Una jornada de trabajo

Una jornada de trabajo

Parecía muy nerviosa y un tanto temerosa.

La alta, guapa y elegante morena clara de ojos verdes y cuerpo tentador entró en la oficina con el andar decidido de una mujer que tiene tomada una determinación y está dispuesta a ponerla en práctica.

Se detuvo ante el escritorio y miró al profesional que ya la esperaba.

-Espero haber llegado a tiempo doctor, tengo la mala costumbre de atrasarme siempre, pero creo que hoy he llegado por primera vez en mi vida puntual a una cita…

-Dijo ella tratando de sonreír.

Sus manos blancas y finas, perfectamente cuidadas, temblaron un poco cuando prendió un cigarrillo insertándolo en una boquilla de plata.

Miró alrededor y viendo la cómoda silla de cuero negro frente al escritorio se dejó caer con un largo suspiro de satisfacción.

-Mmm… la comodidad es la primera cura para los nervios… y las fantasías sexuales… ¿No es así doctor?

-Creo que sí pero…

El hombre tras del imponente escritorio de finas maderas se llevó una mano a la corbata arreglado una imaginaria arruga en el nudo y trató de devolver la sonrisa.

-Vengo por recomendación de María Elena Castillo.

Ella me dijo que usted era maravilloso en su profesión… -Continuo la hermosa mujer.

-Bueno no recuerdo a la cliente que menciona pero…

-Dirá usted la paciente, doctor…

Se detuvo ella de pronto mirando alrededor.

Sus ojos verdes y un poco rasgados se iluminaron al ver el sofá suntuoso, profundo y acogedor en una esquina de la oficina.

-Es allí… ¿Verdad doctor?

-¿Allí?

-Donde debemos comenzar el tratamiento, claro está… replicó ella.

El hombre hizo un vago gesto con la mano y ella, incorporándose, se dirigió al sofá pasando los dedos por la superficie.

-Huuummm… suave… delicioso… me reconforta y me tranquiliza el saber que mi amiga María Elena ya fue su paciente y que estuvo precisamente en este mismo sofá… en cierta forma me brinda la confianza que necesito aunque… después de todo usted es un profesional, pero no deja de ser un hombre… ¿Verdad doctor?

El hombre tras del escritorio volvió a hacer un vago gesto, que podía significar cualquier cosa, con sus manos.

-Pero también me parece que estamos perdiendo el tiempo… ¿No cree que debemos de empezar de inmediato? Usted sabe, doctor… al mal paso darle prisa…

El hombre, tras del escritorio, abrió la boca con un gesto de asombro.

Movió los labios como para decir algo, pero no lo dijo porque lo que comenzó a hacer ella lo dejó sin habla.

Mientras tanto la espléndida belleza de la estupenda morena clara comenzaba a quedar al descubierto a medida que ella se iba desnudando.

La blusa de seda azul marino, la falda blanca con ribetes azules haciendo juego.

Por un momento quedó semidesnuda, sus perfectas curvas resaltadas en sexual contraste por el brasier y la pantaleta negra de encajes que apenas podían contener su belleza, los ligueros rojos y las medias transparentes haciendo juego.

Tras de aquel momento de vacilación, la morena llevó sus manos a la espalda y soltó el broche dejando que el sostén cayera a sus pies.

Sus senos largos, grandes y separados se irguieron desnudos, los pezones redondos y de aureolas rosadas se movieron ligeramente creciendo y dilatándose con la brisa del aire acondicionado.

-Bien doctor… ¿Todo? – preguntó ella.

El hombre volvió a mover las manos que esta vez temblaban notablemente, la mujer suspiró, después, al inclinarse para deslizar la pantaleta y las medias bajo piernas, sus senos quedaron colgando, balanceándose como campanas cremosas cruzadas por venitas azules.

-¡madre mía! Suspiró el hombre.

-¿decía algo doctor?

-no… nada… no decía nada…

La respiración del hombre se hizo fuerte y jadeante.

