Llegamos a Anapoima Cundinamarca a 2 horas de Bogotá D.C., al llegar al hotel los helechos donde teníamos hecha la reservación nos atendió una señora muy gentil cuando nos estaba entregando las llaves de la habitación llego una chica de unos 15 años con un jean descaderado y una blusita ombliguera ya que así se visten las chicas en tierra caliente, nos saludó y se presentó como diana, nos dirigimos a la habitación a descansar y aquí empezó todo.

Era una habitación muy bonita bien arreglada, con nevera y jacuzzi y un baño muy acogedor, Andrea se denudo casi sin cerrar la puerta de la habitación y me comenzó a besarme muy insinuantemente de pronto se abrió la puerta de la habitación era Diana que nos traía una botella de vino y tres copas, se disculpó por haber entrado así pero Andrea le dijo que no había problema diana se quedó mirando el cuerpo de Andrea desnudo de arriba abajo y suspiro, Andrea se dio cuenta de lo que sucedía y le dijo que si más tarde nos acompañaba a tomarnos una copa, Andrea nunca se imaginó que esa invitación sería aceptada.

Andrea me desnudo y me llevo al baño nos metimos en el jacuzzi yo entre primero y me senté sentí que Andrea se había sentado a mi espalda al girar mi cabeza que de justo frente a su concha que ella masajeaba con su dedo en el clítoris, me quede observando un momento ese espectáculo y comencé a lamer su raja desde su ano hasta su cresta, ella solo decía:

Humm, más más rico más, Humm

Y se retorcía arqueando su espalda, así dure un buen rato hasta que me dio a beber sus jugos gloriosos era la gloria sabían delicioso.

Ella ingresó en el jacuzzi se ubicó frente a mí se puso en cuatro patas y ubico su raja en una salida de presión de agua lo que la hacia enloquecer, ella me dijo que eso era como tener una verga en su cuca, y empezó a darme una mamada fenomenal, yo pensaba que no acabábamos de llegar y ya estábamos teniendo el mejor sexo, la cogí del cabello y hundí mi verga hasta su garganta y estalle en su boca ella me lo siguió mamando hasta que me saco la ultima gota de semen, ella salió de hay como renovada, se acostó en la cama, yo seguí en el jacuzzi un rato después me fui para la cama nos quedamos dormidos.

Como a las 3 golpearon la puerta yo abrí sin percatarme de que seguía desnudo que de sorprendido era Diana en un bikini muy muy pequeño que dejaba ver todo su cuerpo; Lo único que pude balbucear fue siga mamacita rica; cuando entro me percate de un tatuaje de dragón que tenía en sus nalgas y le pregunte que donde terminaba me dijo que eso lo vería más tarde, se acercó a Andrea que estaba dormida en la cama y le dijo:

Doña Andrea despierte y vamos a la fiesta en la piscina se la va a gozar, Andrea abrió sus lindos ojos verdes y se levanto y se puso un bikini aun más pequeño que el que tenia Diana.

Me puse la pantaloneta de baño y entre las dos me llevaron casi a rastras hasta la piscina, estaban los demás huéspedes del hotel y no sabia hacia donde mirar había chicas lindas por todas partes pero las mejores eran Andrea y Diana, mire hacia la ducha y vi a Diana y Andrea duchándose abrazadas y entrepiérnadas, le voy a describir a esas dos lindas mujeres:

Andrea de piel blanca, cabello claro liso y mediano, cuerpo Delgado con unas tetas pequeñas como de niña pero bien paraditos y duritos con unos pezones rojitos lindos que con solo mirarlos se ponían erectos casi a reventar ella mide aproximadamente 1.60, un culito redondito paradito y un pubis perfecto y delicioso.

Diana de piel trigueña mide aproximadamente 1.65, acuerpada, con unas tetas grandes duras con unos pezones cafecitos que con solo mirarla se ponían a reventar, un culo redondo grande parado, y un pubis que se comía todo lo que le ponían a su alcance tiene solo 15 añitos.

La piscina del hotel es grande y tiene un sitio como un cuarto cerrado entre el agua con una pequeña entrada bajo el agua, después de haber nadado un buen rato haber hablado y quien sabe que otras cosas Andrea y Diana se dirigieron así el cuarto antes de sumergirse para entrar levantaron sus manos con la parte inferior de sus bikinis en ellas y usándolos para llamarme, después desaparecieron de la piscina, me duche ingrese ala piscina y me dirigí hacia donde habían desaparecido, al acercarme escuché un Humm de Andrea me sumergí y encontré la entrada al cuarto ingrese y al salir encontré a Diana lamiéndole la cuca a Andrea que se arqueaba y movía en una plancha donde estaba acostada, ambas estaban totalmente desnudas y acostadas en aquella plancha, sin decir nada, abrí las piernas de Diana y me acomode para lamerle su cuca, le lamí su raja desde sondé empieza hasta su ano, estaba en esto cuando sentí a Andrea que se movía para alcanzar mi verga y empezó a mamármela como nunca, cuando Andrea se vino en la boca de Diana ella se la lamió hasta secarla y de inmediato se vino en mi boca y no me despegue hasta que quedo seca al tiempo que yo me derrame en la boca de Andrea, la cual recibió un gran beso de Diana y le ayudo a mamarme la verga hasta que quede seco, y diana seguí con mi verga hasta dejar la erecta de nuevo mientras que Andrea lamía su coño, no aguanto más y se levantó de la boca de Andrea y se ubicó sobre la cabeza de mi verga primero cogió mi verga en su mano y se la paso por toda su raja y al llegar al ano pensé que se lo iba a meter pero no se devolvió y fue entrando la cabeza de mi verga en su cuca y de pronto se dejó caer y entro toso y empezó a subir y a bajar hacia hasta que tuvo un orgasmo al tiempo Andrea coloco en mi cara su rajita y yo se la lamí hasta que tuvo su orgasmo.

Las dos bajaron y me mamaron la verga hasta que revente en sus caras, ellas se lamieron como gatitas.

Ellas se colocaron sus bikinis y yo me coloque mi pantaloneta salimos del cuarto de la piscina Diana se despido de nosotros normalmente y nos dijo que pasaría más tarde para ir a bailar con unos amigos, su hermana y dos primas.

Andrea y yo nos fuimos al cuarto ella alistó la ropa que se pondría por la noche y sacó unas medias veladas de liguero, un liguero, una tanguita tipo hilo dental y un brasier tipo estraples todo de color negro un pequeño vestido ajustado al cuerpo que le llegaba hasta donde empezaban las medias, y esperamos a que llegara diana para irnos.