Sexo con mi mejor amigo

Sexo con mi mejor amigo

Ese día había llegado temprano a mi apartamento, cansada de tanto trabajo en la oficina, estaba haciendo una de las cosas que más me gusta en la vida, ver tv y comiendo palomitas en mi cama.

Como a las 8:00 p.m. suena el timbre, y es Oscar, mi mejor amigo, acababa de salir del trabajo y pasaba por acá cerca y decidió visitarme, me invito a tomarnos unas cervezas a un bar cercano.

No me había terminado de cambiar, todavía tenía puesto mi body seda dental negro, que me fascina, porque le da una forma espectacular a mi cintura y mis senos, además todos dicen que tengo el culo más grande y rico de nuestro grupo de amigas.

Solo me coloqué unos jeans, una camiseta, mis botas favoritas y una chaqueta.

Nos fuimos y empezamos a tomarnos las cervezas, muy contentos, riéndonos y contándonos los chismes de nuestros amigos, pasaron así unas dos horas, y habíamos bebido muchísimo, yo ya estaba suficientemente mareada, ya me costaba trabajo caminar sin desviarme hasta el baño, pero no me importaba, estaba con Oscar, mi mejor amigo y él me protegería.

Entre charla y charla, a veces se rozaban nuestros rostros, nos mirábamos fijamente, y cambiábamos de tema, al fin cerraron el bar, y Oscar me llevó hasta el apartamento, para ese entonces yo estaba suficientemente ebria para calentarme tanto que hasta estaba apunto de besar a mi mejor amigo de la forma más apasionada, pero no lo hacia por el mismo hecho de ser mi mejor amigo.

Llegamos hasta el apartamento y como pudo me entró y me acostó en la cama, caí tendida y él muy querido me ayudó a quitarme las botas, entonces le pedí que me ayudara a quitar el pantalón, que estaba bien ajustado, mis piernas siempre le habían parecido divinas, entonces sentí como me ayudaba con el pantalón y deslizaba sus grandes manos por mis muslos, y entonces me encendió mucho mas, lo atraje como pude hacia mi, y nos dimos un beso, donde se fundieron nuestras lenguas, un beso súper apasionado, y sentía a Oscar sobre mi, entonces mi respiración cambio, debido al manoseo que inició en mi espalda, luego bajo por mis senos, me quitó rápido mi camisa y quede entonces en mi body negro, en ese momento dejó de besarme, me miro y me dijo que me iba a hacer sentir lo que nadie había hecho.

Se me perdió de vista, y yo estaba tan cachonda y tan encendida que necesitaba que él se hiciera cargo de este cuerpo que estaba ardiendo de tanta calentura.

Apareció con los cordones de mis tenis, con ellos amarró cada una de mis extremidades, empezó a decirme que le fascinaba esa ropa interior y que me veía muy sexy, empezó a besarme desde mis pies, y fue subiendo despacio por mi pierna, acariciándome la otra pierna con su mano, ya no era yo, mi respiración cambió y empezaba a tener unos gemidos entrecortados, ¡¡¡hummm que rico Oscar !!!, llegó a mi entrepierna y la besó, lamió y tocó como más pudo, hasta que vio mi chocho que tenía ya un brilló que salía de mi ropa interior de lo caliente que estaba, entonces corrió mi body y empezó a besar mis labios exteriores, ahhhhhhhhhhh que rico, no!!!!!! su lengua se hundía en mi interior, y me estaba haciendo llegar al cielo, hummmmmmm, me había dejado movilidad y mi cuerpo entonces se movía al compás de su lengua que recorría todo mi interior, sus manos, estaban en mis senos, `pellizcándolos y moviéndolos sin piedad, su lengua llegó a mi pepita, y me quitó un grito de pasión, entonces bajó una de sus manos y me metió un dedo en mi sexo, mientras su lengua trabajaba en mi clítoris hummm que delicia, eso era espectacular, ya casi me corría,, si!!! Ssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ossssscar asiiiiiiiiiii hummmmmmmmm que biiiieeennnn, entonces me quitó mi primera corrida hummmm que ricooooooooo, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhsubió y me dio un beso en la boca, y tenia el sabor de mi sexo, de mis jugos, jugos que él con sus caricias me había provocado. Ahora tú me tienes que hacer correr a mí, y se subió hasta que su gran trozo de carne estaba frente a mi cara, nunca hubiese pensado que Oscar estaba tan bien dotado, es un pene que te invita a comértelo completico, con muchísimo gusto abrí mi boca para que él lo introdujera en mi boca, ya que estaba amarrada, y empecé mi labor, pasando mi lengua desde las pelotas, hasta el tronco, suave, despacio, llegué a su agujero y me quedé con mi lengua un rato ahí, eso le gustaba mucho, lo sé, no solo por los gemidos que me sacaba, sino por su cara de satisfacción, era genial y a mi me ponía mucho mas caliente, y sentía como mi boca disfrutaba de ese gran palo, hasta que me lo metió todo a la boca, claro que tuve que hacer un esfuerzo y abrir aun más mi boca, y no cabía, quedaba parte del él fuera, entonces le pegue una mamada espectacular, chupé y chupé con gran maestría y sus movimientos de cadera eran de mayor ayuda, en una embestida su pene podía llegar hasta el fondo de mi garganta, y cada vez era mas fuerte .. hasta que me dijo que iba a correrse entonces me preparé para recibir su leche gruesa, que sabia a gloria, me la trague toda, no dejé una gota, y salieron chorros grandes de su gran pene, ahhhhhhhhhh si, así perrita! Así comete toda mi polla, ah!! Hummmm que biiiiennn

