Luisin IV – Final: La lluvia

Luisin IV – Final: La lluvia

La idea era pasar todo el fin de semana juntos sin salir para nada, así que llegué el día sábado como a las 9 de la mañana y salió Magda a recibirme, muy bella tenía un vestido hasta la rodilla de color rojo intenso con botones al frente y dos tirantes muy finitos que se acomodaban graciosamente en sus anchos y desnudos hombros, se notaba algo que levantaba el vestido, si adivinan??? debía ser el consolador luego lo comprobé, unos zapatos con capellada transparente sus piernas cubiertas con una exquisitas medias negras y despedía un olor embriagador Chanel 5 me dio un beso muy suave y me invitó a pasar, el cuadro era tentador al ingresar a la «sala de amor» Luis puesto un corset rojo cuyas tiritas sujetaban medias de igual color los zapatos iguales a los de mujer pero las medias cortadas convenientemente dejaban sus dedos aire con la uñas pintadas de color vino y con su culo en pompa se notaba su ano rojo, Magda lo había estado penetrando, desvístete me sentenció con voz de mando y abriendo un botón de su vestido sacó el consolador metiéndoselo a su marido que chilló del dolor, me quité la ropa venía muy excitado pues por dentro venía ya vestido con portaligas negro, medias, hilo dental, sostén con rellenos, las uñas de mis pies pintadas de rojo, todo eso lo habíamos comprado en una tienda de lencería con mis dos amantes a media semana, ya se imaginarán el morbo que producía caminar desde mi depar a su casa con la ropa femenina y con mi ropa encima, me acerqué a basar los desnudos hombros de Magda que sin dejar de penetrar a su marido me pidió que lamiera su culo, arrodillándome obedecí su orden sin levantar el vestido metí mi cabeza y mientras lamía y besaba sus hermosas nalgas, trataba de manosear la verga de Luis que gritaba que se venía, Magda reculó y le sacó el pene de goma dejándolo en el abismo, Luis se desplomó sobre la cama, levanté mi cuerpo y me acomodé en la posición de Luis, Magda regó abundante KY en mi ano y con sus dedos me iba preparando para la invasión, me sentía en la gloria, mi amor lubrícalo tú ordenó a su marido, Luis lentamente me penetró con su rica verga y mientras me culeaba Magda hacía que yo chupe la verga de caucho que tenía sabor y olor al culo de Luis, cuando empecé a cogerle el gusto a la culeada de mi macho sentí los potentes chorros de semen que se regaban en mi recto que ajustándolo trataba de exprimir hasta la última gota de leche.

Como les conversé anteriormente la lubricación con semen es mejor y más placentera y así lo he comprobé cuando esa verga de goma me penetró de forma violenta hasta que sentí el afeitado pubis de Magda que chocaba con mi trasero, mientras Magda culeaba mi agradecido ano Luis me la hacía mamar y me mamaba en un 69 fabuloso los dedos de Luis penetraban el ano el ano de Magda, estuvimos así por algunos maravillosos minutos hasta que estuvo al borde de la eyaculación, los dos pararon en seco y levantándome enterré mi verga entre las nalgas de Magda llenándola casi de inmediato de mi leche cuando hubo salido toda Luis se la metió y culeándola le llenó también el culo de semen.

Estamos listos dijo Magda, nos quitamos las prendas y caminamos al amplio baño acomodándonos Luis y yo acostados en la tina, Magda sobre los dos abriéndose de piernas empezó a mearnos con chorritos cortos que caían en nuestras vergas pechos, caras y dándonos la vuelta también en nuestras espaldas y traseros, que hermosa lluvia dorada es algo que cuando se la vive por primera vez y como yo la viví es fuera de éste mundo, el pubis afeitado de Magda abiertos los labios de su hermosa vagina y soltando chorritos de meados y luego la erecta verga de mi amor Luis bañandome con su dorado líquido la cara, el pecho, la verga mi trasero, y luego yo, mientras ellos esperando mis líquidos sintiéndome el amo y señor y sus bocas peleándose por la últimas gotas fue algo fabuloso, luego lo que vino fue algo asqueroso pero xeitante, divinamente excitante, mirar el ano me Magda empujando los tejidos hacia afuera y ver salir el chorretón de mierda mezclada con el agua, del enema que su esposo le puso, y nuestro semen UFFF y luego Luis sobre mi verga y las tetas de Magda UFFF y yo sobre el culo de los dos .