Pequeñas gotas de sudor aparecieron en su frente mientras que la mujer se erguía ahora completamente desnuda; lo único cubría una mínima parte del arrebatador cuerpo eran las fina s zapatillas blancas de tacón alto.

El triángulo espeso, oscuro y abundante de su pubis se dilataba perdiéndose en una difusa línea hasta llegar casi al ombligo.

El Hombre contempló aquel peludo triángulo tentador y sus labios se movieron pronunciando palabras que sólo él podía escuchar.

-Ya, ya estoy lista. Doctor… – Exclamó ella acostándose en el sofá.

-Pero.. ¿Qué desea de mi señora?

La mujer, que comenzaba a encender un nuevo cigarrillo, se detuvo contemplándole con cierta curiosidad.

-Pero, doctor… usted debe de imaginárselo, lo mismo que le hizo a mi amiga…

-¿Lo mismo? No, no recuerdo…

-Si, doctor, lo mismo… un sexo análisis, una terapia sexual como la que le hizo a María Elena para curarla de su frigidez, que, por cierto, ya está curada… me dijo por teléfono que ya puede mamarle aquello… bueno… el pene a su marido sin que le den náuseas.

-El hombre asintió.

-OH, ya entiendo…

El profesionista se incorporó dirigiéndose hacia la silla situada junto al sofá y quedó sentado muy cerca del magnífico cuerpo desnudo.

Sus ojos brillaban contemplando las tetas que se alzaban como montañas de crema coronadas con las gordas cerezas rojas de los pezones.

-¿Que espera, doctor? Entienda que a mí me da pena todo esto… me da pena pedírselo…

-¿Pedírmelo?

-Vamos, doctor… María Elena me contó que su técnica para curar cierta clase de trastornos sexuales es distinta a toda, que usted hace muy bien… digamos… que hace gozar a la mujer para que descubra las bondades del sexo…

-¿Y después?

-OH, doctor… me da pena…

-Dígamelo, señora, por favor.

-Pues… pienso que usted, este… probablemente podrá hacer que yo pueda obtener un orgasmo… tal vez con su tratamiento hará que se me pase la frigidez y entonces yo también podré cambiar y seré capaz de hacer el amor y venirme cuando esté con mi marido.

-¿Y ahora no puede hacerlo?

-Por supuesto que no, doctor, de otra forma no estaría aquí…

El hombre hizo un movimiento asintiendo con parsimonia, como si al fin entendiera el motivo de la visitante.

Entonces supo lo que tenía que hacer… lo que necesitaba hacer, pues su excitación había llegado al punto máximo mirando el cuerpo desnudo de la estupenda y seductora hembra e imaginándose lo que seguiría para la sesión de la que le hablaba ella.

Después de sonreírle a la mujer para inspirarle confianza, comenzó a desnudarse.

Cuando terminó de hacerlo, mostró una tremenda estaca, una pinga erecta y chorreante que apuntaba directamente hacia el rostro de la hermosa hembra.

Esta, por su parte, abrió a todo lo que daban sus bellos ojos y sus grandes senos comenzaron a moverse temblorosos.

-Doctor… es… ¡maravillosa!

-¿Quiere tocarla? ¿Le gustaría sentirla entre sus manos?

-OH, no sé… me da pena…

-Vamos… tóquela… con confianza que se la estoy ofreciendo con mucho gusto…

La mujer se acercó y, tomó tímidamente el pene, cerró sus dedos alrededor del fibroso tronco y comenzó a resbalar la piel de arriba hacia abajo como si la estuviera.

La cabeza colorada y esponjosa se dilataba y las gotas de líquidos lechosos goteaban de la misma rodando hasta los testículos.

-Vamos, anímese, ya vio que no muerde… pruébela señora…

-¡Doctor!

-Vamos, pruébela… no se quede con las ganas… le insistió el hombre.

La mujer aumentó la frotación sobre el largo y grueso miembro viril erecto a más no poder mientras que el hombre se acercaba más a ella, blandiendo el pene con una mano ante la mirada antojadiza de la mujer y cuando se la colocó a unos centímetros de su sorprendido rostro, se la paseó por las mejillas y la barbilla, dibujándole con la cabeza el sensual contorno de los labios color carmesí y terminó meciéndole el amoratado glande en los labios.

