Como un señor de 45 años es capaz de cepillarse una treinteañera

Tengo 22 años y voy a tope, me encanta el sexo, la verdad es que no ligo mucho, no soy precisamente un play boy, mi estatura es de 1.65cms.

Trabajo de técnico en Ibiza a 10 km de la costa y entre semana con los colegas jugamos a las cartas, precisamente acude allí un colega madurito de 45 tacos el cual trabaja como barman en un bar en la costa de Ibiza, y entre juego y juego el colega nos cuenta sus aventuras con las turistas o mejor dicho sus folladas, y siempre nos dice que en la costa se folla un montón.

Yo la verdad a veces no sé si creerlo, yo cada fin de semana voy por la costa por las discotecas de esa zona, y alguna vez la verdad pocas logro follar.

Siempre termino haciéndome un pajote mirando como las parejas follan en la playa.

Mi relato que quería contar va al mes de octubre, cuando el turismo ha bajado mucho.

Es precisamente en el bar del colega cuarentón el cual como he dicho es el barman.

Fue un sábado por la noche, apenas había gente en el bar, solo una pelirroja inglesa. Nos pusimos a charlar con la inglesa la cual nos dijo que venía de vacaciones y tenía 30 años, bueno eso entendí.

Ella era alta sobre 1.75cms más o menos, no estaba delgada ,llenita sin afearla diría yo y tampoco es que fuera muy guapa .

La cuestión es que empezamos a charlar y a tomarnos unos cuantos cubatas, a lo tonto a lo tonto nos zampamos unos 5 cubatas, en eso que el colega veo que se morrea a la tía, entonces el tío le dice a ver si quiere que vayamos a tomar otros cubatas a su apartamento, ella entre risas dijo que no, que si queríamos íbamos a otro sitio pero al apartamento no. Sobre las 2 de la madrugada mi amigo cerro el bar y nos fuimos a tomar más copas a una discoteca de por allí. 

En dicha discoteca nos volvimos a tomar otro par de cubatas y el amigo cuarentón diciéndome que a esa sí, esta noche nos la cepillaríamos, yo estaba alucinado y con la verga a tope.

En eso que a las 4 de la madrugada mi amigo le propone tomar la última copa en su apartamento. En eso que la tía ya bastante bebida no dice ni sí ni no, pero el amigo la coge de la cintura y a mí me dice ¡vámonos!

El apartamento de mi amigo estaba a unos 5 km por lo cual cogimos mi coche. Ellos se sientan detrás y en eso veo por el retrovisor que se la morrea y le soba las tetazas, para después pasar la mano por debajo de la falda.

Mi amigo se da cuenta que miro por el retrovisor y me dice que me gire para atrás en eso que le levanta la falda y veo que lleva unas bragas negras, las cuales mi colega aparta a un lado y le mete un dedo en el coño y cuando ve que un dedo entra bien le llega a meter otro y me dice: Que te parece el coño de la pelirroja, ella medio colocada de cubatas gime un poco.

Sigo conduciendo y en eso que observo que el amigo se abre la bragueta y se saca la polla (yo estaba a tope).

Acto seguido hace que la pelirroja se agache y empiece la mamada, la cual empieza el clásico mete y saca de la boca, el colega le va tocando las tetas y va gimiendo los jadeos de mi colega se hacen continuos, parece que quiere correrse, en eso que ella se da cuenta y se saca el cipote de la boca en eso que ella da dos meneos a la polla y mi colega hecha un buen lechazo que le llega hasta su mismísimo cuello.

En eso que llegamos a su apartamento, mi amigo saca más bebida y nos metemos 2 pelotazos más.

En eso que el tío me dice: Hoy si follaras tío.

Yo estaba acojonado.

La pelirroja ya estaba bien bebida en eso que el colega aprovecha para despelotarla .La verdad estaba un poco llenita pero la tía tenía un buen polvo.

En eso que mi colega me dijo que me la cepillara .Yo en ese momento no pude, en eso que mi colega me decía: para que tanto hablar de folleteo si después te pongo una tía en bandeja y no te la follas.

Acto seguido el amigo se la lleva por la cintura al cuarto y me dice que me despelote, en eso que él hace lo mismo.

Al ver que me quedaba mirando sin hacer nada el tío va y abre las piernas a la tía para que pudiera ver todo el coñazo de la tía y me dice: A qué esperas a tirártela tío, yo la verdad estaba empalmado pero no podía. En eso que el tío va y se folla la tía en la boca sii sii en la boca ella boca arriba y el metiéndole el cipote en la boca igual que si le follara el coño.

En eso que me dice que ya que no hago nada vaya a traerle los condones del armario, en eso que le traigo el paquete él se coloca uno en el cipote, se pone encima de la tía y empieza a follarsela por el coñazo haciéndole un metesaca de cojones, se ve que el tío sabe ,yo puedo ver como la polla del tío entra y sale del coño con toda claridad ,en eso que el tío dice: Tengo ganas de encularmela ¡tráeme el bote de bronceado del baño!

Al llegar yo con la crema pone la tía a 4 patas y le abre bien el culo con las dos manos y untándola con bronceado el agujero el cual hace una comprobación metiéndole un dedo en todo el culo.

En eso que el tío empieza la enculada yo mientras puedo ver como ella gime no sé si de placer o de borracha, mi compañero empieza suave, a medida que va pasando el tiempo las embestidas del tío son más fuertes, la verdad es que la está enculando bien enculada ya que puedo ver como los cojones del tío dan en las nalgas de la tía, en eso que el tío se quiere correr y saca la polla del culo de la tía, quiere que ella le haga una mamada.

Ella no quiere, entonces él la pone boca arriba y pone los cojones encima de su boca para que se los chupe mientras el mismo se la va meneando, hasta echar toda la leche encima de las tetazas de la tía.

El tío cae extenuado y yo como un imbécil voy al lavabo a hacerme un pajote.

Y aquí acaba un relato verídico de este verano.

¿Qué te ha parecido el relato?