Mi primera vez

Mi primera vez

Este es un relato verídico que sucedió en un pueblito en el estado de Michoacán.

Bueno yo ya tenia 27 años y jamas habia tenido relaciones sexuales.

Yo soy muy timido y pues siempre tenia la curiosidad de lo que se sentía en una relación sexual.

Por mi timidez, yo nunca había tenido una novia y pues nunca había tenido sexo.

Un dia un primo me invito a una cantina donde había mujeres.

Empezamos a tomar y pues mi primo me empezó a insistir en que invitara a una mujer a mi mesa.

Le pedí a uno de los trabajadores que me enviara a mi mesa una muchacha que se veía en un rincón de la cantina con un vestido color blanco y entalladito a su cuerpo.

En un momento la muchacha ya estaba en mi mesa presentándose con mi primo y conmigo.

Le ofrecí un trago y pido una cerveza de unas que son muy pequeñas, pero bien caras o mas bien son mas caras que las cervezas de tamaño normal.

Bueno allí hay música y pues la invite a bailar y así estuvimos bailando por un rato.

Después ella me dijo que nos fuéramos a sentar.

Ya estando sentados, ella pido otro trago que yo pague.

Después volvimos a bailar y pues era música romántica.

Lo que me empezó a sorprender es que a lo lejos esa mujer se veía insignificante, pero ya cuando la tenia entre mis brazos, me di cuenta de el cuerpazo que ella tenia.

Pues poco a poco, me empeze a ir acercando mas y mas a aquel cuerpo escultural. Le veía su cara y también estaba muy Linda.

Pues tanto estar bailando pegadito, me fui exitando que al sentir el contacto de aquel cuerpo, yo sentía que mi pene crecia y crecia cada vez más. Con miedo y todo le dije que la invitaba a un hotel y me dijo que no.

Que podía bailar conmigo, pero nada más. Le volví a insistir y finalmente me dijo que sí que me cobraría un equivalente a 40 dólares.

Lo que sí me pidió fue que le invitara un último trago antes de partir al hotel. Lo pidió, se terminó su trago y me dijo que ya nos fuéramos.

Allí en la salida de la cantina había varios taxis y pues al taxi más cercano, fue al que abordamos rumbo al hotel más cercano.

Yo me sentia super nervioso, pero ala vez estaba exitadisimo y ya podía sentir que mis calzoncillos se pegaban con mi pene por lo lubricado que este estaba.

Llegamos al hotel y ella fue la que pidió un cuarto según para dos camas, pero nos dijeron que solo había con una cama y pues ella dijo que estaba bien.

A también, ella fue la que pidió un condón que yo pague junto con el cobro por el cuarto.

Llegamos al cuarto y nos sentamos en la cama.

Yo le dije que por favor tratara de ayudarme porque yo nunca había tenido sexo con nadie y pues que me gustaría que mi primera experiencia fuera inolvidable.

Después de estar hablando por un rato, ella se empezó a quitar su vestido quedando en puro bikini.

Realmente me sorprendí al ver aquel cuerpo tan bien formado.

Ella se notaba también nerviosa.

Me acosté sobre ella y empecé a chuparle sus pechitos muy bien parados y duritos.

Después empecé a besarla y a acariciar su cuello y con mis labios.

Estuvimos agasajando por un buen rato y ya cuando vi que ella estaba tan excitada como yo, me puse el condon y ella solita se quitó lo que le quedaba de ropa.

Se abrió de piernas y se puso en forma de arco.

Yo acomode mis piernas por debajo de su cuerpo para que no se cansara de estar en esa posición.

Después me tomé mi pene con una mano y lo puse en la entrada de su vagina y empuje un poco penetrando tan solo la cabeza de mi pene.

Puede sentir que esa panocha estaba muy estrecha.

Después empuje hasta el fondo y ella pego un gemido de placer.

Empecé a empujar hacia dentro así fuera. Estaba tan estrecha aquella panocha que de pronto se salio mi pene de su panocha.

Ella se acomodo otra vez para que se lo volviera a penetrar y así lo hice enseguida. Según con un ritmo no muy acelerado y ella ya empezaba a gemir cada vez mas y mas.

Movía su cara de un lado para el otro de aquel placer que yo le estaba dando.

Yo no sabia que hacer o qué decir, pues era la primera vez que yo estaba haciendo eso.

De pronto mi verga, volvió a salirse de esa panochita tan apretada.

Se volvió a acomodar y yo le volví a penetrar mi verga hasta el fondo hasta que ella empezó a gritar de placer, aquellos gritos ya se escuchaban demasiado fuerte.

Sentía como ella me comprimía mi verga con esa vagina tan estrecha.

Yo creo que ella empezó a llegar al orgasmo y pues yo también al mismo tiempo.

Después ella me sonrió y me preguntó que cómo me había parecido esa experiencia y yo le dije que lo máximo.

Yo tenia mucho temor de terminar en unas cuantas metidas de verga por tanto que lo había deseado, pero los nervios y los tragos que me tome me hicieron aguantar mucho y asi logre que ella también lo disfrutara.

Ahora que ya se mas de sexo, creo que esa prostituta era principiante porque también ella estaba nerviosa y pues para estar tan apretada como ella, lo estaba pues significa que no estaba tan usada.

Ella se despidio de mi y me dijo que cuando quisiera ella estaba disponible.

Desafortunadamente yo tuve que venirme para los Estados Unidos y ya no supe mas de ese bombon.

Ahora cuando vuelvo a ese lugar siempre la busco, pero no logro encontrarla.

Como me gustaría volverle a dar otras cogidas, pero desafortunadamente yo no la encuentro.

Espero les haya gustado mi leto que es realmente verídico.

¿Qué te ha parecido el relato?