La azorada hembra abrió la boca y la roja punta achatad desapareció en ella.

-Bien señora, ahora chupe como si fuera un rico caramelo…

La mujer mamaba y chupaba con verdadero entusiasmo.

Sus mejillas se hundían por efecto de la enérgica succión y su cabeza, con el cabello revuelto por la emoción subía y bajaba, como un pistón engrasado, sobre la barra.

-Así… oh… así…

-Oooh, que bien… aaah, que rico chupa, señora… va usted muy bien, lo está haciendo de maravilla…

La mujer tragaba más y más, a cada movimiento de su cabeza y sus labios, y cada vez que lo hacia una nueva porción de carne invadía su boca.

Hasta que, llegó la tranca a la mitad, y ya no pudo avanzar más, el resto lo acariciaba con sus dedos.

Más y más rápido hasta que el hombre contrayendo sus músculos dejó que la leche escapara en un orgasmo enorme y explosivo.

La hembra, tomada de sorpresa, abrió mucho los ojos, pero nada podía hacer sino tragar y tragar.

Y así todo, gordas gotas de espeso semen escapaban por las comisuras de sus labios cayéndole en los pechos, sobre los pezones y rodando entre los testículos del hombre.

Este siguió moviéndose, una expresión de absoluta felicidad en su rostro, los ojos cerrados mientras que sus manos apretaban y estrujaban los ricos pechos de la hembra.

Siguió de esta forma hasta que la última gota pasó por la garganta y entonces la extrajo produciendo un sonido gorgoteante.

Ella estaba enrojecida de emoción, jadeante.

Asombrada de ver que el gigantesco pene seguía erecto, chorreando saliva y leche.

El hombre se inclinó buscando sus pezones y ella comenzó a gritar de emoción cuando la lengua se enrolló en las gordas frutitas erectas.

El hombre cayó de rodillas junto a ella acariciando el terso vientre, recorriéndolo en masajes circulares hasta que sus dedos se enredaron en el vello rizado que se alzaba del pubis como una selva misteriosa.

-Doctor… Por favor… más abajo… doctor… – jadeaba insistente la hembra mientras que su cuerpo desnudo se movía rítmicamente al compás del masaje.

Y mientras que el hombre seguía acariciando los vellos a la vez que le chupaba las tetas alzadas, ella se abrió por completo de piernas ofreciéndole la raja caliente, húmeda de líquido lubricante y de labios protuberantes.

El hombre enterró dos dedos en el interior de ella.

La mujer dando un grito de satisfacción cerró los músculos sobre la mano.

-Oooh, que bien se siente su mano allí. No la quite, déjela… por lo que más quiera… oooh, qué gusto me está dando… sígamelo haciendo, por favor… – gemía la mujer suplicante con los ojos desorbitados.

-¿Sabe qué? Mejor hágamela usted a mí, señora… – susurró el hombre colocando su cuerpo de lado de forma que ella, simplemente alargando la mano, comenzaba a masturbarlo rápidamente.

-No puedo más, doctor… si usted no me mete esta ricura me voy a volver loca… mire nada más cómo me tiene… echando jugos como un volcán… – gimió ella.

-Vamos a ver si es cierto… hay que comprobarlo… – contestó el hombre.

El se inclino hacia el magnífico vientre plano, aspiró profundamente el lujurioso aroma que emanaba del sexo, separó con los dedos la masa lujuriosa de vello negro poniendo al descubierto la sonrosada intimidad y su lengua comenzó a recorrer con avidez los labios vaginales de abajo hacia arriba hasta llegar al comprimido capuchón que resguardaba el clítoris.

-Oooh, madre mía… ¡qué sabroso!- gritó la hembra elevando el vientre y restregándolo contra el rostro del mamador.

