Capítulo 1

Capítulos de la serie:

Mi tía

Era de noche y mis tíos ya dormían, yo me revolvía en las sabanas de la cama imaginándome a mi tía desnuda junto a mí, mi tío marcharía temprano por la mañana y mis primos partirían igual de temprano a estudiar, al amanecer sentí un tibio beso en mi rostro y unas suaves palabras inundaron mis oídos “despierta, ya es tarde” levante suavemente mi cabeza y vi a mi tía, solo una batita cubría su deliciosa piel color canela, “el calefón esta prendido báñate al tiro que yo serviré el desayuno” me levante y entre en la ducha, mi tío y mis primos se habían ya marchado.

Mientras el agua tibia caía desde mi cabeza hasta los pies, imaginaba a mi tía junto a mí refregando su cuerpo junto al mío, sin darme cuanta un erección se produjo y yo acariciaba mi miembro con suavidad, era tan rico imaginar que era ella quien acariciaba mi miembro, de pronto unos golpes se sintieron en la puerta del baño, salte del susto, es que estaba tan excitado con mi juego que me olvide que estaba en casa de mis tíos, pregunte que pasaba y me respondió mi tía “me olvide colocar toalla, acá te traigo una, ven y tómala antes que mojes toda la casa buscando una, así mojas solo el baño” me acerque a la puerta abrí lentamente dejando mi cuerpo tras la puerta, allí estaba ella aún con su batita “Acá te traje la toalla, no cierres la puerta con llave por que necesito lavarme los dientes, ok”, la mire con cara de susto, párese que se dio cuenta “no mirare nada solo me lavare los dientes” eso me dejo más tranquilo junte la puerta y volví a la ducha a sacarme el shampoo del cabello, en eso estaba cuando sentí la puerta, era mi tía ” solo me lavare los dientes, no mirare”, aun mantenía mi erección, me avergonzaba mucho eso, imaginaba que realmente me gustaría que ella se lavara sus dientes con mi miembro.

De pronto mi alma se me vino al corazón cuando la cortina se corrió, era mi tía completamente desnuda, allí estaban sus pechos grandes con sus pezones redondos y su entrepierna velluda, nunca había visto nada igual, aun me latía fuertemente el corazón, “tranquilo me bañare contigo para ahorrar tiempo y así también ahorrar agua” yo sé que mi tía no tenia que hacer nada y además mi tío tiene un muy buen puesto en una empresa de la zona así que no tienen problemas económicos, aun no salía de mi asombro y mi tía ya estaba junto a mi recibiendo la tibia agua del grifo, me dio la espalda y me pidió que la refregara suavemente, yo solo atine a pasarle el jabón por toda la espalda, que no tenia cicatriz alguna, mi tía era perfecta o a lo menos eso parecía, “eso así limpia toda mi espalda y mi culito también, no tengas vergüenza” cuando dijo eso me atreví a acariciar su perfecto culo redondo, mi miembro ya no aguantaba mas, yo aun no lo creía me estaba bañando con una mujer maravillosa, se giro tomo el jabón y comenzó a refregarme el pecho y la espalda incluso mi culo, de pronto me giró y yo quede frente a ella.

Me abrazo con tal fuerza que sentí en mi miembro sus vellos púbicos y eso me éxito mas “¿qué pasa? ¿Qué es eso?” se arrodillo frente a mi tomo mi miembro lo miro un rato, que para mí fue eterno, y suavemente beso la punta de este, luego lo trago todo en su boca, yo aun no lo creo, ella se lavaba sus dientes con mi miembro, masajeaba mis bolas al ritmo de la introducción de mi pene en su boca, son su mano derecha me daba la paja mas espectacular de toda mi vida y con su mano izquierda acariciaba lentamente mi culo, introducía y sacaba mi pene frenéticamente de su boca, yo acariciaba su pelo revolvía con mis manos su melena mientras el agua tibia de la ducha aun caía en su cabeza y mojaba todo su cuerpo, un tremendo temblor lleno mi cuerpo y un inmenso chorro de semen lleno su boca y toda su cara mientras el agua se confundía con mi semen, se detuvo un momento, y siguió comiéndose toda mi verga, que increíblemente aun permanecía dura, “nunca había probado lechecita tan rica” se puso de pie y coloco su rostro directamente bajo la caída del agua y limpio su rostro mientras yo besaba tiernamente sus hombros y su espalda, se giro y tomo la toalla y seco mi cuerpo lentamente al terminar me paso la toalla y me pidió que hiciera yo lo mismo, seque su cuerpo lentamente y luego me beso suavemente en los labios “ya, listo vamos a tomar desayuno, mi niño” yo solo la asentí con la cabeza, salió de la ducha y se coloco nuevamente su batita y yo me coloque la toalla en la cintura y camine a la pieza pensando que, aun no creía lo que había pasado con mi tía, ella partió a la cocina a ver el desayuno.