Realmente amigos no le tomé el gusto, así que no estoy dispuesto a repetirlo, no niego que tenga mucho de morbo y es excitante pero por los olores UFFFFFF.

Bueno luego de aquella experiencia, los esposos se dieron cuenta de mi desagrado, procedimos a un baño lleno de jabón hasta dejar nuestros cuerpos limpios y continuamos la orgía.

Lo que vino fue realmente de película porno, Magda sacó de un cajón una verga larga como de 40 cm. muy flexible y con doble cabeza de un color rosado.

Nos pidió que le diéramos un espectáculo gay, así que Luis me empezó a dar besos de lengua a los que respondía yo con la misma intensidad, nos besábamos como dos enamorados nuestros pechos se juntaban rozando las tetillas con un cosquilleo maravilloso, nuestras vergas tenían una batalla aparte los glandes a veces se rozaban directamente y otras por los empujones que dábamos se tocaban nuestros testículos mientras nuestras manos no estaban ociosas, acariciándonos el culo la espalda, Luis tomaba mi cara entre sus manos y me acariciaba muy suavemente con amor y ternura, me fui arrodillando lentamente pasando mi boca por su cuello lamía sus tetillas, su duro estómago, llegué a la verga que tanto deseaba y empecé a darle besitos en el glande, el tronco los huevos, las ingles, y regresaba a su verga y me la metía casi entera en la boca jugando con mi lengua alrededor de su cabeza mientras Luis gemía y acariciaba mis cabellos revoloteándolos, tiró de mi hacia arriba y volvieron nuestras bocas a los besos profundos, Luis se arrodilló de golpe y se metió mi verga en la boca dándome una mamada de película que me envió directamente a las nubes, giré mi cabeza y me encontré con la mirada perdida de Magda, que sentada en un sillón con su trasero fuera de él metía la una parte de la verga en su raja y la otra en su ano, la flexibilidad del aquel pene postizo lo permitía me hizo señas con la mano que se acariciaba las tetas para que nos acostemos en la mullida alfombra para un 69 espectacular, yo arriba mamando la verga de Luis y su boca chupándome la mía mis ojos clavados en lo que hacía Magda hasta que estallamos los tres casi al mismo tiempo en un soberano orgasmo Luis se atragantó un poco con mi leche que se disparó directo en su garganta pero se recompuso enseguida para dejarme seco y limpio, caímos jadeando y descansamos por unos minutos, pues Magda se nos acercó con esa verga metida en sus dos agujeros y sacando la parte que se había metido en el culo se lo metió en la boca a su marido, la parte de su vagina me correspondió a mí, nos indicó como nos quería, culo con culo a cuatro patas algo separados tocándonos nuestros pies ella de pié procedió a lubricar nuestros anos con mucho KY yo sentía 4 dedos en mi recto y en lugar de molestarme me agradaba sobre manera y los dos gemíamos como putas en celo, AGGGG sentí la verga de caucho entrar en mi ano con algo de dolor y más placer luego el gutural sonido de Luis al que enterró la otra parte mandamos nuestros culos como si estuviéramos de acuerdo hasta que nuestras nalgas chocaron entre sí, la mano de Magda sostenía la verga de la mitad y nosotros fuimos sincronizando los movimientos conectados por el pene postizo, adelante atrás, adelante atrás, esa verga entraba y salía de mi culo al compás de mis movimientos, que fabuloso los dos sentíamos el mismo placer mientras Magda nos daba pequeños chirlos en el culo, luego nos ordenó acostarnos de lado Luis a su lado izquierdo y yo a mi derecho así que quedamos culo con culo con la verga en metida en nuestros culos y nuestras piernas y pies en total oposición, que postura para increíble, luego pudimos verla el vídeo, mientras nos movíamos Magda saltaba de una verga a la otra mamándonos hasta que estalló primero Luis en la boca de su mujer que luego me pasó directamente de su boca algo del rico semen de Luis, y luego yo, y repitió la operación pasándole mi leche a su marido…

Otros relatos eróticos de Jorflores60:

¿Qué te ha parecido el relato?