camisa y paso su lengua húmeda sobre mi pecho yo le acariciaba su espalda desnuda buscando el broche del top y se lo quite, al caer el top vi sus pechos duros con unos pezones hermosos al cual acaricié primero con mis manos y después con mi boca y lengua poniendo los pezones durísimos, mientras tanto ella abría mis pantalones con sus manos.

Ya completamente desinhibida como si estuviéramos solos, tomo mi pene con sus manos, el cual ya estaba completamente erecto y caliente, Ángela exclamó un gemido cuando lo sintió con sus manos grueso y largo (un poco más de lo normal según dicen ellas) y completamente duro, mi novia también suspiro y gimió de emoción.

Ángela se puso de rodillas agarro suavemente la cabeza de mi pene y lo empujó hacia arriba para juguetear con su boca y lengua con mis testículos, lo cual me provocaba escalofríos de placer en todo el cuerpo hasta mis piernas se me querían doblar cuando metió mi pene dentro de su boca tibia y húmeda mientras acariciaba la punta con la lengua, en eso empezó a chuparlo y mamarlo con una maestría inolvidable aunque mi novia no se queda atrás.

Después la lleve hasta la cama y la acosté y la seguí besando en la boca y los pechos hasta que llegue a su vagina que se estremeció cuando le di un lengüetazo que empezó un poquito antes de llegar a al ano y que recorrió sus labios vaginales, la entrada y terminó en el clítoris donde me concentré para besarlo, acariciarlo con la punta de la lengua y mamarlo suavemente hasta que sentía como se mojaba mucho humedeciendo y preparando toda su vagina ella gemía y aguantaba sus gritos jalando mi pelo y la cobija.

En eso sucedió lo inimaginable, mi novia ya bien caliente por lo que estaba viendo se quitó la ropa, se acarició sus pechos y su vagina y se levantó del sillón y se paró a un costado de nosotros que estábamos en la orilla de la cama, le toque su vagina y estaba empapadísima también, en eso mi novia empezó a acariciar tímidamente con su dedo índice el vientre plano de mi amiga que se retorcía de placer cuando Nena fue subiendo el dedo por el pecho de Ángela como si dibujara algo muy erótico en su cuerpo pero sin tocar nada «comprometedor» hasta que por fin se atrevió: acaricio con sus manos los senos de ella, se inclinó y se fundieron en un rico beso (primera experiencia para las dos y por supuesto para mí!!) al ver eso me calenté mucho más porque siempre había querido vivir esto y lo estaba logrando!!! Mi novia empezó a besar los muslos de Ángela hasta que llego a la vagina y se la beso hasta que gritara de pasión.

Los tres nos cachondeamos grandemente, entonces mi novia me tomo la mano y me dijo -ven papito, siéntate aquí, en medio de la cama- me acomode y ellas se sentaron una de cada lado y entre las dos me empezaron a besar y acariciar hasta que mi novia me empezó a mamar el duro pene y Ángela lo empezó a hacer también.

Era una foto hermosa, dos hembras bellas y ardientes compartiendo un solo trofeo, las dos me lengüeteaban al mismo tiempo, rozando sus lenguas con la cabeza y entre ellas fundiéndose en besos mientras las dos me masturbaban y regresaban a mamarme y yo las masturbaba también en sus mojadas vaginas pues se acomodaron para permitirme hacerlo.

Mi novia me miro y me dijo -métesela toda papito, ya!!- y me acomode sobre mi amiga y nos empezamos a besar y yo me puse entre sus piernas y ella con su mano dirigió el pene hasta que fuera entrando en su apretado agujero primero metí suave pero con firmeza la cabeza y sentí su humedad y sus contracciones y lo fui metiendo poco a poco hasta que se la penetré toda, mi amiga gimió de placer al momento que nuestros pelvis se empujaban uno contra otro para hacer más profunda la penetración, Nena me decía: -dale más, dale más mi amor, caliéntala, cométela, cógetela, ándale mi vida eso me pone ardiendo, quiero verte quiero ver cómo le entra tu palo, vuelve a darle hasta dentro dale!!!- Yo me movía rítmicamente, hacia todo lo posible para encontrar su ritmo, el ángulo de penetración que más disfrutaba, y parece que lo encontré porque ella se retorcía, se movía, se volvía loca con cada penetración profunda y suplicaba -así, no te salgas!- mientras se la introducía me di tiempo para besar y acariciar a mi novia y a mi amiga, además ellas se acariciaban también y se besaban y me trataban con pasión, por poco me venía pero me aguante porque sabía que teníamos que disfrutar más.

