Cuánto se aprende de las películas porno

Cuánto se aprende de las películas porno

Tocamos al timbre de la casa de Tomas, nuestro socio, habiamos quedado para firmar unos documentos, y de paso jugarnos unas cartas, ya que era viernes.

Nos abrio la puerta, Paquita, su hija, una moza regordeta de unos 18 años, poco agraciada pero de grandes tetas y culete hermoso.

¿Esta tu padre?

Ah! No, bueno, pero, resulta….

¿qué pasa?

Bueno que no esta, pero que me ha comentado que ibais a venir, que ha tenido que salir de viaje, y que no volvera hasta mañana, que os lo dijera.

Vaya faena, con el calor que hace, ¿podemos pasar a beber un vasito de agua, guapa?

Se puso roja, y dijo:

Claro, claro

Mientras avanzabamos por el pasillo, la vi correr hacia el televisor, apago el video, atropelladamente.

Pero aun pudimos ver que lo que estaba viendo era una pelicula pornográfica.

Me calenté de pensarlo, y me parece que mis socios tambien.

Nos sentamos en el sofa, y la niña nos ofrecio agua fresquita.

Albert el mas gordito, encendió el vídeo.

¿qué estabas viendo, bonita?

La niña no podia mas de roja

Empezaron a salir las imagines de la película porno.

Vaya , vaya, te gustan las películas?

Bueno es de mi padre, yo las miro para aprender…. Dijo sudorosa y con la cabeza gacha como arrepentida

Crei que era buen momento, para regañarla,

Paquita, estas películas, son muy dañinas, pues manchan las braguitas de las niñas.

La niña abrio los ojos, como platos,

Siiiii? Vaya no lo sabia

Pues si, – dije yo – veras, la puse de espaldas a nosotros, mirando ella hacia la tele, le subi las faldas y le baje las bragas a media pierna.

Ella estaba muy quietecita, cortada por la situacion

Nos arremolinamos detrás de ella, vaya culo sabroson

Puse voz autoritaria, y le dije que habia sido mala chica, y que iba a comprobar si las películas pornos le gustaban.

La pusimos a cuatro patas y le abri el coñito, efectivamente, estaba bien húmedo.

Todos estabamos a cien, era la primera vez en nuestros cincuenta y tantos años que veiamos un coño tan hermoso a plena luz del dia y tan abierto.

No pude reprimirme meti el dedo hasta dentro, entro de maravilla, ya que la muy putita, estaba resbalosa.

Ella empezo a moverse hacia delante y hacia atrás, porque mi dedo le daba bastante gustirrinin.

Te gusta, putita, – le dije –metiendole otro por el culo

La niña, no hablaba, pero se le notaba en la cara, que no solo le gustaba, sino que le encantaba

Te gustaria que te metieramos las pollas por tu agujero de zorrita – dije

Si lo quieres, tendras que chuparnolas, a todos, como ves en la peli, y luego tendras tu recompensa

Vale, dijo timidamente

Todos se sacaron sus pollas, y se la pusieron en la boca, en verdad no lo hacia mal, miraba a la tele y aprendia rapido, mientras le chupaba a mis amigos, se la endiñe por detrás, porque veia justo que dado que lo estaba haciendo muy bien tuviera su recompensa.

La embesti, con fuerza, y los gritos de placer se oian por toda la casa, era la zorra mas puta que me habia encontrado nunca.

Cuando termine, siguieron los demas, solo habia que pellizcarla en las tetas un poco, para ponerla a tono, seguia a cuatro patas, enseñandonos su ojete y su coño a toda claridad, con lo que en seguida nos poniamos a tono tambien, pero ya eramos viejos, asi que procedi a llamar algunos jubilados amigos para que pasaran si les apetecia, follarse una quinceañera, curiosamente ninguno tenia otra cosa mejor que hacer aquella tarde, nos juntamos unos 15 tios, nos chupo la polla a todos, le vimos el coño bien visto, le metimos los dedos y las pollas sin contemplacion, y alguno se la tiro por el culo, cuando nos fuimos, prometimos volver para serguir enseñandola.

Ella bajaba la cabeza y se sonrojaba, que timida, esta putona, se notaba bien feliz.

Un comentario

¿Qué te ha parecido el relato?