El hombre mordisqueaba con delicadeza el pequeño botoncito eréctil y usaba la lengua como una cuchara sorbiendo los jugos que manaban de la perfumada gruta, penetraba en ella y revolvía su apéndice bucal entre las paredes íntimas, lo cual arrancaba nuevos espasmos a la mujer sometida a sus caricias.

-Doctor, doctor… oooh… nunca había sentido esto… Nunca me había puesto así… oooh… esto es sencillamente sensacional… – susurraba la mujer aferrada a la cabeza del hombre, la que solo soltaba para tomar de nuevo el pene y darle otros nuevos masajes.

Por un largo rato se entretuvieron en la doble caricia que era algo así como un sesenta y nueve de medio lado, ella le acariciaba el rebosante palo y también los testículos que apretaba dulcemente.

Y él por su parte, seguía enterrándole un dedo que después se convirtió en un manojo de tres dedos en al abierta rajadura que parecía humear y bullir como horno a toda capacidad de temperatura.

El hombre alternaba la masturbación que le hacía a la hembra con tremendas mamadas, de las que emergía con el rostro empapado de sus jugos y pasándose la lengua por los labios.

-No puedo más… esto es demasiado… lo que necesito ahora es una buena pinga… una barra larga y gorda como la suya que me entre hasta el fondo, que me desgarre por dentro y me haga gozar… ¡métame ya su pinga, por favor… métamela ya de una buena vez!- exigía impaciente la hermosa dama.

Mientras que ella gritaba, su cuerpo espléndido se contorsionaba en los más contrastantes espasmos, se movía de un lado al otro y trataba de girar sobre sí misma.

En una de estas el hombre le permitió que lo hiciera y cuando la tuvo con las nalgas para arriba, proyectadas como dos hermosa pelototas repletas de carne, se lanzó al ataque de las mismas con todo ardor.

-Póngase en cuatro patas, por favor, señora…

-¿En cuatro? ¿Para qué?

-¿No quiere que se la meta hasta las bolas?

Pues eso es lo que voy a hacerle en cuanto la tenga en posición… -respondió él.

Ella dio un suspiro de aprobación y sepultó su rostro entre las manos, sus senos aplastándose contra el sofá, enterrándose en el cuero negro y formando un erótico contraste con el material oscuro y sus pechos blancos como la leche.

El hombre se arrodilló tras de ella y tomándose el extendido pene comenzó a frotarlo por sobre las nalgas, dejándole la viscosidad de sus abundantes gotitas de leche prendidas a las impresionantes colinas redondas y en la hendidura redonda que las separaba.

Tanto se estaba viniendo, que los jugos le corrían por el interior de los muslos empapándole la ensortijada mata de vello púbico a la hembra.

-Su pinga me está quemando, doctor… acabe de metérmela ya que estoy que ni yo misma me aguanto, mire cómo tengo mi cosa… ábrame los labios vaginales y mire adentro… vea que estoy ardiendo y si sigo así voy a estar echando humo al rato… hágamelo ya…

El hombre, tomándose su tiempo, abrió los labios sexuales con los dedos de la mano que le quedaba libre admirándose de la humedad que bañaba el interior de la fruta sexual, mientras que con la otra dirigía su tremendo instrumento hasta la entrada del sexo que temblaba de emoción anticipada.

-Métamela poco a poco que quiero darme el gusto de sentir como me va entrando… por favor sea considerado, despacio, que soy muy estrecha y no estoy acostumbrada a una tranca de ese tamaño y puede dolerme más de la cuenta…

-Sí señora, como guste… pero antes déjeme frotársela un poco así para que vaya sintiendo lo que le va entrar… ¿ya esta sintiendo?

-OH, sí… qué rico… usted sí sabe doctor…

El hombre dejó de pasear el tolete por entre las carnosas nalgas, tomó puntería y lentamente comenzó a apretar la barra como si la estuviera exprimiendo de la cabeza esponjosa para que fuera penetrando en la estrecha rajadita.

La mujer dio un grito de emoción y su cuerpo pareció perder la fuerza, teniendo que ser sostenida por el vientre para que no cayera desmadejada.