Me salí y acomode a mi novia arriba de mi amiga, es decir mi amiga estaba acostada y mi novia hincada con sus piernas a lado de la cintura de mi amiga ósea que quedaban boca con boca y vagina con vagina por lo tanto se lo empecé a meter a mi novia como de perrito hasta adentro y rápidamente como a ella le gusta y ella gritaba de gusto -más mas mas!! Dámela toda, dámela toda, dame más dame más- solo callaba cuando se besaban.

Y así les fui haciendo el amor intercaladamente hasta que Ángela le dijo a Nena -quieres que se venga?- mi novia dijo -ándale cógetelo hasta que no pueda, quiero verlo desde aquí!!- entonces me acostó en la cama y se subió arriba y se lo fue metiendo poco a poco hasta que entro todo y me empezó a cabalgar rítmicamente los dos fuimos calentándonos cada vez más, ella empezó a gemir con más fuerza y a moverse más frenéticamente en el momento que sentí sus contracciones me di cuenta que se estaba viniendo y deje explotar mi carga viniéndonos entre gemidos y gritos al mismo tiempo, fue delicioso, increíble, sabroso, quedamos satisfechos pero aún faltaba más…

Nos metimos en la regadera los tres y nos enjabonamos mientras nos besamos todos, algunas veces a Ángela otras a Nena, entre ellas dos, no sé cómo le hicimos pero nos besábamos los tres en la boca y al mismo tiempo en la regadera, era precioso ver a dos mujeres guapísimas acariciándose y queriéndose.

Estoy seguro que mi novia estaba excitadísima y mi amiga también, no sé si sabían que eran bisex o a lo mejor no lo son y no lo vuelven a hacer pero estaban felices y nunca se dedicaban tiempo a ellas sin que me invitaran a participar, ósea que les gustaba disfrutar mucho entre ellas tanto como conmigo.

Mientras estábamos en la regadera entre mi novia y yo empezamos a calentar a mi amiga mientras yo le mordía suavemente un pezón a mi amiga mi novia hacía lo propio en el otro.

Me le paré enfrente, Ángela cruzo una pierna alrededor de mi cintura y se lo metí y me la empecé a chingar parados, bien rico, bien caliente y después a mi novia de la misma manera y regrese con mi amiga la puse de espaldas hacia mí y se la volví a meter y le seguí otro rato, cuando Ángela estaba más caliente Nena le dijo – oye Ángela no te gusta por atrás? – y ella contesto -no como crees duele muchísimo, no puedo- a lo que mi novia respondió -al principio si duele, pero lo vas a disfrutar como no tienes una idea se siente riquísimo de hecho siempre que lo hago así con Mauricio me vengo varias veces, no tengas miedo, si te duele mucho nos dices y él te la saca sin lastimarte, ¿te avientas?- Ángela dijo -está bien, quiero ver de lo que me he perdido- y se volteo y se acomodó. Yo se lo intente meter pero no pude porque estaba muy estrecha y la iba a lastimar y quedamos en que depuse traeríamos un buen lubricante, porque con el agua de la regadera se seca más.

Entonces se lo metí por atrás a mi novia mientras gemía y gritaba de placer. Después nos fuimos a la cama y nos acomodamos de tal manera que empecé a hacerle el sexo oral a Ángela y ella a mi novia y mi novia a mi (como un triángulo de placer) los tres suspirábamos de pasión y de estar bien calientes.

Después yo le acaricie la vagina con la boca y lengua a mi novia y Ángela participo también logrando acariciarle el clítoris con nuestras lenguas al mismo tiempo.

Entonces se lo metí a Nena y le seguí haciendo el amor mientras Ángela acariciaba y besaba hasta que se vino entre gemidos y gritos.

Yo terminé masturbándome mientras las veía acariciándose. 

Después le volví a hacer el amor a Ángela hasta que acabamos rendidos.

Y así la pasamos las cuatro horas que estuvimos juntos, salimos felices y realizados los tres.

Fuimos a comer mariscos y nos despedimos con un beso.

¿Qué te ha parecido el relato?