Me vestí lentamente en la habitación, con la imagen, de mi tía de rodillas frente a mi verga dura, todo era un sueño difícil de creer.

“Rápido mijito que el desayuno esta listo y servido” esta llamada hizo que me apurara para llegar pronto al desayuno, allí estaba mi tía sentada en la cabecera de a mesa con su batita y el pelo aun mojado por la ducha, la bese suavemente en sus labios húmedos por el café que se servía y tome asiento a su lado y me serví té, al terminar mi tía recogió las tazas y me pidió que aun no me levantara, que teníamos que conversar sobre lo que paso.

Limpio la mesa y se sentó donde estaba antes y dijo “sabes, yo nunca había echo esto antes, siempre le fui fiel a tu tío, pero tu tío tiene una enfermedad y no me responde como debiera en la cama y cuando entre al baño vi tu erección y me éxito tanto que solo pensé en como seria estar contigo bajo la ducha, ¿esto será nuestro secreto? ¿cierto? Y nunca mas va a pasar ¿verdad?, pensé que no podía ser, mi sueño aun no se cumplía, aun ella no era carnalmente mía y ella quería acabar el juego, la mire a los ojos, vi claramente sus ojos llorosos, y le dije con voz clara y segura “sabes tía a mi me gusto mucho y guardare el secreto” la tome de la mano, ella aun estaba con su batita, acerque lentamente a su rostro y la bese suavemente, mi miro y dijo “¿ultima vez? ¿ya? Y me volvió a besar esta vez su lengua entro en mi boca y mi lengua jugo con la de ella, acariciaba su rostro con mi mano, todo era tan mágico he inimaginable que en realidad pensaba que estaba soñando, tenia entre mis brazos a un verdadera mujer, me tomo la mano y me llevo al dormitorio, al llegar a la habitación mi imaginación había llenado toda mi mente de las mas perversas atrocidades sexuales.

Se sentó en la cama, me miro a los ojos y me abrazo a la cintura y lloro y lloro, no comprendía en ese momento que era lo que le sucedía a ella, “promételo, prométemelo, no le contaras nunca a nadie lo que ha pasado hoy acá” “haré lo que quieras, pero no le cuentes a nadie” asentí con mi cabeza “¿qué quieres que haga ahora?” la bese lenta y apasionadamente, me arrodille frente a ella y abrí lentamente su batita y allí estaban esos dos lindos pechos, que brillaban cual estrella brilla de noche, me acerque a ellas con suavidad y los bese como nunca había besado unos pechos, ella se comenzó a relajar y poco a poco sus lagrimas se acabaron dejando paso a gemidos de placer a caricias que rodeaban mi cuerpo entero, bese lentamente cada aureola en sus pechos y comencé a bajar lentamente hasta llegar a su ombligo, mi lengua revoloteo unos segundos en el para excitarla mas y hacer que rogara que hiciera el amor con ella, acariciaba mi cabeza desenfrenada comencé a bajar mas aun, el olor a su entrepierna ya inundaba mi nariz y eso me excitaba cada vez mas, ya sentía en mi barbilla su vellosidad, “no aguanto mas, cómeme todo el coñito, mi niño, bésamelo todo” eso me excito mas aun, pensé en ese momento que me iría sin tocarla, saque su bata violentamente y la tire lejos ella me miro y dijo “has lo que quieras conmigo” mi incline nuevamente a pude disfrutar por primera vez de su coño a toda vista sus labios entreabiertos brillaban por la humedad que asomaba entre la selva de pelos que custodiaba la joya de mi tía, mi lengua acaricio y saboreo aquel tremendo clítoris que era para mi solo, ella se retorcía de placer gimiendo y gritando “más, más, más mi niño, dame más” eso ocasionaba en mi una suerte de mas calentura y besaba con mas fuerza incluso mordí en reiteradas ocasiones aquel prohibido fruto del placer, y pareciera que cada vez que la mordía, mas le gustaba, por que mas tiraba mi pelo que acariciaba desde hace ya rato, de pronto sentí que me asfixiaba con las piernas y que mi pelo arrancaría de raíz, cuando sentí un grito que inundo toda la pieza mi tía acababa por primera vez, en ese mismo momento sentí una especie de corriente eléctrica en mi lengua que también me calentó muchísimo.