-Se me afloja todo, doctor… la cabeza de su pinga me está entrando y me está mareando… oooh…

El hombre entendió la intensidad de la tortura a la que la estaba sometiendo, por lo que tuvo que detener el avance cuando apenas la punta había atravesado los labios interiores y volvió a abrirse como un paraguas ya cuando estaba en la vagina de la hembra.

La sensación era tan fuerte en el glande sensible del pene, que el hombre estuvo a punto de soltar la leche allí mismo.

Pero con un enorme esfuerzo de control logró detenerse.

La mujer elevó los pechos y la cabeza.

-¿Qué sucede? ¿Por qué no me la sigue metiendo?

-Ya voy… sólo un momento, señora…

El hombre empujó.

-Oooh, sí… así… eso es, doctor… despacio… poco a poco… así… siga entrando en mi cuerpo que estoy sintiendo bien bonito…

El hombre se sostuvo de la breve cintura femenina, disfrutando con las manos el contorno terso de aquel cuerpo escultural, acariciando las nalgas poderosas pero sedosas como piel de melocotón.

Y su cuerpo comenzó a moverse con deliberada lentitud, bombeando el pene y a cada embestida avanzando un poco más.

-¡Qué bárbaro, doctor… es usted un buenazo! ¡Qué maravilla de terapia sexual! ¡Esto es de veras sensacional! ¡Qué razón tenía mi amiga María Elena!

-Bueno, señora… prepárese porque ahora se la voy a introducir toda… y más vale que afloje todo su cuerpo…

-Sí… ¡Ooouuuch… !

Ahora sí la tenía metida toda.

Las paredes de la gruta se abrían y cerraban sobre el palo encendido haciéndole experimentar sensaciones únicas.

Se inclinó sobre la espalda de la hembra y sus manos tomaron ambos senos que colgaban pesados, repletos de carne y belleza.

Ya… ya pasó la molestia… ahora deme más pinga por favor, doctor… y si gusta puede moverse que ahora sí aguanto todo lo que quiera meterme sin quejarme…

El hombre enredó los dedos en los pezones apretándolos suavemente, gozando la textura especial, arrugada y al mismo tiempo tersa de los dos conitos erectos y desafiantes, después volvió a acariciar los pechos, sopesándolos, elevándolos un poco y dejándolos caer mientras hacia pruebas de introducción metiendo y sacando lentamente, después, ya encarrilado y ante la aprobación de la mujer, se meneaba libremente mientras ella seguía con al grupa en todo lo alto, bombeando sin cesar.

Sus bombeos eran rítmicos y pausados, quería hacerla gozar intensamente.

Hacerla gozar hasta extraerle la última gota de los jugos de sus entrañas.

Las nalgas de la hembra se movían en círculos que coincidían con sus empujones y ambos susurraban palabras de pasión carnal, a veces obscenidades, incoherencias a cada vaivén.

El Hombre se dio cuenta de que le era imposible sostener por más tiempo aquel pesado coágulo de leche que pugnaba por escapar de los cojones que se le contraían.

Estos le pesaban como si fueran de plomo y un sordo dolor en la base de la nuca le indicaba que su calentura estaba a su máximo grado y que ya tenía que explotar.

La mujer por su parte se abrió de nalgas aún más, separando las rodillas lo más que podía, abriéndole la rajada humeante a toda su capacidad.

Los movimientos del hombre se hicieron más rápidos y frecuentes, su respiración jadeante, las manos se cerraron en las colgantes tetas apretando con desesperación.

El cuerpo bañado en sudor y la saliva corriéndole por los labios apretados.

Las gotas de sudor caían sobre la espalda blanquísima de la hembra que a su vez brillaba con su propia transpiración respondiendo con mayores y más vertiginosos giros de sus rotundas nalgas.

Las tetas colgantes bailoteaban de un lado a otro como si flotaran, semejando danzarinas boyas que se sacudían en medio de un mar tormentoso.

El impresionante trasero de la mujer comenzó a revolotear con más ímpetu cuando sintió que su clímax le invadía en estremecimientos el cuerpo entero concentrándose en la parte baja de su pelvis.

