Tras volver de la fiesta del pueblo, mi cuñada cae en su cama medio inconsciente y…

Tras volver de la fiesta del pueblo, mi cuñada cae en su cama medio inconsciente y…

Esta historia ocurrió cuando tenía 23 años, mi novia 21 y mi cuñada 23 ahora tengo 35 estoy casado con la que era mi novia y me llevo de maravilla con mi cuñada y cuñado.

Un fin de semana de verano nos fuimos al chalet de la sierra de mis suegros, mi novia que tenía y tiene un cuerpazo iba para modelo y su hermana Carmen aunque más bajita tenia una cara preciosa, un tipo muy mona con unas tetas juguetonas debajo de la camisa y un culito respingón, al tener mi misma edad nos llevábamos muy bien y existía cierto morbo ya que las conocí ambas juntas en una fiesta e igual que empecé a salir con Susana podía haberlo hecho con ella.

Eran las fiesta del pueblo y nos fuimos los tres, estuvimos bailando, bebiendo mucho hasta nos fumamos uno porretes que a las dos les sentaron fatal, teniendo que hacer cargo de ellas.

Al llegar a casa Carmen mi cuñadita estaba casi desmayada por lo que con la poca ayuda de mi novia la desnudamos y en ropa interior la tumbamos en su cama.

Estaba preciosa, por supuesto era la primera vez que la veía así.

Me quede mirándola su cuerpazo así estirada, Susana se dio cuenta y de repente me quede helado cuando dijo:

¿Si quieres la desnudamos del todo, total no se va a enterar?

No la conteste solo me quede mirándola y la sonreí.

Ella se acercó a su hermana y le retiró el sujetador, dejándome ver sus tetas erguidas con las aureolas rosadas y algo abultadas apuntando al cielo y los pezones sobresaliendo ligeramente, me quedé alucinado ya no solo por la preciosa vista si no por el morbazo de la situación, mi cuñada desnudada por su hermana.

Evidentemente se me puso el miembro a cien y Susana lo tuvo que notar ya que me dijo:

¡ Y aún te queda por ver lo mejor ¡

le dio la vuelta , quedando de espaldas, Carmen entre quejidos se dejaba hacer, le colocó el culo en pompa con esas braguitas de algodón su culo tenía forma de corazón, con un tamaño proporcionado a su cuerpo pequeño, delgado y firme. Me imaginaba su tacto suave.

Como pudo Susana le bajó las bragas hasta que se lo permitía las piernas dobladas ya que estaba casi de rodillas.

Quedando las bragas en sus muslos pude ver sus preciosas nalgas, de las que Susana no tardó en separarle para mostrarme su estrella rosada y apretada y por supuesto seguro que virgen.

Notaba como se me mojaban los calzoncillos y a través del pantalón empece a masturbarme, pero me dijo Susana.

Espera que ahora viene su coñito:

La giro y acabo de quitar las bragas, quedando esta totalmente desnuda, estaba también un poco asustado porque en cualquier momento Carmen podría reaccionar, pero la vista era impresionante

Lo lleva depilado, dejando el triángulo del monte de venus, así que se apreciaban claramente los labios mayores.

Susana le separó las piernas, y pude ver la piel de un rosa profundo y brillante, y observar donde se unen los labios menores y su clítoris.

Susana acercó su mano y con dos dedos separo sus labios menores, dejando ver su cueva a simple vista estrecha pero llamándome a gritos ya que incomprensiblemente estaba empapada.

¿ Quieres tocarla?me preguntó Susana riendo.

¿?¿ HUM , esto bueno … preferiría FOLLARMELA!!!!

Pues no la volverás a tener como está en la vida, ósea que tu mismo…, me dijo acostándose en la cama de al lado como pasando del asunto.

Me desnude rápidamente me coloque frente a Carmen, tenia ya los huevos a punto de estallar y la picha se me salía de los calzones.

Me coloque frente a Carmen le separe aún más las piernas me coloque en medio, dirigí mi glande en su apertura y sin ninguna contemplación de un empujón le metí la picha hasta rozar los huevos en su culo, le apreté los senos, la morree y me salí para correrme frente a su chocho abierto y su culo recibiendo ambos todo mi chorro.

Cuando mire al lado Susana estaba dormida, la desnude me acosté al lado y nos dormimos en la habitación los tres desnudos.

Al día siguiente me desperté el último me vestí, me fui a la cocina y ahí estaban las dos desayunando.

Vaya resaca que tenemos, hoy pasamos de fiestas y nos quedamo todo el día aquí.

¿Qué te ha parecido el relato?