Quedo tirada allí en la cama algunos instantes se puso de pie y fue al mueble de la ropa y saco un frasco que paresia de aceite roció un poco en sus manos y refregó todo su cuerpo, se acerco a mi me volvió a besar pero esta vez su lengua juguetona no paraba nunca y con sus manos llenas de aceite recorrió mi cuerpo, se estiro en la cama y acariciando su cuerpo sensualmente, dijo “estoy lista papito ven acá y dame todo lo que tengas” camine hacia el mueble y tome el aceite saque un poco mas y me lance encima de mi tía deslice mis manos por todo su cuerpo con mis manos mientras mi lengua jugueteaba con la de ella, me coloque en posición de penetración con su mano coloco mi miembro en la entrada de su vid, y con toda mi fuerza empuje, grite del placer y mis gritos se confundieron con los de ella, abrazo mi cintura con sus piernas y con sus manos arañaba mi espalda, con mis manos acariciaba su redondo culo y besaba frenéticamente sus labios al ritmo del movimiento, sus gemidos eran cada vez mas fuertes y frenéticos, tome su pierna derecha en mi mano y la levante para apreciar su entrepierna que brillaba con el baño de aceite que se dio, con sus piernas en el aire su entrepierna quedo expuesta claramente a mis envestidas, la acerque a la orilla de la cama y afirmando sus piernas en mis hombros continué con las envestidas.

Cada vez que la envestía sus pechos saltaban como si fueran verdaderos globos, gemía como si el mundo se fuera a acabar, “dame, dame todo, dame más, más, dámelo todo mi niño” gritaba cada vez mas fuerte, volvió a abrazar mi cuerpo con sus piernas, cada vez mas fuerte, de pronto sentí que ya venia el final y párese que ella también, el estremecimiento fue mutuo, clavo sus uñas enteras en mi espalda pero el placer de acabar dentro de ella fue mayor que el dolor de sus uñas destruyendo mi carne, me beso apasionadamente y nuevamente su lengua se entrelazo con la mía saque lentamente mi miembro de su cuerpo, que increíblemente aun estaba erecta, dura como hierro, al sacarla desde su selva de vellos, la mezcla de fluidos vaginales, semen y aceite caía por su entrepierna y sus muslos, me tendí a su lado ella aun gemía de cansancio y yo aun no lo creía, había estado dentro de mi tía.

Ella coloco su cabeza en mi pecho y cerro sus ojos. creo que dormí unos minutos a su lado.

Pasaron así los minutos, cuando desperté estaba junto al mueble aun desnuda, párese que estaba buscando ropa para colocarse, me levante rápidamente, me coloque tras ella y comencé a besar sus hombros y acariciar sus pechos, ” no mi niño ya esta bueno, ya pues, déjame, ya esta bueno” aun cuando decía esto su culo comenzó a moverse hacia atrás rozando mi verga, ya dura como siempre, tome mi verga entre mi mano y comencé a frotarla en su agujerito ” no mi niño ¿Qué vas a hacer?, no ” le pregunte por que no quería “nunca he tenido una allí y tengo mucho miedo” le dije que no se moviera y corrí a buscar el aceite que se había untado antes, coloque un poco en mi mano y acaricie su culito hasta que estuviera bien húmedo y resbaladizo, coloque un poco mas justo en la entrado de su culo y frote mi dedo suavemente y poco a poco se deslizo hacia dentro, seguí besando sus hombros y acariciando sus pechos ya duros, yo siempre soñé hacerlo por el culo pero nunca había podido y hoy se haría realidad uno de mis sueños mas perversos, coloque un poco mas de aceite en la punta de mi verga, estaba helado el maldito aceite, y coloque mi verga en la entrada de su culo, mis manos en sus pechos y mi boca se deslizaba en sus hombros, ella apoyaba sus manos en el mueble, y levantaba cada vez mas el culo, como pidiéndome que se lo metiera luego.