-Ah… Mm… ya… ya… -susurró ella al sentir que su derrame la acometía obligándole a aquietar las nalgas para disfrutar más y mejor de su venida.

Y a ella le costó un par de minutos reponerse.

-Ahora doctor… si quiere puede darme su leche ya…

-Sí… ¡ahí le va señora!

La explosión de semen llegó como una bomba líquida.

Los dos cuerpos ensartados vibraban y saltaban al compás de los espasmos finales, mientras que la gruesa manguera descargaba chorro tras chorro de pastosa e hirviente leche en el interior de la hembra que gemía y sollozaba a la vez.

Finalmente el hombre quedó inmóvil recargado sobre ella, fatigado por el cúmulo de emociones, tratando de recuperar el aliento.

Su tranca profundamente calvada entre las robustas asentaderas de la hembra, la leche desbordándose de la cavidad genital y escapando de la estrecha abertura que se había dilatado al doble de su tamaño original.

-Doctor, el sexo análisis… su terapia, es una verdadera maravilla… creo que ya estoy curada… -murmuró ella débilmente dejándose caer boca abajo en el sofá, incapaz de poder mover un músculo.

Y el hombre cayó sobre ella, todavía ensartado por el apretado sexo.

-Gracias por sus palabras señora… me alegro que el tratamiento también haya funcionado con usted… -contestó él.

El hombre tuvo que apoyarse sobre sus brazos para poder elevar el vientre y desenchufarse de ella, ya que el sexo de la hembra parecía haberse dilatado y se obstinaba en tener el exprimido instrumento dentro de su vagina.

Por fin pudo él salirse de ella.

Y ahora, pasado ya el momento supremo, la paciente evidentemente ya curada, pareció sentirse avergonzada de encontrarse así desnuda frente a su sexo analista.

-OH doctor… qué vergüenza… ¿puedo vestirme? -preguntó ella, sentándose en el sofá.

-Por supuesto no faltaba más… -contestó el hombre que a su vez aún tembloroso se ponía los pantalones por sus piernas.

Una vez que terminaron de vestirse, él fue a sentarse tras de su escritorio y de nuevo adoptó aquella actitud profesional hasta que la bella mujer, pasándose un cepillo por el espléndido cabello oscuro, se detuvo frente a él.

-¿Cuánto le debo por la consulta y por el tratamiento terapéutico doctor?

-Por ser una simple consulta de reconocimiento y de prueba… nada, señora.

-Pero doctor, no puede ser… usted me ha curado y…

-Por favor, olvídese de eso, señora. Sólo recuerde que de vez en cuando tiene que regresar a consulta para repetir las sesiones… -indicó el hombre adoptando de nueva cuenta su actitud profesional.

Por supuesto, doctor, claro que vendré hasta que usted considere que ya soy una mujer completamente normal para mis relaciones íntimas… -contestó ella ruborizándose un poco.

Por un momento se miraron ambos con fijeza mientras se saludaban despidiéndose y después la mujer abandonó sonriente el despacho cerrando la puerta tras de ella.

El hombre, cuando estuvo a solas, lanzó un profundo suspiro de satisfacción y de asombro.

Apenas podía creer lo que había sucedido allí.

Pero él no tenía ya que en ningún momento le había dicho a la guapa morena clara que fuera un especialista en esa materia.

Todo se había debido a una afortunada confusión y si él tuviera que enfrentarse a una demanda por parte de la hembra.

La afrontaría y seguramente saldría sin culpa ya que conocía de sobra las leyes, porque para eso… era abogado.

Pero no, eso difícilmente sucedería. La sonrisa y la satisfacción de la «paciente» eran claras muestras de que había quedado encantada con sus «servicios».

La hermosa morena clara había cometido un error en el que no hubiera caído si se hubiera fijado en el letrero sobré la puerta.

La mujer sencillamente se había equivocado de despacho.

El analista o terapeuta sexual estaba en ese edificio, si… pero en el piso de arriba.

¿Qué te ha parecido el relato?