Historia prohibida entre la mujer de uno de mis mejores amigos

Historia prohibida entre la mujer de uno de mis mejores amigos

Todo ocurrió una tarde, en que fui de visita a la casa de un gran amigo.

Al llegar a su casa toque el timbre y me abrió una exuberante mujer (…..) era su esposa. Luego de saludarla le pregunté:

-Hola. ¿Se encuentra Carlos?

Ella me contesto de manera provocativa.

-Ėl en este momento no se encuentra pero si quieres puedes pasar y esperarlo.

Sin dudar decidí esperarlo.

Ya adentro de la casa ella me ofreció algo para tomar. Yo un poco nervioso acepte. Cuando se dirigía hacia la cocina no pude evitar mirarle su hermoso culo, al regresar de la cocina me pregunto sin dudar:

-¿Te gusta mi culo? ¿No?

Yo me quede sin palabras. Ella insistió con su pregunta. Y no tuve opción que contestarle.

-Si, la verdad es que me gusta mucho tu culo

-¿También mis tetas? ¿Verdad?

-Sí, mucho.

Ella se dirigió hacia mí y me dijo.

-Si me deseas tanto. ¿Porque no me coges?

Yo admirado conteste.

-Me gustas muchos, pero no puedo hacer eso porque eres la mujer de un amigo.

-A quién le importa ese pobre tipo, dale cogeme…

Con temor me levanté y empecé a besar su cuello, le arranqué la poca ropa que tenia y empecé a tocarle esas enormes tetas de puta que tenia.

Ella no se quedó atrás y empezó a tocarme el culo y luego me quito el pantalón para chuparme la ya erecta pija, después de unos minutos de tanto chuparme la pija, al fin acabe en su voraz boca.

-Tienes la pija mucho más grande y dura que mi estúpido marido.

-Cállate y seguí chupando puta.

Luego de unos minutos ella se puso en cuatro piernas para que yo le metiera la pija

Pero antes de meterle la pija empecé a chuparle el culo.

-Primero quiero meter mi lengua en tu culo, puta.

Luego le metí toda la pija en el culo.

Yo no soportaba a esa perra que con gritos me pedía

-Mas fuerte hijo de puta, que soy tu putita,… quiero toda tu pija en mi culo,… siiiiiiiiiiiii, assssiiiiiiiii,…

-Te gusta mi pija, he puta

Apunto de acabar saque la pija del culo y acabe en su boca

-¡Voy a acabar!, ¡Uuummmffff!

-Así, ¡trágate toda mi leche!

-¡Que rica leche tienes puto!

En un instante me dirigí hacia su vagina y empecé a chuparle todo su clítoris y meterle casi los cinco dedos a la vez en su concha abierta como el tamaño de mi puño, hasta que tuvo su primer orgasmo

Ella se sentó en mi pija y empezó a subir y bajar hasta que yo volví a acabar, pero esta vez adentro de su enorme culo.

Luego la muy puta me pidió que le metiera toda mi pija y que le acabara adentro de su concha.

Yo se la metí, pero no acabe adentro porque sabia que era peligroso. Luego repetimos dos veces la misma acción.

Cansado de tanto coger decidí retirarme para mi casa.

– Bien, no estuvo mal. Sos mejor que mi marido cogiendo.

En el preciso momento que me estaba retirando llegaba su esposo, yo me sentía un poco nervioso, pero no arrepentido de haberme cogido a una puta, por nada a cambio

Me quede un mas rato charlando con él…….

Ella prometió que nos volveríamos a ver……

¿Qué te ha parecido el relato?