Despacio bajó y me dio otro beso, donde se mezclaron tanto mis jugos como su semen y era un sabor a lujuria, un sabor a pasión, era maravilloso!

Ahora era el turno de mis senos, con mucha paciencia empezó a acariciar y explorar mis senos, a pellizcar mis pezones, a besarlos y a comérselos todos, me fascina!!

Que rico, me gustaba muchísimo como trataba de meterse todo lo que podía de mis senos en su boca pasaba de uno a otro y con su mano en mi sexo, hurgando con sus dedos mi concha y metiéndome su dedo, que me gustaba muchísimo, su pene ya estaba tomando forma de nuevo y yo solo estaba esperando que fuera rápido porque mi cuerpo necesitaba su instrumento dentro de mi. Oscar! Que rico ¡ si, hummmm dame por favor dame, follame, dame duro, y cuando ya estaba listo, metió todo su aparato en mi chonchita, que rico Ahhhhhhhhh! Hummmmmmmm!!!! Ah!!!!!!! Los dos dimos un gemido grande, estas apretadita, que rico! Ah!!!!!! Y empezamos las embestidas más fascinantes de mi vida, el movimiento de entre y saque genial, ahhhhh , y por tanta excitación llegué de nuevo ¡ mi cuerpo se arqueó y quede como en el limbo, oscar no dejaba de darme duro, él seguía con sus embestidas, hasta que reaccione de nuevo y me movía como podía era espectacular, los dos moviéndonos como locos, y el placer que los dos sentíamos era interminable.! Oscar ya había cambiado el ritmo y su respiración era aun mas agitada, eso me excito más y tuvimos una corrida simultanea. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

Quedó encima mío por un momento nos dimos un beso apasionado y luego me soltó de mis ataduras, nos abrazamos y nos quedamos dormidos.

No se cuanto tiempo había pasado, me desperté y entonces vi a Oscar desnudo, a mi lado, y me ganó de nuevo la excitación, entonces, bajé y empecé a besar y a tocar con mis manos, él estaba dormido, pero su cara me mostraba que esta sintiendo todo lo que le hacia en su pene hasta que se despertó entre gemidos y respiraciones cortadas, seguí dándole una suculenta mamada a ese palo tan grande y tan rico que tenia en mi boca, ganó un gran tamaño y sentía que crecía más y más, él me tomó la cabeza y me empujaba contra su polla caliente y quería que me metiera hasta las pelotas en la boca, si por mi fuera, lo hacia, pero el tamaño de su pene era tan grande que apenas podía metérmelo todo a la boca ya estaba súper formado, entonces paré y me monté sobre él, sujetó con sus manos mis senos, mientras me los magreaba yo me movía como una loca con todo su aparato dentro de mi, sus caderas se movían y yo estaba disfrutando a lo grande, nuestros cuerpos sudados, sintiendo tantas cosas, gimiendo de tanto placer, no se podía pedir más, entonces me volteó y me puso en cuatro, y me penetró desde atrás, ahí si que gocé mucho más, sus pelotas chocaban contra mi culito, y sus embestidas eran cada vez mas salvajes, hummmmmmm esto era la gloria!!! Los dos gozando de lo lindo, disfrutando de nuestros sexos, que chorreaban de tanta excitación, sentía que por mis piernas bajaban mis jugos y el sonido de su pene abriendo paso en mi chonchita! Era la locura, así estuvimos hasta que empecé a sentir que ya estaba fuera de mi, estaba a punto de correrme así como Oscar, ah!!! Sí dame duro, dame mas, oscar, damelo todo, duró , maaaaaaaaaasssssssssssss, siiiiiiiii, dameeeeeeeee ahhhhhhhhhhh que riccooooooooooo.. volvió a voltearme y entonces hicimos un fastuoso 69 cada uno dándonos con nuestras lenguas el mayor placer esto era lo máximo, hasta que los dos nos corrimos al tiempo en nuestras bocas y tragamos nuestros jugos y semen, yo me tragué hasta la ultima gota de semen y lo limpie muy bien, él por su parte hizo lo mismo. Terminamos nos dimos un beso enorme, nos abrazamos.

Al día siguiente nos duchamos y nos quedamos un rato descansando de la noche de placer tan grande que tuvimos, eran fin de semana y nos quedamos en la cama hasta medio día, almorzamos y empezamos de nuevo nuestra faena de sexo, pero eso, se los contare luego.

¿Qué te ha parecido el relato?