Respire profundo y empuje con todas mis fuerzas hacia el culo de ella, el grito fue mutuo, a pesar del aceite, no entro toda sino que entro solo un poco, entre el dolor que sentí y lo excitado que estaba volví a empujar un poco mas fuerte y esta vez entro toda, sentía el calor de su culo rodeando mi verga completamente dura, mi tía levantaba cada vez mas su culo, comencé a meterla y sacarla lentamente, el placer era indescriptible sentir que era yo el que desvirgaba el culo de mi tía me excitaba cada vez mas, sentía como aquella oscura caverna era abierta lentamente por mi verga dura y grande, después de unos minutos mi tía párese que comenzó a disfrutarlo, mis bolas golpeaban su clítoris que a esa altura ya estaba húmedo por la excitación que tenia y por la sangre que caía de su culo, saque mi verga dura y la coloque en la entrada de su vagina y comencé a jugar a dos bandas la metía en su culo como en su entrepierna y a ella le encantaba, gritaba y pedía mas como si esto se fuera a acabar, mis manos no se despegaban de sus pechos duros como mi verga, el clímax llego cuando estaba en la compuerta trasera y llene su culo de esperma todo su culo quedo mi esperma que se confundió con su sangre y resbalaba por sus piernas, se giro, me miro y dijo “Eres un niño muy malo, muy malo viste lo que le hiciste a tu tía, acabaste antes que ella, ahora tendrás que besársela toda otra vez” yo admito que se la hubiera besado todo el día se me lo hubiera pedio, me hinque ante su selva , ella se sentó en le mueble y abrió sus piernas estaba húmeda entre semen, sangre y aceite que aun permanecía en su cuerpo, bese loca y desesperadamente su concha, mordí su clítoris mas de una vez y sus manos nuevamente arrancaron parte de mi pelo cuando acabo, me levanto y me abrazo con sus piernas la cintura, me beso lenta y apasionadamente mientras acariciaba mi rostro, caminamos a la cama nos tendimos en ella y creo que dormí un par de horas por que cuando desperté ella ya había almorzado y eran como las 4 de la tarde y tuve que partir rápidamente a clases.

Al volver en la tarde mi tía estaba en el sillón principal llorando y mi tío estaba en sentado al lado con una cara de odio ” a ver joven, tenemos que hablar seriamente con usted” juro por Dios, que me cagué allí mismo de susto que mi tía le haya contado a mi tío y este me quiera matar a golpes, “hoy te fuiste y dejaste la puerta del jardín abierta y el perro se escapo y lo atropellaron” a pesar de la pena que me dio, sentí tanto alivio de que mi tío no supiera lo que había pasado esa mañana en la casa, me retaron caleta mi tía también, por que los niños no debían saber que el perro estaba muerto.

Me acosté tarde y con rabia con mi tía, por que después de la tremenda mañana que pasamos juntos me reto igual caleta, al otro día me levante solo, aunque espere un rato para ver si mi tía aparecía en mi pieza cosa que no paso baje al primer piso y no la encontré, la busque por toda la casa y nada de nada, ni huella de ella en toda la casa, me bañe y me vestí solo, la extrañe caleta, cuando me iba a clases en la puerta de la calle la encontré venia de las compras con dos bolsos llenos de mercadería, tome los dos y los lleve a la cocina ella venia detrás mío ” sabes mi niño aun me duele el culito por lo de ayer” y se reía ligeramente, deje los bolsos al costado del mueble donde se guardan y me acerque a ella que estaba lavándose las manos en el fregadero, levante su vestido floreado y coloque mi mano en su culo y le dije suavemente al oído ¿de verdad le duele? y ¿ahora le duele cuando le hago cariñito? Acariciaba todo su culo con mi mano lentamente acariciaba su redondo culo se giro y me beso como a mi me gusta lenta y apasionadamente “mi niño, mi niño ¿Cuándo vas a hacer feliz a tu tía de nuevo?” la volví a besar y le dije cuando quiera la tía y me fui a estudiar.

Los días pasaron y el fin de semana se acercaba mi tío tubo que viajar al sur a concretar una firma para un contrato así que teníamos todo el fin de semana para nosotros.

Viernes

Mi tío partió después de almuerzo y estuvimos toda la tarde viendo películas con los niños, al llegar la noche mi tía acostó a los niños y se sirvió un trago solo para ella por que dijo que yo aun era muy chico para esas cosas, para esas si pero para otras no, vimos un rato la tele y luego de un par de tragos mi tía se levanto y partió a la pieza, no menos de 5 minutos pasaron y mi tía volvió al living vestida con un sensual corsé con encajes, negro me miro fijamente ¿te gusta el trajecito mi niño? Asentí con la cabeza, por que aun no podía hablar ya que estaba impresionado con tal maravilla de mujer que estaba frente a mi, se acerco y al oído me dijo “has lo que quieras conmigo soy toda tuya mi amor, tus deseos son ordenes mi amo” me levante y suavemente la bese en los labios comencé a acariciar todo su cuerpo, mi tía gemía y susurraba bajito “cómeme mi niño cómeme”, la tome de la mano y la lleve a la habitación, la bese nuevamente y despacito repitió ” cómeme mi niño cómeme” mi miembro ya estaba a cien, acaricie todo su cuerpo con mis manos coloque mi mano entre su cuerpo su trajecito y baje mi mano hasta su entrepierna que ya estaba húmeda y jugosa, me sacaba la ropa lentamente y me dejo completamente desnudo, comencé a hacer lo mismo no note cuanto tiempo demoramos en desvestirnos pero cuando ya estábamos desnudos la di vuelta y comencé a besar su espalda y todo su cuerpo lentamente, llegue a su culo redondo y grande, y comencé a acariciarlo, arañarlo y morderlo con desesperación “cómeme, cómeme mi niño cómeme todo lo que quieras” palabras que hacían que mis ganas aumentaran, la gire violentamente y la tire en la cama, me miro y dijo “ven, ven acá y has lo que quieras conmigo mi amor” me tiré encima de ella y coloque mi verga durísima entre sus pechos redondos y le ordene que las moviera, cada vez que las movía con su boca alcanzaba y la besaba desenfrenadamente, tire toda mi leche en su rostro, ella gritaba “dámela toda, dámela toda” el semen corría por sus mejillas y su pelo, cayo en toda su cara hasta en sus ojos corría mi leche, con su mano comenzó a acercar toda mi leche a su boca y la bebió toda absolutamente toda.

La tome de la cintura y la coloque en cuatro patas, a lo perrito, “no mi niño de nuevo no” tu me dijiste que harías lo que yo quisiera, así que te callas, “bueno mi amor” humedecí su culito con saliva, coloque mi verga dura nuevamente y empuje con toda mi fuerza esta vez mi miembro entro completamente sin ningún problema, mi tía igual grito un poco, comencé a moverme lentamente y con fuerza mientras ella gemía y gritaba de placer, antes de terminar afirme su cuerpo de la cintura y la apreté fuertemente contra mi pelvis y acabe dentro de ella, la saque completamente húmeda entre semen y sangre que brotaba desde su pequeño orificio que me miraba como diciéndome ” rómpeme, rómpeme”

La gire nuevamente, quedo de espalda en la cama con su entrepierna brillosa por la excitación, me estire encima de ella y comencé a besarla como si fuera la ultima vez que lo hiciera, me recosté al costado suyo y respire profundo, con su mano tomo mi verga y comenzó a moverla y sin pensarlo ya estaba dura como hierro se levanto coloco sobre mi, la verga entro como si nada completamente dentro de ella, comenzó a moverse con sus manos en su cabeza y sus pechos completamente al aire, grandes y brillosos, se veía como toda una diosa sobre mi, su movimiento de cabeza y su pelo suelto que bailaba mientras ella saltaba encima mío excitaba cada vez mas mi corazón que ya saltaba como si fuera una maquina, acabe por completo dentro de ella, su grito de placer se entremezclo con su movimiento de cadera, cayo sobre mi cuerpo cansadísima y agotada, nos besamos profundamente y dormimos hasta la mañana.

Continúa la serie